Carta abierta al sr. Alcalde de Guadalajara [Julio de 2009]

Pedro A. García Bilbao, Foro por la Memoria de Guadalajara

Sr. Román:

He recibido una carta personal suya en la que me informa de una petición de cambio de calles y ante las posibles molestias que aprobar el cambio pudiera ocasionarnos a los vecinos afectados, nos insta usted a dar nuestra opinión por carta o por un mensaje en el buzón electrónico del ayuntamiento. He recibido la misiva como ciudadano afectado y no por mi posición del Foro por la Memoria de Guadalajara. Hubiera sido un gesto oportuno el que ante una propuesta de ese tipo se hubiera solicitado la colaboración de las asociaciones ciudadanas. Estamos a tiempo todavía.

En esa carta suya, Sr. Román, no figura dato alguno sobre las causas o razones para el cambio de nombres, se limita usted a decir que se ha propuesto un cambio. Con la información que usted da, incompleta claramente, pudiera parecer que el cambio es arbitrario, gratuito o sin sentido, un cambio capaz de crear molestias a los vecinos pero que de aprobarse no aportaría nada positivo a nuestra comunidad.

He de informarle que las molestias me las causa precisamente que la Plaza en la vivo se denomine como se denomina, «Plaza del capitán Boixareu Ribera». Un apellido ligado a la historia de nuestra ciudad como Boixareu es pese a todo exótico en tierras castellanas, pues es de origen valenciano, y llama poderosamente la atención. Esto lleva a que numerosas personas me hayan preguntado por el origen del nombre de la calle y la identidad del homenajeado (pues el nombre de calle es un homenaje público). Mi respuesta sólo puede ser una: se trata de un oficial golpista que mandando tropas mercenarias africanas luchó por destruir la democracia en España e instaurar una dictadura totalitaria falleciendo en combate en Lérida en 1938. Normalmente queda ahí la cosa, pero no falta quien me expresa su conmoción por el hecho de que nuestro callejero en Guadalajara siga dedicando espacios a quienes implantaron una dictadura mediante el empleo del terrorismo masivo, un golpe y una guerra atroz.

Sr. Román, usted es el alcalde de nuestra ciudad, tiene usted la obligación legal, moral y política de defender los valores democráticos que expresados en la constitución constituyen la base de nuestra convivencia en paz y libertad. No puede usted eludir su responsabilidad en este asunto. Es un escándalo que nuestro callejero siga dando homenaje a quienes no fueron sino golpistas y decididos partidarios del terror como instrumento para instaurar y mantener el franquismo y su dictadura. Informe usted a los ciudadanos de la necesidad de cambiar esos nombres y de la identidad de los sujetos afectados. No presuponga usted que la ciudadanía de esta ciudad apoya a los golpistas o disculpa la dictadura; la ciudadanía de Guadalajara ya puso en las elecciones desde 1979 a los franquistas en su sitio. Esto lo tiene que resolver el ayuntamiento; es algo que debiera hacerse de oficio casi, pues es elemental higiene pública.

Este no es un problema de si se cambia la calle o no. El problema aquí es si usted, Sr. Román, es partidario de apoyar que se mantengan esos espacios de honor a los golpistas o no y pondrá trabas a esos cambios o no. La Ley de Memoria no es clara en cuanto a quien pertenece la iniciativa de proceder a los cambios y puede comprenderse que no haya sabido usted como actuar.

Debemos solventar este asunto sobre lo que nos une a todos, el respeto a los valores democráticos. Parece claro que la más elemental coherencia democrática exige a todos los concejales y grupos municipales aprobar de forma decidida estos cambios. Juntos, unidos y con firmeza democrática ¿O es que hay concejales que apoyen el golpismo y el terrorismo franquista?

Las molestias que puedan sufrir los ciudadanos hay que apuntarlas entre las que causó la dictadura, una dictadura cuya huella infame se resiste todavía a desaparecer. Sea usted, sr. Román, parte de la solución y del futuro y no del problema y el pasado.

Le animo a seguir con la iniciativa de preguntar por carta a los ciudadanos su opinión ante decisiones que puedan ocasionar molestias o perjuicios. La privatización de servicios municipales, como la del abastecimiento de aguas y otras, son temas de gran interés: la ciudadanía tiene derecho a ser informada y consultada en esos temas también. Estoy seguro que no es bien recibido entre nuestros vecinos que una necesidad pública, cubierta por un servicio público sea ocasión para un beneficio privado a costa de los ciudadanos.

También le ofrezco colaboración en la tarea de determinar que calles hay que cambiar, pues hay errores injustos en alguna de las propuestas realizadas.
Quedo a su completa disposición:

Pedro A. García Bilbao
del Foro por la Memoria de Guadalajara y vecino de esta ciudad.

Esta carta no tuvo ninguna respuesta

1 comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: