Reencuentro y memoria histórica

Fausto Canales y Wladimiro Relaño, un reencuentro en Guadalajara

Vladimiro Relaño Sacristán (Guadalajara) y Fausto Canales Bermejo (Pajares de Adaja, Ávila) se conocieron en los primeros años cincuenta en el «Hogar Ciudad Universitaria» de Madrid. Los dos habían entrado como huérfanos de padre y becados por «Auxilio Social» para realizar sus estudios. Fausto llegaría a ser funcionario del Ministerio de Agricultura y experto en «concentración parcelaria». Vladimiro terminaría su vida laboral como profesor de Historia en un instituto de Barcelona. Amigos y compañeros durante años, sin embargo tenían un hecho trágico en sus vidas que jamás se habían confesado. Fue a raíz de la publicación del libro La represión franquista en Guadalajara, el pasado noviembre de 2010, cuando Fausto descubre que Vladimiro es hijo de Vicente Relaño Martínez, el que fue secretario general del PCE de la provincia alcarreña y redactor jefe del periódico «Abril», fusilado en esta ciudad el 8 de mayo de 1943. Puesto en contacto con él, le comenta la noticia y también le descubre su historia oculta: su padre, Valerico Canales, natural de Pajares de Adaja (Ávila) y miembro de UGT, también fue fusilado por los llamados nacionales el 20 de agosto de 1936. Años de lucha lleva Fausto para que los restos de su padre, enterrados en el Valle de los Caídos junto a sus verdugos y sin consentimiento de sus familiares, les sean entregados. Es esta noticia, pues, la que les impulsa a ambos a hacer una visita a Guadalajara acompañados por los autores del libro, visita que realizaron el pasado día 15 de enero de 2011. Para Vladimiro es la primera vez que se reencuentra con esta ciudad desde hace casi setenta años, cuando tuvo que abandonarla siendo todavía un niño, tras el fusilamiento de su padre y el encarcelamiento de su madre, Isabel Sacristán López, condenada por un delito de «auxilio a la rebelión» a la pena de doce años y un día de cárcel. Fausto recordará los años que pasó trabajando en la «concentración parcelaria» de algunos pueblos de la provincia en los años sesenta. Se hizo una visita a las fosas del Cementerio municipal (donde reposan aquellos que fueron fusilados tras acabar la guerra), la calle Mayor, la Diputación Provincial (donde trabajó como delineante Vicente Relaño), la Prisión Central y el palacio del Infantado… Un paseo por la Guadalajara actual lleno de recuerdos y de emoción. Un encuentro y una visita que nos pone al descubierto, aún hoy, la losa de silencio y de olvido que nos fue impuesta durante cuarenta años de dictadura y la hipocresía de una transición, en cuanto a la memoria histórica se refiere, donde todavía se mantienen impunes tantos y tantos crímenes y donde continúan siendo legales los tribunales y sentencias que los hicieron posibles.

P. Carlos Paramio Roca.

Foro por la Memoria de Guadalajara

Publicado en EL DECANO el 28/01/11

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: