Fernando de Rosa Zanetti*, había nacido en Milán en 1908, siendo inscrito entonces como Fernando Lenccini, adoptando los apellidos de sus padres reales en 1918. Se exilió en España en 1932. Había sido subteniente del Ejercito Italiano; antifascista se vio obligado a exiliarse.

En 1929, en Bélgica, participó en un atentado fallido contra un príncipe de la casa de Saboya. . Condenado a varios años, fue indultado a los tres años y medio. En España entra a formar parte de las Juventudes Socialistas y pasó a entrenar la milicia de voluntarios. Tuvo un papel muy activo en la huelga insurreccional de 1934 en Madrid, siendo procesado por ello

Tras el triunfo del Frente Popular, Fernando de Rosa es  ya uno de los más respetados y populares jóvenes socialistas: milita en el Círculo Socialista del distrito de Prosperidad en Madrid y pasa a ser jefe de los jóvenes voluntarios socialistas que confluyen en las MAOC, las milicias creadas para oponerse a los falangistas en las calles. Es uno de los cuadros que apoyan más activamente la unificación con las juventudes comunistas. Es en esa época en la que conoce a Manuel Tagüela Lacorte, estudiante de Física en la Universidad Central y futuro destacado oficial del Ejército Popular de la República. Tagüeña nos ha dejado en sus memorias, TESTIMONIO DE DOS GUERRAS, (Planeta 1978), una excelente memoria de los últimos meses de la vida de Fernando de Rosa y de los combates y vicisitudes en los que se ve envuelto hasta su muerte en combate en septiembre de 1936.

Al producirse el golpe de estado faccioso contra la República, Fernando de Rosa organizó a sus voluntarios en Madrid y colaboraron activamente en el cerco y toma del sublevado Cuartel de La Montaña. En los días posteriores, ya con armas, formadas compañías de milicias marchó en dirección al Alto del León, en la sierra de Guadarrama, en la carretera nacional Madrid-La coruña, tomado por tropas facciosas procedentes de Valladolid. Subiendo desde el apeadero y el hospital de Tablada, en plena subida, resultó herido en los primeros combates siendo evacuado a Madrid. Pocos días después, medianamente recuperado Fernando de Rosa fue nombrado capitán de milicias y comandó el recién formado Batallón Octubre nº2, formado en el 5º Regimiento (centro de instrucción y reclutamiento de las milicias), a cuyo cabeza cayó un mes después en una acción frente a Cabeza Líjar, una posición que flanqueaba el Alto del León en la Sierra de Madrid, posiblemente alcanzado por un francotirador.

Manuel Tagüeña le recuerda de la siguiente forma:De Rosa había sido clave en la victoria sobre una columna facciosa que encabezada por un Tabor de Regulares se había inflitrado por el bosque y tomado Peguerinos en la alta sierra. El capitán De Rosa y su unidad se vieron flanqueados pero mantuvieron la posición y dejaron pasar al enemigo maniobrando después para cortarles la retirada, con la llegada de refuerzos al sector, la unidad enemiga quedó rodeada y fue aniquilada. Tagüena estuvo a su lado en esas operaciones y posteriormente en la defensa de las posiciones que amenazaban el Alto del León, estratégica posición enemiga.

Hablaba el español con fuerte acento, y tenía un gesto adusto, detrás del cual se escondía, como supe mucho después, al conocerle mejor, un idealista sentimental. (…)

Nuestro jefe, camarada y amigo fue sepultado con todos los honores militares. Fuera de su patria y lejos de los suyos había terminado prematuramente la vida de un hombre capaz de sacrificarlo todo por una causa. Fernando de Rosa no fue nunca un aventurero y menos aún un mercenario o soldado de fortuna; era un idealista al que las circunstancias lanzaron de un país a otro, siempre buscando la verdad y luchando por lo que consideraba justo. Aunque tratase de ocultarlo a los demás, era un hombre sentimental y humano detrás de una máscara de rigidez. Yo llegué a apreciarlo de veras en aquellos meses de convivencia en el frente.

El también histórico dirigente socialista italiano Pietro Nenni, director del diario Avanti nos dice;

“Cuando el 5 de agosto llegué a Madrid para ponerme a la disposición del Partido Socialista español, oí por todas partes elogios de Femando. En el frente, con él en la Sierra, tuve la alegría de comprobar hasta qué punto era estimado a cuenta de sus dotes de intuición militar. Desgraciadamente, pocos días después, el 16 de septiembre, me tocó, junto con algunos camaradas italianos, recibir su cuerpo en el Hogar de la Juventud de Madrid. En la mañana, una bala le había dado en la frente, cuando a la cabeza de una compañía, volvía a tomar la posición de Cabeza Lijar, perdida durante la noche.

Cuando pienso en esa noche, cuando vuelvo a ver los lugares donde cayó Fernando, cuando evoco de nuevo sus solemnes funerales en Madrid, siento espanto ante la crueldad del destino. Más tarde, cada vez que he encontrado a sus camaradas en diversos frentes, siempre me he preguntado: “¿A dónde hubiese llegado Fernando?” Y tengo la certidumbre de que, como Modesto, Lister o Mera, sería hoy uno de los jefes del ejército popular español. Pero no pudo ser así. Fernando duerme su último sueño en el cementerio de Madrid, al lado de otros muchos heroicos combatientes, no lejos del mausoleo de Pablo Iglesias, el abuelo del socialismo español. “

El hecho es que la muerte en el frente de la Sierra de aquel joven italiano de 28 años fue despedida con un funeral en el que participaron miembros del gobierno español, mandos del ejército y la Defensa de Madrid, pero sobre todo, por una impresionante manifestación de duelo popular. De Rosa y un oficial de la Guardia de Asalto, de apellido Mariscal, caídos el mismo día, fue conducidos en duelo desde la calle Fuencarral al Cementerio del Este tras pasar por el centro de la ciudad. La banda de música del ayuntamiento de Madrid, dirigida por el maestro Pablo Sorozabal interpretó la Marcha Fúnebre de Chopin, La Internacional y Somos la Joven Guardia.

Las tumbas aquellas de 1936 eran provisionales y como muchas de ellas, fueron destruidas a lo largo del tiempo o por la acción de la dictadura franquista, que buscó borrar de todo recuerdo lo que había sido la república y la resistencia popular. Hasta 2019 se puede decir que el paradero o suerte de la tumba de Fernando de Rosa era desconocido, o al menos de había perdido noticia de ella al punto de no saber si existía.

Pietro Nenni, en sus memorias sobre su experiencia en España, hablaba también sobre Fernando de Rosa, su unidad, su suerte y su impresionante despedida; llevados por la lectura de Nenni que indicaba una ubicación que ya no existía, en el invierno de 2019, socios de la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales (AABI), investigaron en el archivo del Cementerio Civil en busca de alguna referencia y saltó la sorpresa: la tumba seguía existiendo y estaba en los registros, si bien no era el emplazamiento original.

Se pudo saber que en 1961, una mujer desconocida, Emilia Salina de Scarabello, se ocupó de dignificar el enterramiento. encargar una sepultura y lápida nueva y pagar los derechos por 99 años. Con los datos de la ubicación en la mano, los socios de la AABI llegaron al lugar y lo encontraron sepultado por una hiedra espesa que ocultaba el nombre. Despejado el espacio, se pudo ver con claridad Fernando de Rosa Zanetti 16 de septiembre de 1936 —-sus verdaderos apellidos, siendo lenccini el del marido de su madre —.  En la misma fecha de 2019, la AABI organizó un acto de recuerdo y homenaje en el que participaron miembros de la JJ.SS, la UJCE, la Federación de Foros por la Memoria y la propia AABI, estuvo presente una delegación oficial de la Embajada de la República Italiana. El acto, privado, no institucional, constó de una ofrenda floral, parlamentos de los intervinientes y el canto de la Internacional con el que se cerró el homenaje.

  • El hecho de que algunas veces su segundo apellido figure como Lencini, Lenccini o Lencioni y no Zanetti se debe a que su madre, la maestra Umberta Zanetti, no estaba casada con su padre, Francesco de Rosa, y por tanto fue inscrito al nacer como Fernando Lencioni. Lencioni era el apellido del marido de Umberta Zanetti. Al fallecer éste, el padre de Fernando De Rosa lo reconoció como hijo, asumiendo éste el apellido De Rosa.

ESTEBAN BRAVO ARROYO. Nacido en 1920 en Cifuentes (Guadalajara), minero en Cransac (Aveyron) en la mina de carbón de Decazeville (Aveyron); resistente la Agrupación de Guerrilleros Españoles (AGE) creada en 1942. 
Capturado por los nazis, fue ejecutado el 17 de agosto de 1944 en Sainte-Radegonde (Aveyron).
Esteban Bravo era hijo de Francisco y Remedios Arroyo. Su certificado de defunción registrado en Rodez (Aveyron) y no en Sainte-Radegonde no indica el día y el mes de su nacimiento. Su nombre español, Esteban, fue anotado como “Esthève”. “Esthève”, 
Esteban Bravo, era minero en la cuenca de Decazeville, y era activista clandestino del Partido Comunista de España (PCE) que participó en la Resistencia. Estaba domiciliado en Decazeville (Aveyron).
Bravo fue miembro de la Agrupación de guerrilleros españoles (AGE) creada por iniciativa de la organización PCE en Francia. Pertenecía a un grupo libre de Cransac, localidad de la cuenca del carbón de Decazeville. El organigrama del personal de la novena brigada (Aveyron) de la AGE compuesta exclusivamente por miembros del PCE: Esteban Bravo, teniente, fue el jefe inteligencia” ; los otros miembros fueron: Amadeo López Herranz, alias “Comandante Salvador”; Francisco Canóvas; Marcelino Sánchez, alias “Junco”, capitán (20 de febrero de 1919 a agosto de 1995). La Novena Brigada de la AGE estaba compuesta por 420 miembros, en su mayoría procecentes de la mina de carbón de Decazeville.
El 21 de julio de 1944, Esteban Bravo participó en un combate entre los nazis y la guerrilla entre Les Albres y Montbazin, al oeste del departamento de Aveyron.

Esteban Bravo, citado en el memorial de Sainte-Radegonde (Aveyron, Francia)

Un grupo de los resistentes llamados “comandos Hubert” mayormente domiciliados en la cuenca de Decazeville, y que actuaban desarmados, Fue capturados cuando hacían un traslado en camioneta. Fueron rodeados por un grupo de soldados alemanes (tres camiones con cincuenta hombres) que venían de Rodez y se dirigían hacia Capdenac. En el ataque, tres resistentes fueron asesinados y dos heridos que fueron luego rematados. El ruido del tiroteo atrajo a otros maquis, que respondieron al ataque. Los maquis Jean Ladurelle, Marcel Haag y el propio Esteban Bravo, del Grupo Libre Cransac (Aveyron) fueron hechos prisioneros al mismo tiempo Durante el combate que condujo a su detención, Esteban Bravo fue herido y detenido todavía con las armas en la mano.
Los tres fueron llevados a la prisión del cuartel de Burloup en Rodez, El 17 de agosto de 1944, con otros veintisiete prisioneros fue trasladado a Sainte-Radegonde donde los detenidos fueron fusilados.
Esteban Bravo Teniente homologado de la FFI, (Forces françaises de l’intérieur) fue condecorado con la cruz de guerra a título póstumo. Fue declarado “Mort pour la France” (Ordenanza del 2 de noviembre de 1947).
Su nombre aparece en el memorial memorial de Sainte-Radegonde. (ver imagen)

La imagen puede contener: exterior

SANTOS RUIZ MARTÍNEZ, Nacido en 1888 en Villar de Cobeta (Guadalajara,), Hijo de Santos y Teresa. Santos Ruiz, de profesión carpintero, se casó con Quintina Martínez y vivió en 30 Quai de la Rapee en París. Fue gravemente herido por una bala durante los combates de la Liberación de Paris. falleció el 28 de agosto de 1944 en el Hospital Necker de París.

ELISEO MARTINEZ-PÉREZ (natural de Piqueras Guadalajara)

En Piqueras nació Eliseo Martínez-Pérez, quien había sido uno de los miles de exiliados españoles llamados para formar parte de las Compañias de Trabajadores Extranjeros, (CTE), en los que el gobierno Dadalier alistó forzosamente mediante un decreto en 1939 a 55.000 republicanos españoles para diversas tareas agrícolas, como leñadores o construyendo la línea Maginot, regulador por un estatuto semi militar.

Eliseo Martínez-Pérez sería reclutado en la CTE de Saint Antoine, cerca de Brive (en la Corrèze, suroeste de Francia) en tareas agrícolas en la zona. En marzo de 1942, republicanos españoles de diferentes CTE de la zona y escapados de estos grupos de trabajo, se reagruparon militarmente para enfrentarse clandestinamente a la ocupación nazi, y adoptaron el nombre de 14 Cuerpo de Guerrilleros, que correspondía al de una gloriosa formación guerrillera del ejército republicano español. En el 14 Cuerpo de Guerrilleros francés, Eliseo, quien desde entonces adoptó el nombre clandestino de “León”, mandará una unidad de 6 hombres en la zona de Brive-la-Gaillarde, que se convertiría en la “capital regional de la Resistencia” del Limousín.

En mayo de 1942, el grupo mandado por León tratará de sabotear la línea de ferrocarril entre Donezac y Allasac, cuando el mariscal Pétain viajaba en tren a Brive. Pero la operación fracasó. León siguió realizando acciones de sabotaje hasta el final de la guerra mundial, pasando desde julio de 1943 a formar parte de la escuela de mandos de FTP (Franc Tireurs et Partisans), principal brazo armado de la resistencia francesa, creado por el Partido Comunista Francés. 

ALBERTO CASAUS
 militante socialista y miembro de la resistencia francesa, nació en Madrid, pero vivió casi 50 años en Guadalajara. Alberto fue miembro de la resistencia francesa y participó en el apoyo maquis al mítico desembarco de Normandía el 5 de junio de 1944, el desembarco por mar más importante de la historia. Alberto se infiltraba en las filas alemanas llevando a cabo labores de sabotaje. En cierta ocasión, se enfrentó a 6 soldados de las SS que estaban abusando de dos jóvenes francesas, acabando con ellos con ayuda de una bolsa de granadas de mano, sin que las muchachas resultaran dañadas en la acción. Gracias a ello, Alberto Casaus ganó la Legión de Honor.

Presentación del libro Budia, la historia silenciada, República, guerra civil y represión, en un pueblo de La Alcarria (Guadalajara),
Centro Social de Budia 13-7-2019 ; presentación a cargo del editor, prologista y presidente del Foro por la Memoria, Pedro A. García Bilbao, y de su autor, Óscar de Marcos Cortijo miembro del Foro por la Memoria de Guadalajara
Galería de Fotos

Presentación del libro "Budia, la historia silenciada" de Óscar de Marcos, en Budia (Guadalajara)

Entrevista a Óscar de Marcos  Cortijo , miembro del Foro por la Memoria Guadalajara, autor del libro “Budia, la historia silenciada. República, guerra civil y represión en un pueblo de La Alcarria, (Guadalajara)”:

Budia, la historia silenciada. República, guerra civil y represión en un pueblo de La Alcarria (Guadalajara) 376 Pág Guadalajara 2019, Ediciones Silente, ISBN-10: 8496862747,

Este libro se suma a varios que otros compañeros  del Foro por la Memoria sobre el periodo de la segunda República , la guerra y el primer franquismo en Budia, una pequeña población de La Alcarria (Guadalajara, ). La obra es una monografía sobre los cambios sociales y el devenir político en los años de la II República en los que el pueblo y su comarca se desarrollaron y construyeron una sociedad civil importante y trataron de poner las bases para una democracia sólida. El golpe, la guerra y la derrota de la República acabaron con ese sueño y toda la población de Budia pagó un alto precio en vidas, esperanzas e ilusiones. La monografía recoge las vidas y la suerte de decenas o centenares de sus habitantes, incluye una detallada historia local de esos años, biografías y fotos. Un meritorio trabajo a cargo de Oscar de Marcos Cortijjo del Foro por la Memoria de Guadalajara. José Ramón Urtasun hace la portada y los profesores Pedro García Bilbao y Francisco Ferrándiz la presentación.

P. ¿Cual ha sido tu motivación para hacer este libro?
R. Ya había realizado antes algunos estudios históricos sobre la guerra civil, la represión y la guerrilla antifranquista. El interesarme por la pasado de mi pueblo maternos es algo natural, había un espacio que rellenar en los libros de historia que no hacían apenas referencia a lo ocurrido en aquellos años.

P. ¿Es un libro necesario? ¿Qué crees que aporta?
R. Existen numerosos libros que hablan de los cambios que trajo consigo la llegada de la II República pero muy pocos explicaban su implantación desde el punto de vista local. La reforma agraria, la reforma educativa, la secularización de los cementerios… a todo esto añadimos aspectos locales como la Banda Municipal de Música, datos socioeconómicos o aspectos propios de la contienda como la instalación de hospitales y cuarteles militares en el pueblo. Era necesario también poner en contexto ciertos aspectos en torno a la sublevación civil ocurrida en el pueblo el propio 20 de julio del 36 así como algunos episodios de violencia de retaguardia sufridos en el verano de ese mismo 36. En el apartado dedicado a la represión veremos como dichos episodios violentos sirvieron para acusar, en conjunto, a todos los vecinos que fueron detenidos una vez finalizada la guerra, a pesar de que todos los indicios apuntaban a personas forasteras como autores de dichos crímenes.

P- ¿Qué diferencia has encontrado entre tus expectativas y lo que has encontrado?
R- Tengo que decir que las expectativas han sido superadas. He intentado evitar testimonios locales ya que estaba comprobando como la mayoría de ellos sufrían de prejuicios y tergiversaciones, y estaban enfrentados incluso a los hechos que los documentos narraban. En la elaboración de este libro la documentación encontrada en los archivos es de gran valor. He visitado una multitud de archivos, desde el municipal al archivo de agricultura, pasando por la petición documental a archivos de Mexico, Italia, Republica Dominicana o Rusia. A veces cuando acudía a un archivo con la intención de encontrar un documento no lo lograba, pero podía encontrar otro que era incluso mas interesante para el desarrollo de la investigación. Lo que si me he dado cuenta que en la mayoria de los archivos he encontrado las típicas marcas y subrayados azules y rojos que cualquiera que haya investigado sobre aspectos de la represión franquista identificaran como un documento que ha servido para auditar la actuación de algunas personas.

P- ¿Qué caracterizaron los sucesos de la guerra de España en Budia?
R- Como he señalado anteriormente hay un hecho que caracteriza el inicio de la guerra en Budia. En pocos municipios fue parte de la población civil la que encabezó el golpe de julio del 36. Se tiene constancia de que algunos de estos fueron Meco (Madrid) y Villarrobledo (Albacete). En Budia el 20 de julio, jovenes de Falange y de las JAP, aprovechando que el cuartel de la Guardia Civil estaba cerrado por orden de movilización que dos días antes habia emitido el gobernado civil, Miguel Benavides, lo asaltaron y se apoderaron de las armas, acudiendo a unas fincas próximas con la intención de expulsar a un grupo de labradores que habían comenzado a incautarla. Se produjeron enfrentamientos en las fincas y en el pueblo, actuando los poderes coercitivos de la República detuvieron a medio centenar de personas, las cuales fueron conducidas a la capital alcarreña, donde fueron internadas en la prisión local. Los militares conspiradores que dudaban de la efectividad del golpe sintieron una sensación de cobardía al ver esas camionetas cargadas con aquellos jovenes con los que previamente habían enlazado contactos y organizado el golpe militar. Viendo estas detenciones se vieron animados a sublevarse lo que no dudaron en hacer, aunque apenas pudieron resistir un día y las tropas gubernamentales encabezadas por Puigdendolas consiguieron restaurar la legalidad republicana en Guadalajara. 

Budia, la historia silenciada. República, guerra civil y represión en un pueblo de La Alcarria (Guadalajara)
De Oscar de Marcos Cortijo

Hay ocasiones en las que se le brinda a uno como fruto tal vez del azar, la posibilidad de presentar obras singulares, obras en las que se trata un tema de excepcional interés, sea por la naturaleza del tema, del acierto o personalidad del autor o por lo acertado del tratamiento. Y a veces, bajo la apariencia de un tema normal, hay detalles que llaman la atención, como habremos de explicar. Concurren algunas de esas circunstancias en este trabajo sobre la historia del municipio alcarreño de Budia, fruto de los afanes y el buen entender de Oscar de Marcos. No es el primer trabajo de investigación histórica sobre una población alcarreña que se ha realizado desde lo que ya podríamos denominar el taller de investigación en torno al Foro por la memoria de Guadalajara. Esta obra sobre Budia podría haberse quedado en ser solamente ser una mirada de retorno, un homenaje a la tierra de origen y haber quedado ahí, pero no ha sido así. Oscar de Marcos asume con valor y profesionalidad profundizar donde nunca nadie lo había hecho en su tierra concreta. Recuérdese la extraña amnesia que recorre a la casi totalidad de obras sobre historia local que han nutrido los anaqueles de la Biblioteca Provincial y que ha llevado a miradas sobre casi todos los pueblos hasta entrado el siglo XX y sus años de polígonos, desarrollismo y emigraciones a la capital, sin reparar en lo sucedido en la República o en la Guerra de España y los primeros años de la dictadura. No, este no es el “Budia, la historia silenciada”

Estamos ante un ejercicio de historia social: tierra, gentes, vecinos, propiedades, catastro, relaciones sociales, precios, vecindades, estructura económica, instituciones, ayuntamiento, iglesia, escuela, partidos, sindicatos, ecos locales de la vida nacional, concreciones locales de los conflictos, son los temas de este libro, los parámetros entre los que discurría la vida de las gentes de Budia, protagonistas de sus vidas y también de la historia de la España que les vio nacer. No rehúye nada De Marcos en este trabajo.

Del prólogo de Pedro A. García Bilbao. Profesor de la URJC y presidente del Foro por la Memoria de Guadalajara

Oscar de Marcos Cortijo nació en Bergara (Guipúzcoa) en 1978. Ha investi- gado aspectos de la Guerra Civil y la Represión Franquista en la provincia de Guadalajara publicando diversos artícu- los en varias revistas especializadas entre los que se encuentran “Jacinto Montero Muñoz, un alcarreño piloto de la Repúbli ca” (Revista ICARO, ADAR nº 86, Abril 2006), “Huir de España o morir en el camino: Los primeros huidos antifranquistas en los montes de Toledo” (Revista ALCALIBE, UNED, nº 15,Talavera de la Reina, 2015) realizado junto a Benito Díaz Díaz, profesor de Historia Contemporánea en la Facultad de Ciencias Sociales de Talavera de la Reina (UCLM) o “Guadalajara 21 de julio, los cuarteles se sublevan” (Revista de la Associació per a la Memòria Històrica i Democràtica del Baix Llobregat, nº 17, año 2017).

Además ha colaborado junto al Foro por la Memoria de Guadalajara en la realización de un censo con más de 8.000 represaliados, datos que fueron compartidos en el proyecto de la Universidad de Castilla – La Mancha, el portal “Víctimas de la Dictadura”.

Guadalajara, 17/06/2019.- FMGU.- José Morales de la Llana, concejal de la coalición Unidas Podemos Izquierda Unida en el ayuntamiento de Guadalajara, ha iniciado la legislatura con un homenaje a las víctimas del franquismo.
Al igual que hicieran hace cuatro años los entonces concejales de Ahora Guadalajara: Elena Loaisa, José María Gil, Susana Martínez, y el propio Morales, el ahora único concejal de UP-IU en nuestra ciudad ha acudido al cementerio municipal de nuestra ciudad para hacer una ofrenda floral a las victimas de la dictadura franquísta.
Al igual que en 2015, miembros de la asociación Foro por la Memoria de Guadalajara asistieron a la ofrenda floral, que ha querido ser simbólicamente el primer acto como edil del concejal de Unidas Podemos Izquierda Unida. Al acto asistió el presidente del Foro por la Memoria Pedro A. García Bilbao, y otros miembros del Foro. Morales pronunció unas palabras tras colocar flores en las placas instaladas en el cementerio por partidos y sindicatos, expresando que la memoria no sólo es una cuestión legítima familiar “sino también una reivindicación política, pues necesitamos el hilo rojo de la memoria para seguir confrontando con el fascismo que además tiene hoy presencia explícita en las instituciones” en clara alusión a la entrada de la extrema derecha en el ayuntamiento.
Detrás de este acto está también el recordatorio de que en la pasada legislatura se aprobaron cuatro mociones relativas la memoria democrática, incluyendo la más importante a juicio del Foro por la Memoria que es la colocación de una placa en el cementerio con los nombres de las 976 victimas mortales de la dictadura enterradas en el cementerio de nuestra ciudad, según datos del Foro por la Memoria. Mociones que tanto el Foro como los colectivos de víctimas se vean cumplidas con la entrada del nuevo gobierno municipal.

Pedro A. Garcia Bilbao, expresó por su parte el agradecimiento en nombre del Foro por la Memoria a José Morales, por el gesto al acudir al cementerio homenajear a las victimas de la dictadura, indicando que “este tipo de actos son los que honran a las personas, a las organizaciones y a los Estados”.

Emilia Cañadas es presidenta de honor del Foro por la memoria de Guadalajara. Su padre, D. Antonio Cañadas, fue alcalde de Guadalajara y fue ejecutado por los franquistas en 1939. Emilia ha sido una luchadora toda su vida, una madre coraje como pocas, y una persona con un corazón inmenso, un ejemplo de dignidad y valentía. En el video, votando en mayo 26.