QUIENES ERAN: Fusilados el 29 de enero de 1941 en Guadalajara.

 

deportado9000

Aurelio Cañadas Ortego, de 35 años, era natural de Guadalajara capital. Su profesión era Vigilante de Caminos. El cuerpo de vigilantes de Caminos era una institución armada creada por la República, encargada de patrullar y proteger las carreteras. Aurelio Estaba casado y era militante del PCE. Fue juzgado en Guadalajara el 23/04/1940, (Causa nº 4242-39): Era hermano del alcalde republicano Antonio Cañadas, de Izquierda Republicana (fusilado el 05/07/1939)
y conjuntamente a su hermano Manuel y otros miembros de la familia Cañadas también fueron condenados por su compromiso antifascista y enfrentarse al golpe de Estado de 1936. Aunque estos fueron los juzgados y condenados, la persecución y represión la se extendió a toda la familia Cañadas Ortego.

deportado9000Francisco García Castillo, de 30 años, soltero, natural de Valdepeñas de la Sierra pero residente en Puebla de Valles, de profesión labrador. Fue juzgado en Guadalajara, el 23/04/1940 (Causa nº 1560-39). Otros hermanos sufrieron también penas de cárcel: Vicente García Castillo, de 23 años, militante de UGT, condenado a 12 años y un día y Nicolás García Castillo, militante de UGT y del PCE, condenado como el anterior a 12 años. Nicolás fue trasladado a la prisión provincial de Sevilla en abril de 1942, trabajando como esclavo en las obras del Canal del Bajo Guadalquivir, al igual que miles de presos antifascistas. Todos ellos eran hermanos y naturales de Valdepeñas de la Sierra. Existe un cuarto penado que comparte apellidos con ellos, Alejandro Garcia Castillo, pero es natural de Alarilla e ignoramos si forma parte de esta familia.

deportado9000Mariano de Lucas Hervás, de 30 años, casado , de profesión conductor, juzgado en Guadalajara el 03/05/1940, (Causa nº 2994-39), También fueron fusilados sus hermanos Vicente de Lucas Hervás, (26/04/1940); Paulino de Lucas Hervás, (07/08/1940) y Braulio de Lucas Hervás, chófer de 22 años, militante de PCE fusilado como Paulino el 07/08/1940. Un quinto hermano fue condenado a 20 años de prisión: Isaac de Lucas Hervás, y salió en libertad condicional en 1944, y del que sabemos que era militante de CNT. Todos ellos eran naturales de Guadalajara.

 deportado9000Antonio Sáez Crespo de 45 años, casado, natural de Auñón, militante de UGT, Juzgado en Guadalajara el 14/03/1940 (Causa nº 3344-39). Otros miembros de la familia Sáez sufrieron penas diversas por su compromiso antifascista.

 

Ejecuciones 1941 p

 

21616000_1828360710525693_1826544921436306708_n.jpg

ENTREVISTA: 
Jorge Díaz , nieto de un guadalajareño deportado a los campos nazis. 

El 27 de enero es el día Internacional de Memoria de las víctimas del Holocausto. Con motivo de esta fecha el Foro por la Memoria de Guadalajara, en unión de la Asociación Amical de Mauthausen, ha promovido mociones institucionales para homenajear a los guadalajareños muertos en los campos nazis: Jorge Díaz es sobrino nieto de Pedro Díaz Clemente deportado número 5308, asesinado por los nazis en el castillo de Hartheim (Austria) el 18 de diciembre de 1941.

P- El ayuntamiento de Guadalajara ha aprobado por unanimidad, hacer un reconocimiento a las víctimas de la ciudad que fueron deportadas a los campos de concentración nazis,  ¿Cuál es tu sensación en estos momentos?

R- Pues me parece que no puede ser de otra manera. ¿ Cómo no vamos a estar en un país que conforma Europa en contra del nazismo?.Los Descendientes de los Nazis han pedido perdón por las atrocidades cometidas. Es imposible que haya algún ser humano que se niegue a reconocer el sufrimiento de las personas que fueron tan salvajemente tratadas en el holocausto Nazi.

diaz00P- ¿ Cómo supisteis en tu familia que Pedro Díaz Clemente, tu tío abuelo, fue asesinado por los nazis en un campo de concentración ¿ Cómo lo ha vivido la familia?

El caso en mi familia como en otras muchas, terminó muy desestructurada. Mi abuela durante un bombardeo se cayó y perdió el bebe que estaba esperando, y a consecuencia de esto falleció. Entonces  mi padre y sus hermanos tuvieron que separarse, e irse cada uno con las  hermanas de mi abuela, perdiendo así mucho contacto con la familia  paterna, que era a la que pertenecía mi tío abuelo Pedro. Sólo se sabía que Pedro se marchó a Barcelona y que se había casado y tenia una hija. Después también, que se marchó a Francia, pero no como refugiado de Guerra, se pensaba que se marchó con su mujer y su hija a trabajar. Mas tarde me enteré que si había en la familia personas que conocían que se marchó al exilio, pero de eso me enteré en la actualidad.
La cuestión es que yo quise buscar por curiosidad a la familia de mi tío Pedro en el año 2014 aproximadamente, era difícil 75 años después, pero bueno con Internet en casa, era una forma de pasar el rato. Total….. google, abro comillas y tecleo Díaz Clemente Pedro.¡No lo podía creer!, ¿ Una víctima de los campos de concentración? ¿ Pero si mi tío era español? ¡ Cómo que no!, ¡ No podía ser!, ¡ Que casualidad! “Será otra persona”, – pensé.

Cuando sigo indagando, veo que no es él, que este es de Madrid, y mi tío era de Santa María de Poyos. Mi cabeza no paraba de dar vueltas sobre el tema, la edad cuadraba, y los pocos datos que manejaba, no me dejaban parar de pensar en este tema.
Fue entonces cuando me empecé a poner en contacto con todas las personas y asociaciones que me enteraba para saber si era el o no. Buscar en archivos históricos, contactos con la Amical, con Hartheim etc… con el escritor de “Los Últimos Españoles de Mauthausen“, Carlos Hernández, y con todo el que podía. Y me decían que es posible que fuese él, que los datos tampoco eran muy fiables en cuanto a su origen. Y fue así como conseguí hablar a través de la Amical de Barcelona con Benito Bermejo, que me facilitó un numero de teléfono y un nombre “Ester”.
Me dijo Benito: Es la nieta de Pedro y vive en Cataluña. El corazón se me iba a salir por la boca, pero en ese mismo momento llamé por teléfono y pude hablar con ella. Imaginaros como se quedo también ella, siempre pensaron que apenas tenían familia por parte de su abuelo y ahora me llama uno que dice ser su sobrino nieto. Las dudas estaban servidas por mi parte porque no sabía si realmente era mi familia y en ella, porque como están las cosas hoy en día, quien era yo y que querría?
Nos pusimos a hablar y ellos en los años 80 tuvieron contacto con una parte de la familia que yo tampoco conocía, concretamente con  una prima de mi padre que se llamaba Paz, y quedé que ella hablaría con Paz para preguntar por las personas que yo la dije como referencia, y quedé en volver a llamarla pasados unos días.

Los días pasaron y volví a llamar, y entonces Ester me dijo que Paz quería hablar conmigo y me facilitó su número de teléfono. ¿Cómo no? Llamé inmediatamente y allí me esperaba ella. Reconozco que hubo un momento que estuve a punto de tirar la toalla, una batería de preguntas: quien eres? ¿Qué quieres? Por que llamas a mi prima? etc… Pero pasé la prueba y los datos que la di cuadraban como un rompecabezas. Entonces hubo un momento que me dijo: No me digas nada mas, y me abrió su corazón. Esa conversación con ella fue la que me hizo asegurarme que estaba delante de mi familia por parte de mi abuelo.
Lamentablemente Paz duró poco tiempo, escasos meses, pero me dió tiempo a abrazarla y ella a mi y a que confirmara mi parentesco con Pedro Díaz Clemente. A partir de aquí una comida toda la familia junta, todos mis tíos incluida la hija de Pedro (Mercedes) y su hija Rosa (hermana de Ester), que tuvieron la deferencia de venir a Madrid. Llamadas de teléfono y mensajes hacen que lo que rompieron los nazis hace 75 años retome vida a día de hoy.
Os imagináis: ¿ si hay algo después de la muerte y Pedro lo esta viendo desde algún lugar lo que debe de sentir?

P- Vemos que has hecho una enorme labor de reivindicación de tu tío abuelo. Concretamente con nosotros te pusiste en contacto para indicarnos que él era de Poyos (Guadalajara). ¿ Cuáles han sido tus motivaciones?

R. Pues casi esta contestada la pregunta, en principio pensando que era un
familiar mas, que su vida habría transcurrido dentro de la normalidad, fue por curiosidad, y también dar una alegría a mi padre, que estaba muy enfermo y siempre nos había hablado cosas de su familia y de su tío Pedro, del que el también tomó
el nombre. Cuando te enteras que tu sangre a salido por las chimeneas  de un campo de concentración nazi, algo te recorre el cuerpo algo que no se puede explicar, pero que es como si notases que parte de ti, ya no  eres tú mismo sino que parte de ti es una parte viva de ese familiar que no murió del todo y que ha estado enjaulada hasta que con el  conocimiento ha roto esos barrotes y esta de nuevo libre entre todos nosotros.

P- Creo que también has averiguado de otros familiares , ¿ Puedes hacernos un resumen de tus hallazgos?

R- Pues también esta mas o menos explicado, he contactado con una parte de la familia que son maravillosos mis tíos segundos: Paz, Félix, Libertad, Mercedes y mis primas Ester, Rosa, Félix etc…

P- ¿ Qué le dirías a los partidos o políticos que siguen dando poca importancia a estos hechos? ¿ Los consideran demócratas ?

R- Considero que es un tema de una importancia extrema que han movido a pronunciarse en contra a todos los estamentos fuera de nuestras fronteras, y España y
por ende sus partidos políticos y gobierno tienen no solo que aprobar mociones para el recuerdo de nuestros asesinados, sino que también es algo sobre lo que se debe arrojar luz y formar parte de la educación de historia en los colegios.

Sólo hay democracia cuando el pueblo es soberano y un pueblo no puede ser
verdaderamente soberano cuando no conoce su propia historia.

p- ¿ Qué crees que debemos aprender de todo esto? ¿ Que hay que reivindicar todavía?

R. Pues de que es hora que se imponga la razón por encima de las ideas de uno u otro partido, que debemos exigir a los partidos que están para representarnos dentro de un lienzo que es la democracia y no podemos  permitir que alguien rompa el lienzo para perjudicar al que pretende hacer un hermoso cuadro.

QUIENES ERAN:
MIGUEL MARTíN, UN SEGUNTINO EN AUSCHWITZ

Seguntinoauswitch.jpg

Nacido en Sigüenza (Guadalajara) el 08/03/1890, Miguel Martín falleció en el campo de concentración nazi de Auschwitz el 10.08.1942.

Miguel Martín, de quien ignoramos su segundo apellido, era de profesión zapatero, y sabemos emigró a Francia en la década de 1920 viviendo en un barrio de casas baratas en el distrito 20 de París. En 1927 se nacionalizó francés, afrancesando su nombre a “Michel”. Miguel militaba en el Partido Comunista Francés, concretamente en el “rayon” número 2 de Paris, y tras la ocupación nazi de Francia formó inmediatamente parte de la resistencia francesa, como otros muchos españoles.

La policía francesa del Gobierno de Vichy le detuvo en abril de 1942 y fue entregado a las autoridades alemanas e internado en el campamento alemán de Compiegne Royallieu, desde el cual fue deportado a Auschwitz en el convoy de 6 de julio de 1942, conocido como el “45000”. Este convoy con más de mil deportados, en su mayoría políticos y sindicalistas de izquierdas, fue una represalia de Hitler contra las actividades clandestinas de la resistencia francesa y sobre todo contra los judíos y comunistas.

Miguel Martín llegó a Auschwitz en julio de 1942 y es registrado con el número “45850”. Los presos fueron seleccionados por especialistas de las SS según su profesión para distribuirlos en los trabajos de movimientos de tierras y construcción de bloques de piedra. Muchos de los documentos de los registros fueron destruidos por la SS poco antes de la evacuación del campo por lo que no existe ninguna información sobre el trabajo al que fue destinado nuestro paisano. En los campos de concentración nazis un hombre de 52 años era considerado demasiado viejo y por lo tanto “un material” del que se podría extraer poco beneficio. Miguel Martín murió el 10 de agosto de 1942 según los registros de defunción del campo de Auschwitz. El mismo día otros 20 camaradas fueron declarados fallecidos y según testimonios de los supervivientes todos ellos fueron gaseados después de ser seleccionados como “no aptos para el trabajo”.
Nuestro homenaje a todos los héroes de la resistencia que como Miguel acabaron en los campos nazis.

Fuente: Rita Rodriguez (La Plazuela y la historiadora francesa Claudine Cardon-Hamet, autora del libro “Triangles rouges à Auschwitz, le convoi politique du 6 juillet 1942”

QUIENES ERAN:

Quintín Villaverde Foguet.

Asesinado en el campo nazi de Gusen

Quintín Villaverde FoguetNació el 1 de noviembre de 1902 en Masegoso de Tajuña, Guadalajara
Deportado a Mauthausen el 27 de enero de 1941. Nº de prisionero 6.598
Deportado a Gusen el 17 de febrero de 1941. Nº de prisionero 10.689
Falleció en Gusen el 9 de noviembre de 1941

Máximo Villaverde, con mucho esfuerzo, había logrado crear una gran familia. Sus dos hijos varones, Quintín y Marcelo, le ayudaban a trabajar las humildes pero productivas tierras de Masegoso de Tajuña mientras sus dos hijas cuidaban de la casa. Todo cambió con el Golpe de Estado franquista y la posterior guerra. Mientras Marcelo, por problemas de salud, no pudo combatir y se integraba en el Comité Republicano del pueblo, su hermano Quintín decía adiós a su novia para marcharse voluntario al frente de batalla.

El joven Villaverde pasó los primeros meses de la guerra luchando en los alrededores de su localidad natal. Incorporado a la 72ª Brigada Mixta del Ejército Popular, combatió en la batalla de Guadalajara e incluso participó en la reconquista de Masegoso, el 20 de marzo de 1937, que en ese momento permanecía ocupado por tropas italianas. Ese verano, su brigada fue trasladada hacia el frente de Huesca y, tras ser embolsada por las fuerzas franquistas, tuvo que escapar a Francia a través de los Pirineos. Desde el país vecino, la 72ª B.M. regresó a Cataluña para continuar la lucha. En plena Batalla del Ebro, Quintín fue ascendido a sargento. A partir de ese momento su vida se encaminó hacia la peor de las tragedias.

Perdida la guerra, huyó a Francia en febrero de 1939. Desconocemos en qué campos estuvo confinado pero sí sabemos que se alistó en una Compañía de Trabajadores Españoles del Ejército francés. Con ella fue capturado por los nazis en junio de 1940. Ya como prisionero de guerra pasó por el frontstalag de Belfort y, posteriormente, por el stalag XI-B ubicado junto a la localidad alemana de Fallingbostel, en Baja Sajonia. Allí permaneció hasta comienzos del siguiente año. El 27 de enero de 1941, Quintín entraba en Mauthausen formando parte del mayor convoy de españoles que llegó a ese campo de concentración. El tren lo abarrotaban 1.506 compatriotas. Tras la habitual “bienvenida concentracionaria”, rapado, desinfección, humillaciones…, le asignaron el número de prisionero 6.598.

Aunque es muy probable que Quintín trabajara en la temible cantera, no podemos saberlo con seguridad porque no se conserva su ficha de prisionero. Sabemos, sin embargo, que tras la cuarentena fue alojado en la barraca 13. En ella dormían, principalmente, deportados españoles como Alfonso Maeso que describió así los miedos que le atenazaban el interior de esa estancia: “Todos los días, al acabar la jornada, recostado en el suelo de la barraca, hambriento y exhausto, mi último pensamiento siempre era el mismo. Una pregunta tan terrible que sólo la podía soportar una vez al día: ¿Seguiré vivo mañana?”.

Quintín solo estuvo 20 días en Mauthausen. El 17 de febrero fue seleccionado para ser trasladado a Gusen. Formó parte de un gran convoy integrado por centenares de españoles. No sabemos si los SS le eligieron porque estaba herido, enfermo o, simplemente, porque tenían que hacer sitio para un nuevo cargamento de prisioneros. El alcarreño llegó al peor lugar en el peor momento. El otoño y el invierno de 1941 a 1942 fue el periodo en el que la inmensa mayoría de los españoles murió en Gusen. Quintín pereció el 9 de noviembre junto a decenas de prisioneros. Su muerte fue registrada por los SS a las 8:20 horas a causa de una “colitis ulcerosa”. Nunca sabremos la causa real de su fallecimiento pero, en esos meses, cientos de compatriotas fueron asesinados en Gusen a palos, fusilados, ahogados por el sistema conocido como “baño de la muerte”…

Máximo, el padre de Quintín, no conocería este fatal desenlace hasta muchos años después. Él se encontraba encerrado en la prisión de Brihuega donde había visto morir en sus brazos a su otro hijo, Marcelo, que había sido encarcelado a pesar de encontrarse gravemente enfermo; apenas logró sobrevivir tres meses a las durísimas condiciones de ese penal franquista. Los hermanos Villaverde murieron a 2.200 kilómetros de distancia, víctimas de dos de los regímenes fascistas que ensangrentaron Europa.

 

Fuente: pagina deportados.es Información y fotografía facilitada por su sobrina nieta Graciela Villaverde quien que siempre guardó cariñoso recuerdo de su tío abuelo.

QUIENES ERAN:
Pedro Díaz Clemente. Asesinado en el campo nazi de Hartheim (Mauthausen).

Pedro Díaz ClementeNació el 19 de mayo de 1904 en Santa María de Poyos, Guadalajara,
Deportado a Mauthausen el 27 de enero de 1941. Número de prisionero 5308
Trasladado a Gusen el 17 de febrero de 1941. Número de prisionero 10839
Gaseado en el castillo de Hartheim el 18 de diciembre de 1941

Aunque en algunos listados aparece como nacido en Madrid, lo cierto es que Pedro Díaz Clemente nació en el pueblo de Santa María de Poyos, (Guadalajara) hundido desde 1956 bajo las aguas del embalse de Buendía. En su juventud su familia fue a vivir a Madrid . En la capital trabajó en diversas empresas. Era una persona muy querida en la familia y muy unida a sus padres y hermanos.

En cierto momento marchó a Cataluña donde conoció a la mujer de su vida, Mercedes Espinosa Ojeda. Este amor dio como fruto una preciosa niña, Mercedes Díaz. Una vida tranquila con su mujer y su hija, parecía ser lo que le esperaba, pero no fue así. Tras la guerra, una parte del entorno familiar de su esposa de ideología franquista le obligó, por métodos expeditivos, a abandonar el país.

Mercedes quedó deshecha. Trató de conocer su paradero a través de la Cruz Roja Internacional. En el mes de mayo le llegaron noticias de su esposo: se encontraba en el campo de Barcarès. A partir de ese momento comenzaron a mantener el contacto por carta. En una de ellas, Pedro incluyó un dibujo de la familia realizado por él mismo. Más tarde, se incorporó a la 28ª Compañía de Trabajadores Españoles donde compartió trabajo con otros futuros deportados como Francesc Boix, el que más tarde sería conocido como el fotógrafo de Mauthausen. Desde dos de los destinos por los que pasó esta unidad, envió cartas a su esposa que culminaba con sencillas poesías.

Hasta que, un día, ya no se supo más. Su mujer lo esperó durante el resto de sus días, sin perder la ilusión de que igual que marchó, un día volviera a llamar a su puerta. La enfermedad, la pena y la desesperación provocaron la prematura muerte de Mercedes. Muchos años después su hija se enteró a través del historiador Benito Bermejo, que contactó con ella cuando estaba preparando su Libro Memorial (2006), de la suerte corrida por su padre. No las había abandonado, sino que fue víctima del Holocausto, de la forma más cruel, siendo gaseado en las cámaras de Hartheim e incinerado en su crematorio.

A su familia española la noticia de su asesinato aún llegó más tarde. Fue en el año 2010 cuando su sobrino nieto Jorge sintió la necesidad de investigar la historia de su tío abuelo. Su padre le había hablado largo y tendido de él y de su hermano Alfredo, un aviador republicano. Jorge veía a su padre emocionarse cada vez que mencionaba a su tío Pedro, en cuyo honor había sido bautizado con el mismo nombre. Una rápida investigación en internet le hizo toparse con la cruda realidad: “Me quedé helado, nosotros nunca sospechamos esto, siempre creímos que el estaría en Francia donde viviría con su mujer y su hija, hasta el fin de sus días. Pero no fue así, por desgracia no fue así”, recuerda Jorge.

Fue en ese momento cuando descubrió que fueron muchos los españoles que murieron en las mismas circunstancias que su tío abuelo: “Hombres y mujeres que fueron negados por su propio país, cuyas familias fueron engañadas con un mensaje: “paradero desconocido”, cuando sabían perfectamente donde habían perdido la vida”.

Así, paso a paso, Jorge descubrió que Pedro fue capturado por las tropas nazis el 17 de junio de 1940 y recluido en el Fronstalag 140 de Belfort, con el número de prisionero 7099; el 15 de enero de 1941 fue enviado al Stalag XI-B, en Fallingbostel, con la matrícula 87079; allí permaneció unos cuantos días hasta su traslado a Mauthausen el 27 de ese mismo mes junto con otros 1506 republicanos. Apenas duró 20 días en el campo central, los SS le trasladaron al mortífero subcampo de Gusen el 17 de febrero. Tras varios meses en aquel infierno, el 5 de diciembre lo enviaron finalmente al castillo de Hartheim, donde murió gaseado.

Jorge ha querido que la biografía de Pedro fuera titulada “El doble apátrida” y nos explica el porqué: “Me refiero a él como doble apátrida porque por un lado fue negado como español junto a sus compañeros por el régimen de Franco, y además, en 1956 su pueblo natal fue inundado por el mismo general, para crear el pantano de Buendía. Le robaron su país, le robaron su pueblo y le robaron su vida”.

 

Fuente: Página deportados.es Carlos Hernández y el  sobrino nieto de Pedro, Jorge Díaz a quien agradecemos que nos facilitara la información y su foto.
NACHO IZQUIERDO

Foto © Nacho Izquierdo

Guadalajara 23/01/2018,. FMGU:
El sindicato Unión General de Trabajadores ha colocado hoy una placa en el cementerio municipal de Guadalajara en homenaje a sus militantes asesinados (365 en Guadalajara) durante la dictadura franquísta. UGT ha sido la primera de las organizaciones en colocar una placa en el cementerio de Guadalajara, en cumplimiento de un acuerdo municipal aprobado en junio de 2017 y que permite a organizaciones vinculadas con las víctimas del franquismo colocar placas colectivas de homenaje a sus afiliados víctimas de la dictadura. El espacio elegido para instalar esta primera placa ha sido la fosa común del antiguo patio de Santa Isabel, lugar donde yacieron más de 350 victimas de la represión franquista de postguerra. El otro espacio de este cementerio utilizado para la represión franquista, el antiguo cementerio civil, también fue objeto de visita y homenaje por parte de los ugetistas.

Unos 500 delegados del sindicato UGT con banderas rojas, encabezados por Pepe Álvarez secretario general y por Carlos Pedrosa, secretario regional, recorrieron las calles de la ciudad desde el centro Eduardo Guitián, donde tiene lugar una asamblea de afiliados de Castilla-La Mancha, hasta el camposanto de Guadalajara, donde tuvo lugar el acto de homenaje. La ejecutiva provincial y varios concejales del PSOE tambien asistieron al acto, encabezados por su secretario provincial Pablo Bellido.

Tras la colocación de la placa de homenaje, Xulio García, portavoz del Foro por la Memoria recordó que “existe una larga lucha y reivindicación de la fosa del antiguo patio de Santa Isabel, desde más de 10 años, donde diversas organizaciones y familiares venimos pidiendo la colocación de una placa institucional con los nombres de todas las víctimas, a la que no renunciamos en absoluto, a pesar de ver hoy esta placa que agradecemos.”. Así mismo recordó que “UGT siempre homenajeó a las victimas del franquismo en Guadalajara, incluso en la clandestinidad”.

A continuación intervino el secretario general de la Unión General de Trabajadores, Pepe Álvarez, quien recordó lo importante de estos actos, pues “coincidiendo con el 130 aniversario del sindicato queremos que nos sirva también para situarnos de dónde venimos y qué hemos hecho y coger fuerzas para seguir”.

Álvarez indicó que “detrás de cada piedra del estado de bienestar ha habido un ugetista empujando y  muchas veces, no se ha reconocido su trabajo”, en especial numerosas personas anónimas y que perdieron su vida por luchar por las libertades.

Los miembros del Foro por la Memoria hicieron a continuación entrega a UGT Guadalajara de una reproducción de una bandera histórica de este sindicato.

En cumplimiento de un acuerdo del pleno municipal de junio pasado han sido solicitadas placas de homenaje de UGT, PCE, PSOE y CNT, que serán colocadas próximamente. En el cementerio de Guadalajara, fueron fusilados 822 antifranquistas entre 1939 y 1944, a los que hay que sumar 155 presos muertos a causa de las terribles condiciones de las cárceles de postguerra. Los afiliados al sindicato UGT representan el 25% de esos fusilados de Guadalajara entre 1939 y 1944.

Foto:© Nacho Izquierdo

QUIENES ERAN
Fusilados el 16 de Enero de 1941 en el cementerio de Guadalajara.

vrgohygdqkbxtdt-800x450-nopad

deportado9000Florentino Calvo Ambite, de 25 años jornalero, natural de Loranca de Tajuña sin filiación conocida, juzgado en Guadalalajara el 29/09/1940 Causa nº 873-40 : Sus hermanos Dario Calvo Ambite, de 27 años del PCE y UGT , fusilado el 2/08/1940, y Mariano Calvo Ambite, de 22 años, fusilado el 24/08/1940, también militante de PCE y UGT. Los tres eran jornaleros y los tres sufrieron idéntica suerte.

 

Simón Cillero Duro, de 63 años, de profesión comerciante, era natural del pueblo de Santa Cecilia, provincia de Soria, pero residente en Alcocer (Guadalajara) , militante de Izquierda Republicana hasta 1936, se afilió al PCE en 1936, llegando a ser concejal e Alcocer durante la guerra. El Boletín Oficial de la Provincia de Guadalajara BOPGU, de fecha 14/08/1945, inserta un edicto del Juez de Sacedón donde se dice: “Que en cumplimiento de lo ordenado por la Superioridad, en Guadalajara, fecha de Abril último, por proveído de esta fecha, se ha acordado requerir a los herederos del vecino que fue de Alcocer, Simón Cillero Duro, para que en el plazo de veinte días paguen o consignen en este Juzgado la cantidad de quinientas pesetas a que fue condenado a resultas del expediente núm. 843 de 1941, sobre responsabilidades políticas”. Es decir, su familia fue obligada a pagar una multa de 500 ptas tras un juicio de Responsabilidades Politicas celebrado 4 años después de su asesinato.

Facundo Díaz Martínez, de 54 años, natural de Sacedón, jornalero. Militante de PCE y de UGT, juzgado el 21/12/1940, Su hermano Gabriel Diaz Martínez, de 76 años, también del PCE y UGT, fue fusilado el 24/08/1940, Otro pariente, Matias Díaz Martínez de 27 años igualmente militante del PCE y de Sacedón, fue fusilado el 3/05/1940. Existen otras personas de Sacedón con idénticos apellidos también juzgados y condenados, pero ignoramos si poseen parentesco con Facundo; Amparo Diaz Martinez, Andrea Diaz Martinez, (Esta última, de 81 años),(ambas fueron condenadas a 6 meses por “excitación a la Rebelión); Paula Diaz Martinez (condenada a 12 años de cárcel); Vicente Díaz Martinez, (fusilado el 18/05/1940).

Pedro Escribano Ayora, de 29 años, natural de Budia, de profesión albañil y militante de UGT. Juzgado el 24/02/1940, fue condenado a pena de muerte y fusilado el 16 de enero de 1941. Sus hermanos Juan y Julián Escribano Ayora, ambos militantes de UGT, fueron igualmente encarcelados. De Julián sabemos que además de militar en la UGT era miembro del PCE de Budia y fue condenado a 30 años de cárcel, siendo trasladado a una Colonia Penitenciaria en 1942. Los tres eran albañiles.

Daniel Fernández Castillo, de 22 años, de profesión empleado , era natural de Guadalajara capital y militante de CNT, fue juzgado el 18/01/1940. Un hermano suyo, Vicente Fernández Castillo, era igualmente militante de CNT y carpintero de profesión fue condenado a tres años de cárcel. Según los datos de que disponemos a fecha de hoy, fueron 64 los militantes libertarios  los que fueron fusilados en el cementerio de Guadalajara entre 1939 y 1944. Posiblemente la cifra real sea mayor, pero su militancia no se refleja en los documentos.

 

Gregorio Martínez Martínez, Jornalero de 36 años era natural de Auñón, Militante de UGT, fue juzgado en Guadalajara el 21/12/1940 y fusilado en Guadalajara en esta fatídica fecha del 16 de enero de 1941. Auñon es la segunda población con mayor número de antifascistas asesinados en nuestra provincia, con 47 fusilados. La primera sería Guadalajara capital, que comparte con Sacedón la terrible cifra de 62 ejecutados.

Estanislao Villa Heras, de 67 años y profesión peón caminero, era natural de Cañaveruelas (Cuenca), residente en Alcocer (Guadalajara), Militante de CNT, fue juzgado el 3/3/1940 (Causa nº 2657-39) y asesinado como todos los anteriores el 16 de enero de 1941.

 

(Los datos han sido extraídos de sus sentencias y son sujetos a errores, si desea rectificar o añadir algún dato, diríjase a foroporlamemoriaguadalajara@gmail.com

Si utiliza esta información, rogamos cite su procedencia)

Ejecuciones 1941 p

(ilustración José Ramón Urtasun de su exposición “No os olvidaremos. Navarra 1936: Memoria de la represión golpista” )