Archive

Personajes

Foro por la Memoria de Guadalajara / 31 de enero de 2020 / Pedro A. García Bilbao

Joseph Putz (1895-1945)

El coronel Joseph Putz cayó en combate en Alsacia un 28 de enero de 1945. Supe de él siendo un crío gracias a Pons Prades y su gran estudio sobre los españoles en 39-45. Putz era francés, uno nacido en Bruselas (1895).

Veterano de 14-18, condecorado, secretario de ayuntamiento, republicano de izquierda y sindicalista (CGT) evoluciona hacia el PC solicitando el ingreso durante la guerra de España, voluntario con las Brigadas Internacionales, oficial en la XV Brigada, comandante de batallón (el Henry Barbusse), combate en Madrid, Asturias, Lopera, Guadalajara, País Vasco y Teruel.  Herido varias veces es promovido a oficial siendo uno de los más respetados oficiales del EPR de origen interbrigadista. Repatriado a Francia, acaba siendo destinado a Argelia como secretario de ayuntamiento, movilizado en 1939 como capitán en 1940 Vichy le licencia, organiza y protege a los españoles trabajadores forzados del ferrocarril y es procesado por Vichy.  Se une a la Francia Libre, se une a Leclerc y su nueva 2ªDiv. Blindada en Argelia, comandante de Batallón en el RMT (Regimiento de Marcha del Tchad y Fusileros de Marina), combate en Túnez y Bizerta, casi 2000 españoles en la división. Agosto de 1944, Normandía. combates en  la marcha hacia el Sena y París, a sus ordenes el capitán Dronne (a cuya hija conocí este verano) y la 9ª Cia del RMT. Liberación de París. Marcha hacia Alsacia y Lorena. Alzan la tricolor en Estrasburgo como prometieron los franceses y españoles en un lejano puesto italiano en el corazón del sahára, Koufra, años atrás. Asciende a Teniente Coronel,

1945, enero, ofensiva alemana en Colmar, frontera alemana. cerca de Grussenheim va en un jeep de mando junto a otros oficiales cuando una granada de artillería les alcanza y resultan todos muertos. Ascendido a Coronel. El dolor por su pérdida es enorme en la división. Putz era querido y respetado por todos. Era un antimilitarista convencido a la par que un combatiente antifascista. No hay que obedecer ordenes estúpidas, la obligación de un mando es no darlas, decía, y siempre hizo lo posible por no darlas. Siempre estuvo al lado del combatiente y expuesto a sus peligros. Discreto, valiente, inteligente, respetado. Fue un patriota, un republicano de izquierda que se afilia al PC, un soldado, un antifascista, un hombre de familia, una persona solidaria y fraterna en su vida civil, alguien que se la jugó por imperativo de sus principios y su conciencia de hombre bueno y valiente. Dejó esposa y una hija.

Su recuerdo llega hasta nosotros y no debe perderse. España, la España democrática si es que eso existe hoy en día, le debe un reconocimiento como combatiente por la libertad, como oficial del ejército español y como un hermano francés que luchó por su libertad y la nuestra. Si los diputados españoles en Estrasburgo tuvieran sangre roja en las venas irían a Colmar, a Grusemheim y alzarían dos banderas tricolores y la roja de la solidaridad y harían un juramento, establecerían un compromiso de futuro. Putz, el belga, el francés, era nuestro hermano y su bandera la nuestra.

FMGU.- 28/12/2109 Vayan estas líneas escritas en las fechas del 27 y 28 de diciembre en las que fueron asesinados dos familias de hermanos españoles e italianos, los Castel y los Cervi.

Siempre se mantuvo el recuerdo de siete campesinos italianos, los siete hermanos Cervi, que fueron asesinados por los fascistas el 28 de diciembre de 1943 en Reggio Emilia… Sus nombres: Gelindo, Antenore, Aldo, Ferdinando,  Agostino, Ovidio y Ettore, naturales de Campegine e Hijos de Genoveffa Cocconi y Alcide Cervi. Murieron fusilados por pertenecer a la resistencia antifascista. En estos los días del aniversario de su asesinato son recordados en Italia y son objeto de homenaje institucional. Toda Italia conoce la historia de los hermanos Cervi. Hubo un hermoso film, con una hermosa canción, hay un museo, el recuerdo está vivo, hay obras de teatro, institutos que llevan su nombre, pero sobre todo los Cervi son considerados un ejemplo de vida y de sacrificio por la Italia democrática. Cualquier comparación con España lo que provoca es la mayor de la desesperanzas.

En España, en cambio, la historia y suerte de los hermanos Castel -Mauricio, Francisco y Toribio Castel Roldán- es prácticamente desconocida. O no tanto. El registro civil recogió su muerte, la consignó como fruto del Movimiento Nacional, se conocen los nombres de los guardias civiles facciosos que junto a los requetés les mataron y en sus localidades natales nunca se olvidó el crimen; un crimen que es considerado legal. Los cuerpos no han aparecido, si bien tenemos localizada la zona aproximada de los enterramientos. La ausencia del cuerpo fue parte de la pena, dictada y ejecutada por la misma mano con el amparo del Bando de Guerra de Mola y bajo la autoridad de la Junta de Burgos. Ni los hermanos Castel ni los otros asesinados en la Olmeda de Jadraque o en Imón, son consideradas víctimas de crímenes, se les aplicó el Bando de Guerra que es el origen del actual Estado Español. Es la diferencia que va desde la Italia liberada a la España de la Transición.

Conocíamos la historia de los Castel Roldán vagamente, sabíamos de la muerte de unos hermanos músicos, de la terrible suerte de aquella familia, liquidada por guardias civiles facciosos y requetés. Los detalles se habían desvanecido, los detalles, los nombres, los hechos concretos estaban borrosos más allá del resumen terrible de la muerte de unos hermanos. Había varias fuentes más o menos indirectas, una de ellas el periodista de Guadalajara Monje Ciruelo citaba con gran imprecisión aquellas muertes, hasta el punto de que sin dudar de los hechos, no les incluimos en la relación de victimas de la represión, pues con la metodología estricta que seguíamos solo estábamos incluyendo víctimas identificadas.

Recuerdo cuando aquello cambió. Habíamos ido a un acto hace unos diez años, poco después de presentar nuestra investigación sobre la represión en Guadalajara. Nos acompañaba Susana Castel a quien habíamos conocido cuando la presentación; pasábamos en coche por delante del Teatro Buero Vallejo y ella nos lo dijo: esos muchachos de los que habéis hablado son de mi familia; estaba emocionada y lo estuvimos nosotros también. Y fue entonces cuando empezamos la búsqueda en su nombre.

Han pasado algo más de diez años. Los Castel y los Cervi, todos hermanos. Italianos y españoles antifascistas hemos vuelto a marchar juntos en Torija, en Mirabueno, en Parma. Con dolor vemos que el dictado de olvido sigue, de diversas formas, cierto, pero sigue. No seremos nosotros los que faltemos a nuestro deber.

Del film, La pianura dei Sette Fratelli – Appunti Partigiani (2005)

Fernando de Rosa Zanetti*, había nacido en Milán en 1908, siendo inscrito entonces como Fernando Lenccini, adoptando los apellidos de sus padres reales en 1918. Se exilió en España en 1932. Había sido subteniente del Ejercito Italiano; antifascista se vio obligado a exiliarse.

En 1929, en Bélgica, participó en un atentado fallido contra un príncipe de la casa de Saboya. . Condenado a varios años, fue indultado a los tres años y medio. En España entra a formar parte de las Juventudes Socialistas y pasó a entrenar la milicia de voluntarios. Tuvo un papel muy activo en la huelga insurreccional de 1934 en Madrid, siendo procesado por ello

Tras el triunfo del Frente Popular, Fernando de Rosa es  ya uno de los más respetados y populares jóvenes socialistas: milita en el Círculo Socialista del distrito de Prosperidad en Madrid y pasa a ser jefe de los jóvenes voluntarios socialistas que confluyen en las MAOC, las milicias creadas para oponerse a los falangistas en las calles. Es uno de los cuadros que apoyan más activamente la unificación con las juventudes comunistas. Es en esa época en la que conoce a Manuel Tagüela Lacorte, estudiante de Física en la Universidad Central y futuro destacado oficial del Ejército Popular de la República. Tagüeña nos ha dejado en sus memorias, TESTIMONIO DE DOS GUERRAS, (Planeta 1978), una excelente memoria de los últimos meses de la vida de Fernando de Rosa y de los combates y vicisitudes en los que se ve envuelto hasta su muerte en combate en septiembre de 1936.

Al producirse el golpe de estado faccioso contra la República, Fernando de Rosa organizó a sus voluntarios en Madrid y colaboraron activamente en el cerco y toma del sublevado Cuartel de La Montaña. En los días posteriores, ya con armas, formadas compañías de milicias marchó en dirección al Alto del León, en la sierra de Guadarrama, en la carretera nacional Madrid-La coruña, tomado por tropas facciosas procedentes de Valladolid. Subiendo desde el apeadero y el hospital de Tablada, en plena subida, resultó herido en los primeros combates siendo evacuado a Madrid. Pocos días después, medianamente recuperado Fernando de Rosa fue nombrado capitán de milicias y comandó el recién formado Batallón Octubre nº2, formado en el 5º Regimiento (centro de instrucción y reclutamiento de las milicias), a cuyo cabeza cayó un mes después en una acción frente a Cabeza Líjar, una posición que flanqueaba el Alto del León en la Sierra de Madrid, posiblemente alcanzado por un francotirador.

Manuel Tagüeña le recuerda de la siguiente forma:De Rosa había sido clave en la victoria sobre una columna facciosa que encabezada por un Tabor de Regulares se había inflitrado por el bosque y tomado Peguerinos en la alta sierra. El capitán De Rosa y su unidad se vieron flanqueados pero mantuvieron la posición y dejaron pasar al enemigo maniobrando después para cortarles la retirada, con la llegada de refuerzos al sector, la unidad enemiga quedó rodeada y fue aniquilada. Tagüena estuvo a su lado en esas operaciones y posteriormente en la defensa de las posiciones que amenazaban el Alto del León, estratégica posición enemiga.

Hablaba el español con fuerte acento, y tenía un gesto adusto, detrás del cual se escondía, como supe mucho después, al conocerle mejor, un idealista sentimental. (…)

Nuestro jefe, camarada y amigo fue sepultado con todos los honores militares. Fuera de su patria y lejos de los suyos había terminado prematuramente la vida de un hombre capaz de sacrificarlo todo por una causa. Fernando de Rosa no fue nunca un aventurero y menos aún un mercenario o soldado de fortuna; era un idealista al que las circunstancias lanzaron de un país a otro, siempre buscando la verdad y luchando por lo que consideraba justo. Aunque tratase de ocultarlo a los demás, era un hombre sentimental y humano detrás de una máscara de rigidez. Yo llegué a apreciarlo de veras en aquellos meses de convivencia en el frente.

El también histórico dirigente socialista italiano Pietro Nenni, director del diario Avanti nos dice;

“Cuando el 5 de agosto llegué a Madrid para ponerme a la disposición del Partido Socialista español, oí por todas partes elogios de Femando. En el frente, con él en la Sierra, tuve la alegría de comprobar hasta qué punto era estimado a cuenta de sus dotes de intuición militar. Desgraciadamente, pocos días después, el 16 de septiembre, me tocó, junto con algunos camaradas italianos, recibir su cuerpo en el Hogar de la Juventud de Madrid. En la mañana, una bala le había dado en la frente, cuando a la cabeza de una compañía, volvía a tomar la posición de Cabeza Lijar, perdida durante la noche.

Cuando pienso en esa noche, cuando vuelvo a ver los lugares donde cayó Fernando, cuando evoco de nuevo sus solemnes funerales en Madrid, siento espanto ante la crueldad del destino. Más tarde, cada vez que he encontrado a sus camaradas en diversos frentes, siempre me he preguntado: “¿A dónde hubiese llegado Fernando?” Y tengo la certidumbre de que, como Modesto, Lister o Mera, sería hoy uno de los jefes del ejército popular español. Pero no pudo ser así. Fernando duerme su último sueño en el cementerio de Madrid, al lado de otros muchos heroicos combatientes, no lejos del mausoleo de Pablo Iglesias, el abuelo del socialismo español. “

El hecho es que la muerte en el frente de la Sierra de aquel joven italiano de 28 años fue despedida con un funeral en el que participaron miembros del gobierno español, mandos del ejército y la Defensa de Madrid, pero sobre todo, por una impresionante manifestación de duelo popular. De Rosa y un oficial de la Guardia de Asalto, de apellido Mariscal, caídos el mismo día, fue conducidos en duelo desde la calle Fuencarral al Cementerio del Este tras pasar por el centro de la ciudad. La banda de música del ayuntamiento de Madrid, dirigida por el maestro Pablo Sorozabal interpretó la Marcha Fúnebre de Chopin, La Internacional y Somos la Joven Guardia.

Las tumbas aquellas de 1936 eran provisionales y como muchas de ellas, fueron destruidas a lo largo del tiempo o por la acción de la dictadura franquista, que buscó borrar de todo recuerdo lo que había sido la república y la resistencia popular. Hasta 2019 se puede decir que el paradero o suerte de la tumba de Fernando de Rosa era desconocido, o al menos de había perdido noticia de ella al punto de no saber si existía.

Pietro Nenni, en sus memorias sobre su experiencia en España, hablaba también sobre Fernando de Rosa, su unidad, su suerte y su impresionante despedida; llevados por la lectura de Nenni que indicaba una ubicación que ya no existía, en el invierno de 2019, socios de la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales (AABI), investigaron en el archivo del Cementerio Civil en busca de alguna referencia y saltó la sorpresa: la tumba seguía existiendo y estaba en los registros, si bien no era el emplazamiento original.

Se pudo saber que en 1961, una mujer desconocida, Emilia Salina de Scarabello, se ocupó de dignificar el enterramiento. encargar una sepultura y lápida nueva y pagar los derechos por 99 años. Con los datos de la ubicación en la mano, los socios de la AABI llegaron al lugar y lo encontraron sepultado por una hiedra espesa que ocultaba el nombre. Despejado el espacio, se pudo ver con claridad Fernando de Rosa Zanetti 16 de septiembre de 1936 —-sus verdaderos apellidos, siendo lenccini el del marido de su madre —.  En la misma fecha de 2019, la AABI organizó un acto de recuerdo y homenaje en el que participaron miembros de la JJ.SS, la UJCE, la Federación de Foros por la Memoria y la propia AABI, estuvo presente una delegación oficial de la Embajada de la República Italiana. El acto, privado, no institucional, constó de una ofrenda floral, parlamentos de los intervinientes y el canto de la Internacional con el que se cerró el homenaje.

  • El hecho de que algunas veces su segundo apellido figure como Lencini, Lenccini o Lencioni y no Zanetti se debe a que su madre, la maestra Umberta Zanetti, no estaba casada con su padre, Francesco de Rosa, y por tanto fue inscrito al nacer como Fernando Lencioni. Lencioni era el apellido del marido de Umberta Zanetti. Al fallecer éste, el padre de Fernando De Rosa lo reconoció como hijo, asumiendo éste el apellido De Rosa.
Emilia Cañadas es presidenta de honor del Foro por la memoria de Guadalajara. Su padre, D. Antonio Cañadas, fue alcalde de Guadalajara y fue ejecutado por los franquistas en 1939. Emilia ha sido una luchadora toda su vida, una madre coraje como pocas, y una persona con un corazón inmenso, un ejemplo de dignidad y valentía. En el video, votando en mayo 26.

Francisco Prendes Quirós 1939-2019

[ASR 18/01/2019 ] Francisco Prendes Quirós, republicano leal, hombre de bien, referente moral , intelectual comprometido y persona solidaria para quien la fraternidad no era sólo una palabra, ha fallecido ayer día 17 de enero en Gijón. Fue fundador y presidente del Ateneo Republicano de Asturias, y junto a Macrino Suárez (el último miembro del gobierno de la República en el exilio) participó activamente en la Asociación José Maldonado. Era abogado y durante toda su vida se entregó a la defensa de quien lo necesitara y a luchar por las causas que creía justas. Fue sincero y honrado y un gran intelectual republicano.
Conocedor de las ideas y aportaciones del republicanismo liberal español clásico, formado con referentes intelectuales como Gumersindo de Azcárate, Melquiades Álvarez, Manuel Azaña o Álvaro de Albornoz, defendió siempre el laicismo y la libertad de conciencia, la necesidad de un estado armónico entre la garantía de los derechos sociales y las libertades republicanas, que tuviera en la instrucción pública su base más sólida e instituciones democráticas fuertes sostenidas por la virtud moral de la ciudadanía. Francisco Prendes fue un gran patriota en una época en la que pocos saben qué significa esta palabra. Hoy España pierde con él a uno de sus mejores hijos.
En los años últimos del franquismo y en la transición formó parte del PSP de Tierno Galván, pasando luego al PSOE donde se mantuvo en un segundo plano, manteniendo siempre intacto su compromiso personal y moral con la República Española.
“Paco” Prendes, como era tratado con cercanía por cuantos le conocían, supo mantener el republicanismo cívico en Asturias e hizo cuanto estuvo en su mano por lograr que se mantuviera la llama republicana. La muerte le ha sorprendido en su casa, en su escritorio, mientras preparaba su cotidiana colaboración de prensa.
No había lugar en la política española para personas como él, al menos no para que quien con sus ideas y principios pudiera estar en posición de decidir y tomar decisiones, se le toleraba como intelectual lejano, como una referencia moral a la que acudir en ocasiones donde se precisaba ofrecer una cierta perspectiva histórica que legitimase algunas cosas; pero Prendes, siendo leal a su partido, supo mantener un equilibrio entre su corazón republicano y su militancia, a sabiendas que ir en esta a ciertas honduras le podría hacer entrar en conflicto con aquel: cuanto hizo lo hizo porque creía que debía hacerlo y siempre creyó que su partido acabaría también por hacer lo mismo. Prendes nos deja un legado importante. su ejemplo de vida y coherencia moral y sus escritos y trabajos sobre el republicanismo español. No olvidaré nunca los momentos pasados con él, en diversos actos compartidos en Tineo y en Gijón, sus palabras y su ejemplo, él era muy consciente de que se precisaba transmitir el testigo y buscaba siempre el entendimiento con los jóvenes y la oportunidad para compartir cuanto había aprendido a lo largo de su vida. Descansa en paz, no te olvidaremos.
En nombre del Colectivo AL SERVICIO DE LA REPÚBLICA queremos expresar nuestra sincera condolencia a su familia y a todos los compañeros asturianos.Algún día cuando al sol de España brille de nuevo la libertad y ondee la bandera tricolor, el estará allí también. Hermanos, un abrazo sincero,
Pedro A. García Bilbao Colectivo AL SERVICIO DE LA REPÚBLICA.

espaa+1934+12+20

Selección española de fútbol, final de la Copa del Mundo, Florencia, 1934. Quincoces, Zamora, Lángara, Vantolrá, Cilaurren, Iraragorri, Luis Regueiro y Fede; Zabalo, Gorostiza y Marculeta, Seleccionador (no está en la foto) García de Salazar.

Hace unos 10 años, Jesús Hurtado, un coleccionista de discos históricos a quien nunca le podremos agradecer lo bastante su gesto, encontró uno con un desconocido himno a la Selección Española de Fútbol. Desconocido ahora, claro, pues en 1934 y años posteriores se hizo muy popular.

España llegó a cuartos de Final del Campeonato del Mundo en aquel año, en un disputado partido en Florencia contra Italia. La Roja había vencido previamente a Brasil por 3 a 1 en un encuentro en el que Zamora demostró su valía parando un penalti al delantero brasileño Leónidas. El pase a cuartos le tocó ante los anfitriones italianos en lo que sería un episodio que desbordó los límites de lesionados ( siete españoles y cuatro italianos), fue un encuentro durísimo. Se jugó el 31 de mayo en el estadio de Florencia, pero al acabar en empate se hubo de jugar una prórroga al día siguiente 1 de junio en la que siete jugadores titulares españoles fueron baja; el portero, Zamora, había acabado la jornada con dos costillas rotas. Comenzó marcando España con un gol de Regueiro en el minuto 31. A partir de ahí las irregularidades se dispararon con una gran violencia y malas jugadas en el campo que no fueron sancionadas. Al día siguiente, la prórroga supuso una repetición del juego sucio y resultaron lesionados Bosch, Chacho, Regueiro y Quincoces, mientras dos goles españoles eran anulados. El colegiado suizo Rene Marcet tuvo en este encuentro su último partido como juez y fue expuldado de la Federación Internacional y la suiza.  El partido fue conocido como “la batalla de Florencia”.  A su retorno a España, la selección a España fue objeto de un homenaje y se jugó en el estadio de Chamartín un encuentro internacional de desagravio ante lo que se consideró un robo de la clasificación.

Bajo la luz del buen juego de España con aquella selección excelente, con delanteros como Quincoces y Regueiro o porteros como Zamora, las estrofas del Himno a los Leones rojos adquieren un perfil especial que llenó de emoción y orgullo a los españoles que siguieron el encuentro por radio: “Tan limpio es vuestro juego como el blasón de España- Leones españoles, avante y al balón”.

Esta pieza musical fue borrada de la historia, no fue lo único. El franquismo cambió el uniforme de la selección, los colores de la camiseta, el escudo de la selección, en fin, todo. El color de la camiseta de la selección nacional fue siempre rojo, con Alfonso XII y con la II RE. En 1939, el régimen cambió la camiseta al color azul y así se mantuvo hasta 1947.

La canción es muy hermosa, con esa tierna ingenuidad patriotica que nuestra España vio tan salvajamente violada y destruida. El cantante, de San Sebastián, Pablo Hertzog, el seleccionador nacional, un médico de Vitoria llamado Amadeo García de Salazar y mas de media docena de los jugadores acabaron todos en el exilio. Recordemos que el presidente del Madrid y el del Barcelona fueron fusilados. No hay palabras. Escuchad la canción, es, como digo, muy hermosa y nos habla de España. Por cierto, no hay copia, ni registro, ni huella alguna en los archivos. Lo borraron del mapa, como si nunca hubiera existido.

Aquel año de 1934, la selección estaba compuesta por Quincoces, Zamora, Lángara, Vantolrá, Cilaurren, Iraragorri, Luis Regueiro y Fede; Zabalo, Gorostiza y Marculeta, El dr. García de Salazar – uno de los fundadores de Acción Nacionalista Vasca-, fue el seleccionador nacional.

Para más detalles sobre cómo fue posible recuperar esta historia, véase: Ignacio Pato, “Leones rojos: el himno maldito de España”. Sobre el encuentro en Florencia: Carlos Jurado, “Italia 1934. El primer pique entre Italia y España“;

Himno de la selección nacional de fútbol. 1934. Letra Ramos de Castro y González Tablas. Canta: Pablo Hertozg. Música: Francisco Gravina. Dirige: Pablo Godes y Banda Hispánica.

Rojos leones ardientes
de legendaria fiereza
los de jugadas valientes
los de la franca entereza

Aunque a vuestro pase, ladre
la impotencia del balón
España como una madre
os lleva en el corazón
y cuando tiende los ojos
lanza ese grito triunfal…

¡Vivan mis leones rojos
del equipo nacional!

Leones españoles
vibrantes como acero
templado por las aguas
del Tajo y del Nervión

A fuerza de entusiasmo
se impone al mundo entero
la indómita bravura
de vuestro corazón

Seguid siempre adelante
que ESPAÑA os acompaña
no tuerzan vuestro rumbo
la farsa ni el baldón

Tan limpio es vuestro juego
como el blasón de España
Leones españoles
avante y al balón

(…) instrumental

Seguid siempre adelante
que ESPAÑA os acompaña
no tuerzan vuestro rumbo
la farsa ni el baldón

Tan limpio es vuestro juego
como el blasón de España
Leones españoles
avante y al balón…
Al balón…

Fotos: EMBAJADA RUSA

Continuando el trabajo conmemorativo militar que lleva la Embajada de la Federación de Rusia para encontrar a los soldados internacionalistas que cayeron en España durante la Guerra Civil de 1936-1939, los diplomáticos y los representantes de la Agregaduría militar rusos el pasado 3 de Diciembre (el Día del soldado desconocido que se conmemora en Rusia) instalaron en la ciudad de Escalonilla (provincia de Toledo, Castilla-La Mancha) un munumento al aviador soviético.

A lo largo de más de 8 décadas los habitantes locales cuidadosamente preservaban y transmitían de generación en generación la memoria sobre el piloto soviético que cayó en los cielos de España, combatiendo por la Segunda República.

Los diplomáticos rusos junto con los representantes del Centro Ruso de Ciencia y Cultura de Madrid (“Rossotrudnichestvo”) honraron la memoria del aviador, agradecieron la disposición de las autoridades locales de trabajar juntos para preservar la historia.

Durante el acto solemne emotivo, que asistieron el Agregado Militar a.i. coronel Andrey Rakov, Director de la representación de “Rossotrudnichestvo” en España Eduard Sokolov, Primer Secretario de la Embajada Pavel Zavarzin, Alcaldesa de Escalonilla Sonia María Gómez Fernandéz y residentes locales fue subrayada la importancia de guardar la verdad histórica, para que la barbarie del fascismo y las guerras jamás vuelvan a hacer nuestro presente.

Los participantes del acto notaron un detalle simbólico: al instalar el monumento en memoria del piloto soviético, se despejaron los cielos de Escalonilla, dando paso al sol, que iluminó con la luz templada la perspectiva de las relaciones de amistad entre Rusia y España.