Archive

Calles de Guadalajara

Comunicado del Foro por la Memoria de Guadalajara [FMGU 29/10/2015]

La solución al conflicto con las calles es condenar al golpismo con hechos

Guadalajara no es golpista, sr. Román

El alcalde pide disculpas por verse obligado a retirar honores a golpistas

El alcalde de Guadalajara pide disculpas por verse obligado a cumplir acuerdos del pleno del Ayuntamiento de la ciudad. Es algo inaudito en política democrática. Un alcalde no pide disculpas por cumplir con su obligación. Si considera que no puede o no debe cumplir un acuerdo legalmente adoptado por la corporación municipal que preside, su obligación moral es dimitir y dejar paso a quienes si puedan hacerlo.

Pero la situación planteada en Guadalajara es más grave que el analfabetismo democrático de su alcalde. Se trata de si las calles de la ciudad deben seguir rindiendo homenaje a personajes execrables, a sujetos que sirvieron a una dictadura, a militares golpistas que usaron la fuerza y el terror para aplastar las libertades de todos. Y en esta situación, el alcalde de Guadalajara pide disculpas por verse obligado a dejar de rendir homenaje a tales sujetos y pretende hacer cómplices de su desvarío a los habitantes de Guadalajara.

Guadalajara no es golpista, sr. Román, sus ciudadanos apoyan mayoritariamente el sistema democrático y repudian a los golpistas de cualquier época. Es un insulto mantener esos homenajes y una vergüenza para el sistema democrático español que haya alcaldes que los defiendan en contra incluso de las decisiones de sus propios ayuntamientos.

Quien presume de constitucionalista ha organizado juras civiles de bandera con presencia militar en plazas dedicadas a golpistas; solamente este hecho ya es motivo de alarma democrática. En esa acción de jura no solo fue humillada la constitución y la ciudadanía, sino también el propio ejército español que hubo de desfilar bajo el nombre de un golpista.

Y cuando su ayuntamiento acuerda retirar esos honores públicos, el «constitucionalista» Sr. Román pide disculpas por verse obligado y manipula los hechos ante la ciudadanía ocultando la razón de la decisión democrática tomada. No quedan ya calificativos, solo queda si acaso uno: es indecente. la conducta del Sr. Román ejemplifica desgraciadamente que la reinserción de los franquistas en el sistema democrático español constituye un verdadero fracaso para la democracia y un triunfo para la impunidad de quienes no están a la altura de lo que exige la convivencia democrática.

Alude el sr. Román a una supuesta consulta a los vecinos realizada en 2009. Una falsa consulta, consistente en una carta a los cabezas de familia residentes en las calles afectadas, un burdo remedo de las falsas elecciones franquistas por el tercio familiar que tanto añora el PP: No hubo control, ni sistema de participación, ni debate público en esa «consulta» de 2009. Tampoco respondió el alcalde a la carta pública que entonces le dirigimos. Se trató de un engaño más. Ocultó las razones del cambio, se escondió tras las supuestas molestias a los vecinos en una actuación hipócrita. Porque hablar de disculpas por cambios de nombre cuando sin encomendarse a nadie no ha dudado antes en retirar los nombres de «Sonia Reyes» y «Salvador Allende» de centros públicos de nuestra ciudad es algo, como decíamos, hipócrita.

Tiene sencillo arreglo esta situación. Cumplir el acuerdo democrático del pleno. Condenar el golpismo con hechos. Dar homenaje a la Concordia y a los valores cívicos y democráticos. Y si el alcalde siente repugnancia ante estas elementales acciones democráticas, que dimita. Si no cumple el acuerdo o pretende burlarlo de alguna forma —como ya está haciendo—, la corporación municipal de Guadalajara deberá decidir si procede mantener en el gobierno de la ciudad a quienes buscan excusas para no defender los valores constitucionales. ¿Están dispuestos los grupos municipales a apoyar en su puesto de alcalde a quien se resiste a cumplir con sus obligaciones democráticas? Ya no se trata de la dignidad del alcalde, que ha demostrado ser la misma que la de los golpistas que defiende, sino la dignidad colectiva de nuestra ciudad. Guadalajara no merece esto. Basta ya. Apelamos a los grupos municipales a poner fin de una vez a este mandato municipal indecente si persiste en esta actitud.

Creemos que debe haber en algún lugar del propio grupo municipal del Partido Popular alguien con un mínimo de sensibilidad democrática que pueda ayudar a resolver esta situación. El Foro por la Memoria de Guadalajara expresa públicamente su disposición para cualquier debate o consulta que sea precisa.

Jose Boixareu Rivera

Agradece la retirada de su nombre a una plaza y solicita que le sea retirado el título de “Hijo Predilecto ¡Presente!” de la ciudad de Guadalajara

01/10/2015, FMGU.- La corporación municipal de Tárrega (Lleida) ha aprobado en el pleno del día 1 de octubre, “manifestar su agradecimiento y satisfacción al ayuntamiento de Guadalajara y al Foro por la Memoria de Guadalajara por acordar la nueva denominación de la plaza” [de Boixareu Rivera] tras ser aprobado su cambio por el pleno municipal del pasado 4 de septiembre en la capital alcarreña.  La corporación de la localidad catalana también demanda al Ayuntamiento de Guadalajara “que le sea retirado al militar golpista el título de “Hijo predilecto ¡Presente! de la ciudad“.

Pleno Tarrega 1-10-2015

Un momento del pleno del ayuntamiento de Tárrega, celebrado el dia 1 de octubre de 2015, en el que se aprobó la moción sobre Boixareu Rivera. Foto; Jaume Ramón

La moción municipal, defendida por el portavoz de ERC en el ayuntamiento de Tárrega, Joan Palou, ha sido aprobada por unanimidad. Tras las últimas elecciones el ayuntamiento de Tárrega es gobernado por una coalición de CIU (8 concejales) con el apoyo del PSC (2 concejales), mientras que la oposición está compuesta por 3 concejales de la CUP; 3 de ERC y 1 de IVC-Guayem.

Tárrega fue una de las ciudades en cuya toma militar participó el golpista guadalajareño, en enero de 1939, y la moción aprobada indica que “impulsó en nuestra ciudad, así como en toda Cataluña, una nueva legalidad basada en la fuerza de las armas, aboliendo la legalidad republicana y el Estatuto de Autonomía aprobado democráticametne por el pueblo“.

 Desde el Foro por la Memoria de Guadalajara agradecemos al ayuntamiento de Tárrega la moción, y consideramos que el acto es una lección de democracia. El ayuntamiento de Tárrega, agradeciéndole al de Guadalajara la retirada de honores a un golpista, le demuestra al alcalde Antonio Román que el ayuntamiento no es suyo, y que tiene que asumir sin trabas lo que ha sido aprobado. Consideramos que el alcalde Antonio Román se equivoca si sigue  considerando que los ciudadanos de Guadalajara son mayoritariamente partidarios de mantener honores a golpistas, lo que demostraría que tiene una pobre opinión sobre los guadalajareños y si es así debería dimitir: Tambien queda demostrado que contrariamente a la opinión del PP de Guadalajara, una calle u honores dedicados a un golpista no sólo importan a los vecinos que residen en ella, sino que importan e insultan a todos los demócratas y antifascistas.

Foro por la Memoria de Guadalajara

BOIXAREU RIVERA Y LA “CRUZADA”

(Al respecto de un artículo sobre la retirada de calles dedicadas a golpistas en Guadalajara)

. 14/09/2015-

IMG_5286 (1)

El periodista Luis Monje Ciruelo, en el número del pasado 11 de septiembre de 2015 del periodico Nueva Alcarria, publica un artículo titulado “El fascista Boixareu”, donde expresa su descontento por el cambio de calles dedicadas a golpistas en Guadalajara aprobado por el pleno municipal el pasado 4 de septiembre.

Nos permitimos corregir al señor Ciruelo, pues en su artículo ofrece algunas imprecisiones que consideramos necesario rectificar:

En primer lugar, no se ha pedido el cambio de calles con nombres “franquistas,” como indica su artículo, sino solamente las de nombres de personas vinculadas directamente con el golpe de estado o con la sublevación militar en su trama civil (Fernando Palanca), policial (Gutiérrez Orejón) o militar (Ros Emperador o Moscardó de Guzmán). La selección de estas calles que debían ser cambiadas ha sido muy medida y estudiada y el resultado de esa selección fue ofrecido al grupo municipal de Ahora Guadalajara, que decidió presentar la moción. El número de calles con nombres de prebostes de la dictadura sería mucho más grande, pero hemos creído que las que incumplían más directamente la llamada Ley de Memoria eran estas, las dedicadas a golpistas.

Disentimos de lo que dice usted dice, señor Ciruelo, de que estas cosas “no sirven más que para enfrentar a los ciudadanos”. En todo caso será un enfrentamiento entre los ciudadanos partidarios de un golpe de estado, (que esperamos que sean pocos) y el resto, es decir los demócratas. No tiene sentido en una democracia una calle dedicada a Fernando Palanca, igual que no lo tendría una calle dedicada al ex teniente coronel Tejero. Ambos fueron igual de golpistas. Uno entró en el congreso pistola en mano, y el otro, también formó parte de la trama golpista de 1936 desde sus inicios.

¿Enfrentamiento? Sólo con los pro golpistas.

Igualmente indica usted en su artículo que ”nadie protestó cuando se cambiaron las calles del Generalísimo o de la plaza de José Antonio”. Pues bien, quisiéramos recordarle que esto no fue así. En el pleno del 6 de agosto de 1981 en el que se cambió el nombre de plaza de José Antonio, por plaza Mayor; la calle Generalísimo Franco por calle Mayor; la calle División Azul por calle Ferial; la avenida del 18 de julio por cuesta del Matadero; etc. etc. si hubo incidentes. Concretamente un grupo de ultraderechistas encabezados Camilo Menéndez, secretario general de Fuerza Nueva e hijo del capitán de navío Camilo Menéndez penetró en el pleno municipal cantando el “Cara al Sol”, e insultando a sus participantes; es decir atacando la soberanía expresada en las urnas en 1979. El fotógrafo de Flores y Abejas, Luis Barra fue agredido y su cámara rota, así como su hermano Santiago Barra. Todo esto ocurrió bajo la sombra de un intento de golpe de Estado que había tenido lugar apenas 6 meses antes, el tristemente célebre 23 de febrero de 1981. Porque de esto se trata, señor Ciruelo, de homenajear a golpistas o no.

Boixareu, ¿un moderno Cid Campeador?

Por otra parte nos resulta chocante que indique que “el “pecado” de José Boixareu Rivera fue mandar una de las primeras compañías franquistas que entraron victoriosas en Guadalajara

De nuevo vémos cómo los mitos de la “Cruzada” aplicados a la guerra civil afloran una y otra vez. Mitos que ya por repetidos, parecen hasta verdad. Es curioso que esto ocurra en una ciudad como Guadalajara, en la que su escudo representa la presunta toma de la ciudad por Alvarfáñez de Minaya, hecho histórico que nunca ocurrió de esa manera, sino que como sabemos ahora, formó parte de un pacto tras la caída de Toledo. Es decir los mitos de “conquista” se repitan.

La ciudad de Guadalajara fue ocupada militarmente el 29 de marzo de 1939 por las tropas fascistas italianas. (Suponemos que nos permitirá al menos, llamar fascistas a los italianos del CTV). Esto fue así por un desagravio a estas tropas tras la humillación que sufrieron en nuestra provincia en la batalla de Guadalajara. Precisamente en Nueva Alcarria existe una foto de archivo que representa a las tropas italianas entrando por la calle Mayor. Pero es que, además, Boixareu difícilmente pudo participar en la conquista franquista de Guadalajara, por la sencilla razón de que llevaba muerto desde el mes de enero de 1939. Concretamente desde el 20/01/1939, en el asalto a la localidad de Vicfred, en la Segarra ilerdense, según consta en su expediente militar, que ponemos a su disposición cuando desee. Es decir, cuando se “tomó” Guadalajara, el golpista Boixareu ¡Llevaba 3 meses muerto! A no ser, que siguiendo el mito de la “Cruzada”, se pretenda decir que Boixareu participó en la ocupación de Guadalajara del mismo modo que el mito nos dice que entró el Cid Campeador en Valencia, es decir muerto y a lomos de su caballo. Realmente, tampoco creemos que si hubiera participado en la conquista militar de nuestra ciudad, hubiera sido “mérito” para mantener su nombre a su plaza, o mantener los honores de “hijo predilecto Presente” , que le recordamos siguen vigentes, sino más bien todo lo contrario y que no debe haber espacios públicos de homenaje en una democracia para los golpistas.

Es peor ser franquista que fascista.

José Boixareu, no era estrictamente un fascista, como indica usted en el título de su artículo. Su expediente militar se encabeza con la expresión “voluntario falangista”. Son muchos los nostálgicos de la dictadura (no decimos que Vd sea uno), los que hacen esta distinción. Pues bien, nosotros les decimos que ser franquista es peor que ser fascista. En Italia la llegada del fascismo al poder, costó, según cifras del historiador Richard J. B, Bosworth, entre 2000 y 3000 muertos. Y según el experto en la Italia de los años 30, el también historiador Robert Paxton, el régimen italiano sentenció a la pena capital “sólo” a nueve personas, aunque 10.000 sufrieron prisión. Una cantidad minúscula comparada con lo ocurrido aquí, pues el franquismo costó no sólo una guerra atroz con centenares de miles de muertos, sino el asesinato directo de al menos 114.000 personas su posguerra, según el auto de Baltasar Garzón, cifra que le recuerdo nunca fue recusada por la parte contraria en aquel auto, esto es, el sindicato Manos Limpias y Falange. Es decir, el franquismo, en número de víctimas, fue peor que el fascismo italiano.

Sí queremos agradecerle una cosa, pues en varios escritos suyos ha hablado aunque fuera brevemente, de las victimas del franquismo e incluso cita casos conocidos por usted en sus libros. Además hizo usted referencia directa en un artículo del número especial del 75 aniversario de Nueva Alcarria, única referencia en el especial de este periódico. Algo curioso en una provincia donde por lo que sabemos hasta ahora, fueron represaliadas 7302 personas por la dictadura. (un 3,4% de la población de 1940). Siguen siendo invisibles. Esa ausencia nos recordó a otras épocas de este periódico más próximas a su etapa de prensa del Movimiento, y a usted le honra que al menos los citara.
Realmente siempre hemos defendido que todo el proceso de cambio de calles debe ser visto con total tranquilidad democrática. Son muchas las veces que se han hecho cambios en los nombres de calles y todo se ha vivido con normalidad democrática. No habrá molestias que no sean solventables. Todo el proceso está controlado por el servicio de correos, por todas las instituciones. Recordemos la introducción en 1982 del Código Postal. En aquella ocasión hubo que hacer cambios no en 5 calles, sino en todas las de España, y no pasó nada. Sólo los nostálgicos del golpismo se mostrarán ofendidos.

 

Foro por la Memoria Guadalajara

En pleno debate sobre el cambio de calles de Guadalajara, es de justicia y muy necesario recordar a quienes dieron los primeros pasos en esta lucha. Aunque al comienzo de la transición, en muchos pueblos y localidades de nuestra provincia se cambiaron calles y se retiraron símbolos franquistas, muchos otros se quedaron ensuciando nuestro callejero.
En 2004, el sindicato CNT organizó unas jornadas para denunciarlo. Y es de justicia recordarlo. Retomamos, con permiso de su autor, Raúl Conde Suárez, este artículo de 2004, tomado de su blog, “La garlopa” y publicado el 3-12-2004. Cita entre otros a nuestro compañero Julián Vadillo, secretario del Foro por la Memoria.

LAS HERIDAS EN LA CALLE (publicado en 2-12-04)

Cerca de treinta municipios de Guadalajara mantienen calles con nombres de la dictadura. La CNT ha organizado unas jornadas sobre la recuperación de la memoria histórica y la presencia de símbolos franquistas

GUADALAJARA DOS MIL, 3-12-04
Raúl Conde

Si repasamos el listín telefónico de Esplegares, por otra parte, bonita localidad alcarreña, comprobaremos que el callejero se divide prácticamente en su totalidad entre las figuras del Generalísimo Franco, José Antonio Primo de Rivera y el general Sanjurjo. Es un ejemplo extremo, pero demuestra hasta qué punto la raíz del viejo régimen sigue instalada en la visión cotidiana de hoy día.

Los guadalajareños se han acostumbrado a convivir en pleno siglo XXI entre estatuas de Franco, lápidas que honran al fundador de la Falange, tapias de cementerios que recuerdan a los caídos (sólo a los del bando nacional) y, cómo no, nombres de calles que rememoran a los adláteres del dictador, o él mismo. Y no ocurre sólo en pueblos pequeños. Los grandes tampoco se libran: el alcalde de Guadalajara todavía no ha aclarado si va a cumplir el dictamen del Gobierno central que obliga retirar todos los símbolos franquistas de las calles; y Chiloeches, localidad puntera del corredor del Henares y, por tanto, nada lejos de la civilización, sigue manteniendo relucientes las placas de José Antonio y del general Mola, otro de los militares golpistas en la sublevación del 18 de julio de 1936.

Hacer tabla rasa

¿Se trata de recordar la historia o de darle un vuelco ideológico? Probablemente, ni una cosa ni la otra. El jueves pasado, CNT-AIT de Guadalajara y el Grupo “Nestor Makhno” (FAI) organizaron unas jornadas para debatir sobre la “recuperación de la memoria histórica”, que contó con la participación de portavoces de las Juventudes Comunistas (las Socialistas estuvieron entre el público), de la corriente marxista del Militante y de la propia federación anarquista. Uno de los impulsores del acto, Julián Vadillo, de Azuqueca de Henares, subraya que “en Guadalajara capital no existe ninguna calle dedicada a personas de izquierda, pero que, pese a todo, nosotros la exigencia de retirar las estatuas de Franco y José Antonio no la hacemos para poner otras de Durruti o Federica Montseny, sino para que desaparezcan sus efigies de las calles”.

En cuanto a las formaciones políticas, sólo Izquierda Unida ha promovido con interés la retirada de los símbolos franquistas. Pero no desde ahora, sino desde los comienzos de la Transición a la democracia. Precisamente el debate de CNT dio vueltas al asunto de hacer o no tabla rasa de la época pasada. “Hay algunos –sostiene Vadillo- que nos acusan de remover la mierda y de reabrir viejas heridas, pero no se dan cuenta que las heridas están en la calle y no se cerrarán mientras no retiren esas estatuas”. Desde luego, en cuanto a los pueblos de Guadalajara se lleva la palma Sacecorbo, municipio en el que la avenida de la Constitución comparte cartel casi de manera exclusiva con las travesías del Generalísimo, José Antonio, Mola, Queipo de Llano y Calvo Sotelo. Vamos, lo que se dice una antología muy edificante para las nuevas generaciones.

Fuera el “aguilucho”

El Gobierno presidido por Rodríguez Zapatero promulgó un dictamen en el que instaba a los cargos públicos socialistas a retirar cualquier símbolo franquista. Algunos de sus dirigentes, como el alcalde de La Coruña, ya han avanzado que no lo van a cumplir. El alcalde de Guadalajara, Jesús Alique, no se ha pronunciado al respecto. Badilla cuenta que “acogemos con escepticismo este dictamen porque el alcalde no ha dicho nada y porque no se ha hablado nunca de la estatua de José Antonio que a mí me parece surrealista y berlanguiano que el mayor defensor de la incordia esté en el parque de La Concordia”. CNT de Guadalajara considera que José Antonio “fue el inductor ideológico de la dictadura y aunque el levantamiento de su estatua fue por suscripción popular, realmente, ésta no era completa, ya sabíamos como se hacían estas cosas en la época…”. La estatua de Franco, ubicada en la plaza Beladíez de la capital, data de 1966 y la de José Antonio Primo de Rivera, de 1973.
Al margen del Ayuntamiento capitalino, hay signos para la esperanza en este asunto, y ya se ha procedido a eliminar algunos símbolos, como el escudo anticonstitucional que resistía en la fachada de la Subdelegación del Gobierno. Pero, a pesar de estos tímidos cambios, son muchos los pueblos de Guadalajara que conservan la nomenclatura (ver recuadro) fascista en su callejero, o que mantienen en pie estatuas de sus figuras más relevantes, o que las lápidas de las iglesias o cementerios todavía no han borrado el recuerdo a los caídos, por supuesto, sólo a los de un bando.

LA LISTA DEL AGRAVIO

Los pueblos que mantienen calles o plazas dedicadas a José Antonio Primo de Rivera, según consta en la guía telefónica: Ablanque, Adobes, Alcuneza, Almonacid de Zorita, Anguita, Auñón, Budia, Casa de Uceda, Castejón de Henares, Cendejas de Enmedio, Chiloeches, Embid, Esplegares, Fuentelahiguera de Albatages, Garbajosa, Loranca de Tajuña, Muduex, Palazuelos, Rebollosa de Hita, Sacecorbo, Sayatón, Ventosa y Viana de Mondéjar.

Generalísimo o del Caudillo: Auñón, Budia, Casa de Uceda, Cendejas de la Torre, Chiloeches, Esplegares, Fuentelahiguera de Albatages, Gajanejos, Loranca de Tajuña, Mazuecos, Palazuelos, Quer, Sacecorbo, Sayatón, Taragudo, Valderrebollo y Viana de Mondéjar.

General Mola: Casa de Uceda, Castejón de Henares, Chiloeches, Fuentelahiguera de Albatages, Peñalver y Sacecorbo.

General Moscardó: Chiloeches.

General Sanjurjo: Esplegares.

General Muñoz Muñoz: Tendilla.

General Vives: Azuqueca de Henares.

General Queipo de Llano: Sacecorbo.

Ortiz de Zárate: Albalate de Zorita y Guadalajara (hospital provincial).

Avenida de los Caídos: Almonacid de Zorita.

Avenida de la Paz: Albalate de Zorita

Comunicado del Foro por la Memoria de Guadalajara.

«A Nadie se olvida, Nada se olvida»

Guadalajara retira calles a golpistas del 36. Un triunfo de todas las fuerzas democráticas

[FMGU 04/09/15] El día 4 de septiembre se ha aprobado en el pleno del Ayuntamiento de Guadalajara, retirar los nombres de las calles dedicadas a golpistas que permanecían en la ciudad.

Ha sido una larga lucha, la emprendieron hace muchos años compañeros que ya no están, nosotros hemos seguido su camino hasta hoy. No ha sido fácil. Nuestro respeto y agradecimiento a los compañeros concejales de Ahora Guadalajara que se han mantenido firmes y llevado bien las acciones hasta lograrlo.

Hemos de reconocer igualmente el voto positivo de los concejales del PSOE sin los cuales esto no habría sido posible. Hace apenas unos días falleció Juan Palomeque, un veterano socialista de toda la vida, republicano sincero que se puso a nuestro lado en esta lucha; no ha podido ver este día, pero hoy, sin duda, se habría sentido íntimamente orgulloso. El PP se ha quedado solo defendiendo a quienes fueron la trama civil del golpe franquista (el caso de Fernando Palanca y Gutierrez Orejón). Ciudadanos (C’s) con su abstención ha optado por facilitar la propuesta de higiene democrática que se planteaba, pero no nos engañemos con ellos, C’s, al contrario que la caverna representada por el PP, plantea pasar página lo antes posible de estos temas y sepultarlos en el olvido cuanto antes, esa y no otra es la razón de su abstención.

Para todos los que desde hace ¿Cuantos años? han venido luchando por lograr limpiar nuestras calles de este horror, esta noticia era largamente esperada. Es un triunfo de todas las fuerzas democráticas. En el fondo hay también un gran dolor, pues que en 2015 tengamos que luchar por estas cosas nos demuestra el tipo de país en el que vivimos, sometido en gran medida a la impunidad.

Hoy en nuestro corazón la esperanza se ha visto recompensada, esta situación era impresentable pero se llevaba prolongando demasiado tiempo, celebramos que se haya logrado un poquito más de justicia y que no tengamos que vivir bajo los nombres de los que arrojaron a nuestro país y a nuestro pueblo a una hoguera de horror y muerte.

El PP sigue impidiendo que se ponga una placa con los nombres de los centenares de asesinados en la fosa común del cementerio de la ciudad. No tienen vergüenza, pero esta situación indecente no puede durar mucho más. Cada día hay más personas que se dan cuenta de que las injusticias del presente están relacionadas con la impunidad del franquismo que persiste hasta el día de hoy.

Nos queda mucho por hacer, por construir, hay muchos sueños de paz y justicia que han de salir adelante todavía, entre todos lo conseguiremos.

Ahora Guadalajara
El Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara aprueba las dos mociones presentada por Ahora Guadalajara

A INICIATIVA DE AHORA GUADALAJARA DESAPARECERAN DEL CALLEJERO DE GUADALAJARA LAS CALLES DEDICADAS A GOLPISTAS

(Guadalajara, 4 de septiembre de 2015).- El Grupo Municipal de Ahora Guadalajara ha conseguido el apoyo del Pleno Municipal a excepción del Partido Popular, para eliminar de callejero de la capital las denominaciones puestas durante la dictadura franquista en homenaje a personas vinculadas con la sublevación militar y con la dictadura.

“Durante la transición se retiraron los nombres de las calles a los personajes más significativos de la dictadura, retomando sus denominaciones anteriores y por las que eran popularmente conocidas, sin embargo todavía hasta hoy permanecen en nuestro callejero nombres vinculados con la sublevación militar y con la dictadura, contraviniendo la Ley de Memoria Histórica”, explicaba José Morales, Portavoz del Grupo Municipal de Ahora Guadalajara.

Desde el Grupo Municipal manifestamos nuestra satisfacción por esta decisión del Pleno, 40 años después de la muerte del dictador, y tras diversos intentos realizados en anteriores legislaturas por los representantes de IU, y que siempre se habían topado con la oposición del Partido Popular “Es evidente que la pérdida de la mayoría absoluta está suponiendo algunos cambios en este ayuntamiento y haber sacado adelante esta moción a pesar de la negativa del Equipo de Gobierno es una claro síntoma” señalan.

Además de la eliminación de las denominaciones de Capitán Boixareu Rivera, General Moscardó Guzmán, Hermanos Ros Emperador, Gutiérrez Orejón, Fernando Palanca, y Plaza de los Caídos, la moción aprobada incluye realizar una consulta a través de asociaciones, colectivos y partidos políticos, para elegir las nuevas denominaciones y la colaboración del Ayuntamiento para facilitar los posibles trámites administrativos que puedan necesitar a los vecinos de las calles afectadas.

A INICIATIVA DE AHORA GUADALAJARA EL AYUNTAMIENTO INSTARÁ A LA JCCM A QUE CUMPLA CON SUS COMPROMISOS Y REHABILITE LOS EDIFICIOS DEL FUERTE DE SAN FRANCISCO

Morales: “Además de su rehabilitación, pediremos a la JCCM, que ponga en marcha un Plan de Empleo para ejecutar las obras”

La propuesta del grupo municipal Ahora Guadalajara en el Ayuntamiento de Guadalajara de retomar el proyecto de rehabilitación del Fuerte de San Francisco, ha sido aprobado por unanimidad en el Pleno celebrado esta mañana. La moción propone instar al Gobierno de Castilla–La Mancha a que retome el proceso de rehabilitación del Fuerte de San Francisco.

Hasta la fecha los dos únicos espacios recuperados son el espacio TYCE, la cripta y la Iglesia, esta última cedida tras su rehabilitación a la Iglesia Católica para su uso. Ahora Guadalajara busca con esta moción poner la atención y retomar un proyecto de máximo interés para la ciudad que en los últimos años ha quedado en el olvido y sobre el que poco se ha avanzado.

No cabe duda de que una obra de rehabilitación de estos edificios sería una fuente de generación de empleo, tanto durante la ejecución de las obras como posteriormente para dinamizarlos y mantenerlos adecuadamente, por eso desde Ahora Guadalajara insistirán para que esas obras se lleven a cabo mediante planes de empleo y programas que favorezcan a los parados de larga duración.

Guadalajara ciudad-refugio

AHORA GUADALAJARA PROPONE QUE NUESTRA CIUDAD SE SUME A LA RED DE CIUDADES-REFUGIO

A raíz de la iniciativa de la alcaldesa de Barcelona durante los últimos días muchos municipios españoles están mostrando su deseo de colaborar y tejer una red de ciudades refugio, dando respuesta a la grave situación de emergencia humanitaria que estamos viviendo.

Desde el grupo municipal de Ahora Guadalajara se ha llevado al pleno una petición para que Guadalajara se sume a esa red de ciudades refugio y muestre, como ya ha hecho en otras ocasiones, su solidaridad con los refugiados. Aprovechar los recursos existentes en el Ayuntamiento, contando con las organizaciones que en la ciudad trabajan en este ámbito y convocar al Consejo de Cooperación para dar una respuesta solidaria a las dramáticas situaciones que están viviendo miles de personas a las puertas de Europa.

Guadalajara sin golpismo ¿Por qué cambiar estas calles?

FMGU, 04/09/2015.- El grupo municipal de Ahora Guadalajara presenta este viernes 4 de septiembre, una moción municipal para la eliminación del callejero de varias calles con nombres de golpistas. Todo indica, que el grupo Ciudadanos, de quien depende que la moción prospere, rechazará la misma, o presentará una moción alternativa, en la cual, se pedirá que sea una “comisión de expertos” la que determine si esas calles incumplen o no, la llamada “Ley de memoria histórica”, como pide el texto de la moción presentada. Desde el Foro por la Memoria creemos que es una simple estratagema para dilatar en el tiempo una decisión y que de esta manera no se cumpla la ley, es decir, de evitar que no existan militares golpistas en nuestras calles. Es decir, para actuar en conciencia y en defensa de valores democráticos C’s necesita nombrar una comisión. Tiene sentido. Se alude también a otras excusas, como presuntas molestias a los vecinos. ¿Dudaria el grupo municipal de Ciudadanos si de una calle dedicada al ex teniente coronel Tejero se tratara, por ejemplo?, ¿Crearía en ese caso una comisión de expertos? Por cierto, ¿Quien nombraría esa comisión? ¿El alcalde?

El Foro por la Memoria considera que la sustitución de calles debería ser tomada con naturalidad y como un simple gesto de higiene democrática, sobretodo por parte de quien como el partido Ciudadanos pretende hablar de “regeneración democrática” y de “nueva política”. Pues bien, la regeneración comienza por los simbolos que nos represesentan a todos: Calles, plazas, monumentos y honores públicos, Los que se ha pedido que sean sustituidos no representan los valores democráticos, pues fueron todos ellos golpistas. 

Nos gustaría recordar que, hasta agosto de 1981, la plaza Mayor de Guadalajara se denominaba “plaza de José Antonio”, la calle Mayor, que nunca fue llamada por los vecinos de ninguna otra manera, usaba la denominación oficial de “Generalísimo Franco”. La calle Ferial, “División Azul” y nuestro querido parque de la Concordia, “parque de Calvo Sotelo”, entre otros. Apenas unos meses antes de este cambio, hubo un intento en España de golpe de estado, y a pesar de eso, e incluso de incidentes en el propio pleno en que se cambiaron, el cambio se produjo. Además no es la primera vez que se han cambiado calles por diversos motivos, y existe un protocolo que tanto correos como las admistraciones o entidades bancarias u otros organismos llevan a cabo con normalidad y sin problemas, pues se establece un periodo de transición para minimizar las molestias.  ¿Aceptarían ahora esas calles de 1981 en nuestro callejero? Nos gustaría saber su opinión.

Por su parte, el Partido Popular. defiende, según declaraciones a la prensa, que el debate sobre las calles de Guadalajara, está “cerrado desde 2009”, fecha en la que IU presentó una moción para retirar varias calles franquistas. En aquella ocasión, según nos recuerda el actual equipo de gobierno del Partido Popular, se llevó a cabo una “consulta popular” en la que fueron consultados presuntamente los vecinos de las calles afectadas, y que la supuesta respuesta de los vecinos fue masiva, un 96% a favor de mantener el nombre de las calles. La pretendida consulta fue contundentemente contestada por algunos de los vecinos, poniendo de manifiesto públicamente la impostura y la burla que representaba, Estas calles se mantienen con el uso de tales ridículas argucias por la incapacidad del Partido Popular de comportarse coherentemente como un partido democrático. Se comportan con temor y extraordinario recelo ante las exigencias de poner fin a la impunidad del franquismo y sus crímenes, una impunidad que se comprueba abiertamente cuando espacios públicos son dedicados como homenaje y ejemplo a criminales golpistas. Desde un punto de vista democrático, la Transición ha sido en este sentido, un fracaso; desde el punto de vista de los que necesitaron blindar la impunidad del régimen anterior para poder seguir influyendo en la vida española y condicionar sus destinos, la Transición está siendo un completo éxito..

¿Consulta popular o simple nostalgia de la “democracia orgánica?

En primer lugar, la misiva enviada por el alcalde no indicaba en absoluto la exposición de motivos por la que se pedía su cambio, Por otra parte, nos resulta curioso apelar a una consulta para en definitiva imcumplir una  Ley. Porque de incumplir una ley estamos hablando,  La ley 52/2007, llamada de memoria histórica. Una ley vigente y que como todas, hay que cumplir, ¿Por qué no somete el PP a referendum por ejemplo, si hay que pagar las multa o tasas municipales? El cumplimiento de la ley no se puede someter a referendum.  ¿Necesita el ayuntamiento un referendum para cumplir la Ley de Régimen Local? Por cierto, se trató un referéndum al que estaban convocados exclusivamente los cabezas de familia  ¿Nostalgia del Tercio familiar de las Cortes orgánicas franquistas? Además, los consultados fueron sólo los vecinos de las calles afectadas. ¿No afecta el nombre de una calle dedicada a un golpista, a todos los demócratas, vivan donde vivan? ¿No afecta por ejemplo, la existencia de una calle a Boixareu Rivera, a los vecinos de los pueblos de Lleida que el golpista arrasó a sangre y fuego a, mando de sus “Tiradores de Ifni? Algunos representantes públicos de Lleida (como el diputado de ICV Francesc Jané) ya protestaron en 2009 por este hecho e incluso el prestigioso diario conservador “Daily Telegraph” se hizo eco de ello con estupor, para vergüenza de nuestra ciudad.

En segundo lugar el Partido Popular ha afirmado que “existen destacados errores sobre algunos de los personajes cuyos nombres quieren eliminar los concejales de Ahora Guadalajara. Entre ellos, destaca Fernando Palanca, que fue alcalde de Guadalajara entre 1927 y 1928, pertenecía al partido conservador, y fue principal valedor de la reconstrucción del Canal del Henares”. Con ello demuestra sin duda, su ignorancia o mala fe. Es por ello que aportamos esta modesta biografía.

¿Era Fernando Palanca un golpista?

Fernando Palanca durante su época de alcalde: (AFGU-00008-00867-VD)

Fernando Palanca durante su época de alcalde: (Foto AFGU-00008-00867-VD)

Una de las más delirantes reacciones del Partido Popular ante la propuesta llevada al pleno ha sido decir que “existen destacados errores sobre algunos de los personajes cuyos nombres quieren eliminar los concejales de Ahora Guadalajara. Entre ellos, destaca Fernando Palanca, que fue alcalde de Guadalajara entre 1927 y 1928, pertenecía al partido conservador, y fue principal valedor de la reconstrucción del Canal del Henares” (Declaraciones al diario digital Guadalajara Diario 3-9-2015).

Como ya se explicó en la rueda de prensa en la que se presentó la moción,  no se trata de enjuiciar en ningún caso las acciones civiles o méritos previos del señor Palanca como alcalde o ingeniero, sino de la incompatibilidad de mantener su nombre a una calle en un estado democrático, a alguien inequívocamente miembro de la trama golpista que organizó la sublevación militar del 21 de julio de 1936, a alguien con un papel fundamental en la organización y desarrollo del golpe en nuestra provincia. Fernando Palanca participó en la trama golpista desde sus inicios y en ella era concretamente el miembro encargado, junto a al también militar retirado Antonio Bastos, de organizar a las milicias de voluntarios civiles. Durante el desarrollo del golpe en Guadalajara, desde su puesto en el gobierno civil golpista, fue uno de los encargados de dirigir labores de vigilancia y las detenciones en la ciudad, ejerciendo asimismo de enlace con la columna golpista de Garcia Escámez con la contactó para que acudiera lo más rápido posible a Guadalajara. Palanca representa en su persona una de las más abyectas responsabilidades criminales de aquella sedición, la parte civil. Como los otros políticos implicados Valenzuela y Arizcun, Palanca fueron los instigadores del golpe.

Retrato de Fernando Palanca, en una orla dedicada a los

Retrato de Fernando Palanca, en una orla dedicada a los “Caidos por Dios y por España” de Guadalajara”.

Estos datos son reconocidos incluso por los autores de los clásicos de la historiografía franquista como Joaquín Arrarás (Joaquín Arrarás Iribarren, Historia de la Cruzada Española, Tomo V, “El alzamiento: Alcalá de Henares, Guadalajara, Sigüenza, Cuenca”.Madrid Editora del Movimiento 1942, pag 55),  o aparecen recogidos en los testimonios de la Causa General (AHN), donde Palanca concretamente es citado en la declaración de Eduardo Delgado Piñar hijo del coronel Delgado (Causa General, Leg 1519 AHN). Pero por supuesto existen textos más modernos y académicos que exponen la participación del Fernando Palanca en el golpe de 1936: Luis E. Esteban Barahona “Guadalajara: 1936, una sublevación abortada”, en V Encuentro de Historiadores del valle Henares, Libro de actas: Guadalajara 1996. Pág. 338. o “Conspiración y alzamiento, principales modelos en Castilla La Mancha” en “La guerra civil en Castilla La Mancha. 60 años después”. Francisco Alía Miranda y otros. Universidad de Castilla La Mancha. 2008.  Pag 352-54
Como resumen, podríamos decir que no existe ni una sola publicación, ni artículo ni siquiera blog donde se hable del alzamiento militar en Guadalajara, que no cite a Fernando Palanca Martínez Fortún como uno de sus principales organizadores y protagonistas. Sólo para el portavoz del Partido Popular, Jaime Carnicero, Palanca no fue un golpista. Nos gustaría que citara sus fuentes. Le va a costar encontrarlas.

Por otra parte, queremos recordar que en otros lugares existen numerosísimos casos de personas, que siendo incluso consideradas “padres de la patria” o reunir méritos previos para merecer homenajes o reconocimientos institucionales,  estos les fueron retirados por su participación en golpes de estado o su colaboración con dictaduras. Por poner unos ejemplos:

El mariscal francés Philippe Pétain era considerado hasta 1944 un verdadero héroe nacional para Francia. Era el triunfador de la batalla de Verdún, un héroe de la primera guerra mundial. Sin embargo, en 1940 entregó la nación a los nazis, y presidió un gobierno colaboracionista con la ocupación alemana que cometió numerosos crimenes. Tras la liberación de Francia, Pétain fue declarado un felón, un traidor a la nación, juzgado y condenado, y todos los honores de que gozaba su figura, en estatuas, calles etc, fueron retiradas de las calles dedicadas a su memoria y todo ello sin necesidad de ninguna comisión de expertos.

En 2011, en el 50º aniversario de la muerte del escritor francés Louis-Ferdinand Céline, las instituciones culturales francesas estaban organizando importantes celebraciones conmemorativas, pero el gobierno (de derechas) las canceló por el pasado antisemita de Céline y por su colaboración con la ocupación nazi. Uno de los máximos responsables del gobierno de Sarkozy declaró que “era un gran escritor pero sus ideas eran repugnantes y absolutamente incompatibles con los valores que sustentan a la República francesa”.

El escritor noruego Knut Hamsum, premio nobel de literatura (1920),  era uno de los escritores más afamados y admirados de su país,  sin embargo, la popularidad y gloria de que gozaba, quedaron completamente truncada por su apoyo decidido a la ocupación nazi de su país, que le llevó incluso a viajar a Alemania para visitar a Hitler. Hoy en dia se sigue estudiando, pero inevitablemente su valía literaria es citada junto a su traición e infamia, No es un gesto de “revanchismo” ni nada parecido, es de nuevo “higiene democrática”

Los países de nuestro entorno democrático, muchos de ellos gobernados por la derecha, tienen claros estos conceptos, Sin embargo algo pasa con el Partido Popular español. Algo que nos hace recordar el fracaso de la “reinserción” de franquistas en nuestra democracia. No olvidemos que Alianza Popular fue fundada por varios ministros de Franco, Algo habrá quedado.

¿Y las otras calles solicitadas?

Luciano Gutiérrez Orejón era un policía miembro del cuerpo de seguridad y vigilancia. El 21 de julio de 1936 estaba de guardia en el gobierno civil y se unió a los golpistas, participando en la detención del gobernador Miguel Benavides Shelly. (Informe del gobernador Civil de Guadalajara, Miguel Benavides Shelly, al director General de Seguridad, agosto 1936, CDMH PS-madrid 446 exp 66). 

Los hermanos Rómulo, Justo y Manuel Ros Emperador eran tres militares que secundaron a los golpistas. Sus nombres han sido rescatados de la prensa de la época: La concesión de una calle a su memoria tuvo lugar en por acuerdo municipal el 20/10/1954. (Francisco Viana Gil, “Calles de Guadalajara” Patronato Municipal de Cultura, 1988, pag 63).            IMG_5286 (1)

José Boixareu Rivera se unió voluntariamente a la sedición y mandando tropas mercenarias africanas  participó, entre otras, en la cruenta toma de las localidades ilerdenses de Tárrega, Concavellas, Torrefeta y Vicfred, municipio, este último, donde murió en 1939.  Además, el ayuntamiento mantiene público su homenaje como “hijo predilecto PRESENTE”.   (Infome sobre la concesión de la Medalla Militar individual BOE del 4-4-39, pagina 1934; Artículo en Nueva España (Nueva Alcarria)  28-8-1939 sobe su nombramiento como hijo predilecto ¡Presente! de la ciudad de Guadalajara y Archivo General Militar de Segovia, Expediente personal José Boixereu [sic] Rivera).

Miguel Moscardó de Guzmán, hijo del coronel Moscardó, fue un militar destinado en Ceuta que se unió a la sublevación militar de 1936. Tras cruzar el estrecho, al mando de tropas Regulares participó en la campaña de Extremadura y posteriormente en Toledo y frente norte. En 1953 fue nombrado gobernador civil de Guadalajara. (No fue el primer gobernador franquista como algún medio erróneamente ha citado e incluso puesto en nuestra boca).

La plaza de los Caidos, cuyo nombre fue modificado en 1981 añadiendole “en la guerra civil”, presuntamente para referirse a todos las víctimas de ambas  zonas,  Aunque el término “caidos” fue amplia y previamente usado antes de la guerra civil, es innegable que desde 1939 el uso ha sido exclusivamente para referirse a  los muertos de los sublevados. Se mantuvo esta denominación ante la notoria incapacidad de las autoridades de la época para afrontar el problema de cómo dirigirse y denominar a las víctimas. Pero si entonces se trató de incapacidad, la actual actuación del Partido Popular es la de justificar a los franquistas «comprendiendo su actuación» y solventar las dificultades de imagen que esto les pueda provocar callando o dejando las cosas como están.

Es hora ya de que la ciudadanía diga basta y las instituciones democráticas recuperen su dignidad.