Archive

Tag Archives: represion franquista

Joaquim Soms, sentado al piano, en su casa de Pineda de Mar. (octubre 2011). Copyright Foro por la Memoria

Joaquim Soms, sentado al piano, en su casa de Pineda de Mar. (octubre 2011). Copyright Foro por la Memoria

Fue combatiente en la 138 Brigada Mixta, desplegada en Gárgoles y Abánades (Guadalajara) en 1937-38. 

http://youtu.be/lhOK607OYfQ

Joaquim Soms, compositor y ex combatiente en la 33 División republicana desplegada en el frente de Guadalajara en 1937-38, ha fallecido en la localidad barcelonesa de Pineda de Mar, donde nació hace 98 años.

En octubre de 2011, miembros del Foro por la Memoria tuvimos ocasión de visitarle y entrevistarle en su propia casa, donde nos agasajó al piano con una interpretación de la sardana “Catalans a l’Alcarria” compuesta en Brihuega en 1938.

La entrevista se centró en sus vivencias durante la guerra civil española en Guadalajara, primero como enfermero en la 138 Brigada Mixta republicana, con base en Gárgoles de Arriba, y luego como director de la banda de música de la 33 División del EPR. Durante este periodo realizó muchas composiciones, especialmente sardanas, dada la composición mayoritariamente catalana de las brigadas de la citada división, y entre ellas destaca la sardana “Catalans a l’Alcarria”, que tuvo un éxito fulgurante entre todos los combatientes catalanes en el Ejército del Centro, y que fue estrenada en el teatro Calderón de Madrid en 1938 en presencia de autoridades como el general Miaja o Jaume Miratvilles. La citada sardana le costó posteriormente un año de prisión en campos de concentración franquistas, por ser considerada un “himno separatista”.
En la posguerra, Soms siguió tocando y componiendo música catalana , llegando a la cifra de más de 600 sardanas y varios centenares de habaneras. En los años 80, formó con otros excombatientes catalanes la asociación de veteranos “Catalans a l’Alcarria”, con la que visitó Brihuega, Gárgoles y Abánades, aunque en ninguno de estos sitios tuvieron ningún homenaje institucional estos veteranos.

Guión de la asociación de ex combatientes catalanes en los frentes de Guadalajara. Joaquim era su último representante vivo. (Copyright Foro por la Memoria)

Guión de la asociación de ex combatientes catalanes en los frentes de Guadalajara. Joaquim era su último representante vivo. (Copyright Foro por la Memoria)

Joaquím nos dejó ejemplo de su vitalidad y buen espíritu, pues a pesar de su avanzada edad seguía componiendo y estrenando nuevas sardanas. Ha sido el compositor catalán en ejercicio más veterano y longevo. El amor a la libertad le llevó, como a otros catalanes, a luchar en tierras de Guadalajara por la libertad de todos. Y el amor a la música, y sobretodo a su querida tierra, Catalunya, a mantener su espíritu apasionado por la vida y el arte, hasta el final.
Desde Guadalajara, queremos expresar nuestro sentido pésame a sus amigos, como Eugeni Pont y a sus familiares y sobretodo, a su querida esposa que tan amablemente nos recibió. Nuestro más profundo respeto y admiración al propio Joaquim a quien nunca estaremos suficientemente agradecidos por honrarnos con tan bella composición, que ha perpetuado en la memoria de muchos catalanes, como ejemplo de su sacrificio y lucha en nuestra tierra, por defender la justicia y la libertad: Esperamos algún dia que nuestras autoridades provinciales lo sepan reconocer pública e institucionalmente.  Compañero Joaquim, tu sardana siempre será recordada como un himno propio por el Foro por la Memoria de Guadalajara y por nuestros compañeros el Forum per la Memoria Popular de Catalunya..

 

Descansa en paz Joaquim.

Fragmento de la Sardana Catalans a l’Alcarria y entrevista (Octubre 2011)

http://youtu.be/lhOK607OYfQ

http://www.memoriaguadalajara.es/

 Canuto Pedro Marcos Centenera, veterano militante de la CNT. 

 Ha fallecido a los 92 años de edad.  Fue enterrado el pasado dia 10 de octubre.

Crónica y fotos: Xulio Garcia Bilbao

Canuto, al poco de alistarse en la 49 Brigada Mixta.

Pedro, como le llamaba su familia, fue primero miliciano en el Batallón Rosemberg, y posteriormente soldado de la 49 Brigada Mixta, ambas unidades creadas en Guadalajara.  Posteriormente fue sargento de tanques, hasta el final de la guerra. Tras la contienda estuvo preso en un Batallón penal en Teruel.  

Su hermano de Emiliano Marcos Centenera, militante como él, de la CNT, fue fusilado en marzo de 1940. 

Nos ha dejado un gran luchador. Le despedimos en el cementerio de Guadalajara rodeado de banderas rojinegras. Ha sido enterrado junto a su hermano en el cementerio civil de Guadalajara.  El féretro, cubierto con una bandera de la CNT y otra republicana, fue transportado a hombros por militantes de la CNT. Julián Vadillo Muñoz le dedicó unas palabras en nombre de la central anarcosindicalista y del Foro por la Memoria. 

Entierro de Canuto, llevado a hombros por sus compañeros de CNT y acompañado por su viuda y familiares.

Echaremos de menos a este querido compañero.  Que la tierra te sea leve.

Entrevista en video realizada a Canuto por el Foro por la Memoria (Fragmento)

http://www.youtube.com/watch?v=mqnxxmAYy5M

———–

Artículo del periódico CNT de noviembre de 2009

Seré anarquista toda la vida” Una militancia anarquista en Guadalajara

Canuto Pedro Marcos Centenera

Cronica: Julián Vadillo Muñoz

Fotos: Xulio Garcia Bilbao

Son 90 años los que jalonan la vida de este anarquista. Pelo blanco, mirada alegre y muy dicharachero. Sentado en su sofá y junto a sus dos muletas, pues hace unos años que las piernas le dan la lata a la hora de caminar. Pero a medida que se conversa con él se ve que las ganas de luchar y la confianza en un presente y futuro libertario no las han aniquilado toda la represión y las desgracias que ha tenido en su vida.

Canuto Pedro Marcos Centenera (aunque a él le gusta que le llamen Canuto) nació en  Guadalajara un 19 de enero de 1920. Sus padres, cercanos a la UGT, eran originarios del pueblo guadalajareño de Tórtola de Henares. Recuerda su infancia, que fue de mucha necesidad, hambre y miseria. La vida de la España del momento era muy difícil. Con apenas 8 años tuvo que empezar a buscarse la vida: daba de comer a los cerdos, recogía leña del monte, etc. No había derecho para la educación de los pobres. Siempre fue un aficionado a las vaquillas y al toreo y recuerda como jugaba con sus amigos en el barrio de El Chorrón.

Canuto (de pie), junto a otro compañero, en el invierno de 1936.

Su vinculación a la CNT viene ya en los años republicanos, cuando contaba con unos 14 años. Y fue por influencia de su hermano, Emiliano Marcos Centenera, que fue uno de los impulsores del sindicato en la capital alcarreña. Recuerda como en aquel tiempo la gente estaba mucho más unida, como en las manifestaciones la UGT y la CNT iban de la mano. Como el anarcosindicalismo impulso una pequeña escuela en San Estaban. Allí tenían una amplia biblioteca donde pudieron leer a los clásicos.

Al sublevarse los militares contra la República tiene que salir hacía El Clavín (una zona de Guadalajara) Recuerda como se refugiaron los militares en el Alcázar y un primo suyo, militar republicano, informa a las fuerzas leales a su llegada a Guadalajara. Ortiz de Zárate, el militar rebelde de Guadalajara, es ejecutado por las fuerzas leales.

Canuto se enrola en las milicias y el 2 de agosto parte con el Batallón Rosemberg hacia Sigüenza. Retroceden por la pérdida de la ciudad de El Doncel. Tras la militarización forma parte de la 49 Brigada Mixta, que era mayoritariamente comunista. Entra en combate en la batalla de Guadalajara, si bien no está en el epicentro de la lucha, ya que su unidad estaba más cerca de Jadraque.

Tras la Batalla de Guadalajara pasan a Don Benito, donde la sed corría a toda la tropa. Un teniente  comenzó a beber agua y al querer hacer lo mismo Canuto, el teniente se la quita. Ni corto ni perezoso Canuto le asesta un cabezazo al teniente. Aprovechan ello para darle la baja por menor de edad.

Vuelve a Guadalajara pero se vuelve a enrolar y le manda a Archena (Murcia), a la Academia de Fuerzas  Blindadas. Allí estuvo mes y medio instruido por profesores soviéticos. Salen para Nules, pero les  sorprende el corte que la zona republicana tiene a la altura de Vinaroz. La salida se hace pues a Extremadura. En eso Canuto asciende en el Ejército Popular de la República y alcanza el grado de sargento.

El final de la Guerra le coge en Levante y trata de ir a Valencia primero y luego a Alicante para partir al exilio. Al estar atrapados va hacia Almansa. Una frase de Canuto es conmovedora: No se puede expresar con palabras cuando vi el primer Tercio y la bandera de los sublevados. La Guerra se ha perdido. Fue retenido y agredido, pero pudo escapar. Llega hasta Aranjuez. Allí se encuentra con su paisano Agustín Yela. Recuerda el hambre que pasó.

A su vuelta a Guadalajara comienza el calvario de Canuto. La represión se comienza a cebar con los elementos que han luchado al lado de los leales. Y ellos son anarquistas. Un tío suyo es ejecutado. Pero quizá la muerte más sentida para Canuto fue la de su hermano Emiliano. El 9 de marzo de 1940 es ejecutada la pena de muerte que sobre el pesada. Estaba preso en Guadalajara. Fueron a llevarle comida y le dijeron que lo habían trasladado. Preguntó donde, pero no obtuvo respuesta. Canuto sabía que lo habían matado. Baja al cementerio y le dicen que allí no está.

Emiliano Marcos Centenera, hermano de Canuto asesinado el 9 de marzo de 1940, en las tapias del Cementerio de Guadalajara, a los 25 años. Era soldado de aviación y dirigente de la CNT

Sube al Ayuntamiento de Guadalajara y le dicen que efectivamente ha sido ejecutado esa mañana y que su cuerpo está en el cementerio. El dolor que sentía no se podía expresar. Va a recoger dinero para poder comprar un caja para su hermano. Se lo facilita su novia (hoy su compañera). Reconoce a su hermano. Recuerda de forma triste (y que todavía nos llena de rabia) como cuando enterraban a Emiliano, el cura y los falangistas de Guadalajara se reían. Después de esto ¿hace falta preguntar para qué sirve la memoria histórica?

Placa dedicada por Canuto a su hermano asesinado en 1940: Fue varias veces vandalizada por fascistas y restaurada por Canuto.

Aun así Canuto esta un año tras la Guerra en Guadalajara. Es movilizado y, al estar fichado por anarquista, lo llevan a Teruel, a un Batallón de Trabajadores. En Teruel estuvo 2 años, con más de 1000 guadalajareños. Allí conoció a otros anarquistas. Uno, que aun vive en Francia, todavía conserva su amistad. Y me mostró fotografías de aquel momento.

Canuto ( señalado con un circulo) durante su estancia en un batallón de castigo en Teruel, como muchos jovenes defensores de la República que tuvieron que además hacer la mili castigados en batallones penales

Vuelve a Guadalajara y se coloca como camarero. Luego pasa a trabajar en la construcción. Recuerda como los falangistas le insultaban y escupían. Le dijeron que le iban a hacer lo mismo que a su hermano. Los falangistas hicieron que Canuto durmiera más de una noche en el campo.

Siguió manteniendo contacto con miembros de la CNT alcarreña. Recuerda como en 1942 detuvieron a unos cuantos. Se salvó por poco de quema. Aun así son años de terror y miedo. Eso paralizó cualquier intento de reestructurar nada.

Cuando murió Franco sintió alegría. Pero no tanta por verle morir en la cama. Como todos los represaliados soñaban con derribar al dictador en vida y que diera explicación de su criminal conducta contra la humanidad.

Participó de la reestructuración de la CNT. Pero todavía le atenazaba el miedo de la dictadura, por lo que su compromiso no fue tan alto.

Este anarquista de 90 años sigue fiel al ideal. Considera que la democracia no tiene seriedad. Cree que hay una falta de escrúpulos en los sindicatos y que tan solo se salva la CNT. Las opiniones del PP le enfadan muchísimos. Son los neofranquistas llenos de corrupción.

Cuando hace unos años retiraron las estatuas de Franco y José Antonio Primo de Rivera de Guadalajara (campaña que estuvo impulsada por la CNT) sintió alegría. ¿Cómo no la iba a sentir, si de las calles alcarreñas desaparecían el ejecutor de su hermano (y de tantos miles de compañeros) y el inductor ideológico de esos crímenes?

Canuto, acompañado de sus familiares, una de las últimas veces que acudió al Primero de Mayo

Su solución sigue estando en el anarquismo. En él ve la única salida en nuestra sociedad. Por ello cree que tenemos que dar más de sí. Su opinión es que hay que afearles la actitud a CCOO y UGT

Seré anarquista toda la vida” sentencia. Y nosotros contigo, compañero.

http://www.memoriaguadalajara.es/

Reseña: LA REPRESIÓN SOBRE UN PUEBLO. DURÓN EN LA MEMORIA (1936-1939)

Poco a poco se va completando interesante e importantes estudios sobre la represión franquista. A las grandes obras, y dejando a un lado los debates sobre si lo que existió fue un holocausto, un genocidio o un régimen de terror, se van uniendo estudios locales donde se muestra cual fue realmente la dimensión de esa represión. Nos encontramos con pueblos donde no pasó nada durante el periodo bélico pero que tras la contienda sufrió la represión de los vencedores. Porque una cosa si que tiene que ir quedando meridianamente clara para afrontar nuevos estudios. Tras el último parte de guerra del 1 de abril de 1939, en España no se instaura la paz sino la victoria.

Uno de los pueblos que nos muestra perfectamente la labor de “limpieza” que el franquismo se propone es el guadalajareño de Durón. Y la recuperación de esta memoria se la debemos a P. Carlos Paramio y su obra Durón en la memoria (1936-1939). Carlos Paramio no es nuevo en estas lides de la recuperación de la memoria. En el año 2010 editaba la que hasta ahora es la obra más voluminosa sobre la represión en la provincia de Guadalajara: La represión franquista en Guadalajara. Esta última escrita junto a Pedro y Xulio García Bilbao, fundadores e impulsores del Foro por la Memoria de Guadalajara. En la obra sobre Durón, editada también por la editorial Silente, Paramio nos adentra en la historia de su pueblo que es también la historia de su propia familia.
Durón es un pequeño pueblo de la provincia de Guadalajara, cercano a otros núcleos de población más importantes de la zona como Trillo, Cifuentes o Sacedón. Como casi todos los pueblos de la provincia estaban fuertemente influenciados por el caciquismo que el Conde de Romanones imponía a Guadalajara. Al proclamarse la República, Durón comenzó a atisbar algunos conatos de modernización, si bien de forma muy lenta, como en casi todos los pueblos de Castilla. En aquellos momentos comienza a desarrollarse un movimiento obrero plasmado en el desarrollo de sociedades de la Unión General de Trabajadores. También, y casi coincidiendo con las elecciones de 1936, existía en la población una pequeña agrupación de Izquierda Republicana.
Durante la Guerra Civil, Durón hizo lo que se realizó en casi todos los pueblos de la retaguardia republicana. El Ayuntamiento o Consejo Municipal lo detentó las organizaciones existentes del Frente Popular, se desarrollaron colectivizaciones, se gestionó directamente la sociedad y la economía, etc. Inexistentes fueron los casos de represión en aquellos momentos (tan solo unos casos y donde no existía responsabilidad de gente del pueblo) e incluso se cuidaron de que no existiese una destrucción de su patrimonio artístico. Incluso a pesar de la cercanía de las zonas de conflicto en la provincia de Guadalajara, Durón solo representó un lugar de refugio para decenas de personas que huían del terror.
Razones había de sobra para que nadie temiese que les sucediese algo tras el conflicto bélico. Pero Carlos Paramio nos muestra bien que tras la Guerra Civil el pueblo sufrió una terrible represión. No solo por el encarcelamiento y ejecución de algunos de sus vecinos. Sino por la imposición del miedo que el régimen franquista desarrolla. Los casos que plasma Carlos, perfectamente sostenido por documentación que reproduce en la obra, muestra hasta que punto la vesania del fascismo se impone.
Sin embargo, hasta hace poco, el pueblo de Durón todavía tenía placas conmemorativas para “los caídos por Dios y por España”. Placas que se reproducen en decenas de pueblos de la provincia de Guadalajara. Por el contrario, para las victimas republicanas, solo les cubre un manto de olvido, que hacen que obras como las de Carlos Paramio sean de enorme trascendencia e importancia.
Sin embargo todavía nos queda por pulir algunas cosas. No solo han sido cuatro décadas de represión en España. Han sido también tres décadas largas de desmemorias y de lugares comunes, que en muchas ocasiones nos hacen generalizar cuestiones que no dejaron de ser anécdotas o excepciones. Por la obra de Carlos conocemos como el desarrollo de las organizaciones del Frente Popular en Durón fue tardío. A excepción de la Casa del Pueblo, poco más existió en Durón hasta el inicio de la Guerra. Con la guerra se desarrollan estructuras hasta entonces desconocidas. Surge el PCE, encabezado por la mayoría de estos ugetista, y la CNT, la otra gran organización sindical de la España republicana. Y es en este aspecto donde el libro de Paramio establece conclusiones generales a partir de aspectos particulares del pueblo, lo que puede incitar a la confusión y a la deformación de una historia ya de por sí trágica.
No se nos oculta que en la retaguardia republicana quedaron muchos elementos partidarios del golpe de Estado. Falangistas, derechistas que se valieron de las propias organizaciones frentepopulistas y que tras la guerra actuaron como delatores. La Quinta Columna estaba organizada y muchos de sus integrantes tenían carné de diversas organizaciones de izquierda.      En el pueblo de Durón, la CNT fue fundada por elementos derechistas, que tras la Guerra actuaron como chivatos y agentes del franquismo.
Pero esta cuestión no nos puede llevar a afirmar, como hace Carlos en el libro, que si se produjo esta situación fue por una política de puertas abiertas de la CNT y por una visceralidad anticomunista (como se afirma también en algunas otras). Estas afirmaciones categóricas caen por su propio peso cuando investigamos la propia historia del movimiento libertario. Y ante ellos podemos considerar algunas cuestiones:
A la CNT no le hacía falta una política de puertas abiertas para afianzar sus estructuras, pues era el sindicato mejor establecido en España, y que antes de la Guerra aglutinaba a casi 1500000 de trabajadores. Quizá otras organizaciones podrían haber optado más por ella, pues las estructuras sindicales estaban plenamente establecidas en España.
Durante la Guerra Civil la CNT, a través de sus plenos y comicios (se pueden consultar en los diversos archivos del movimiento obrero) se dotó de mecanismo para intentar evitar la infiltración en sus filas. Por ejemplo se establecieron dos tipos de carnet: uno color marrón, que era el de toda la vida de la organización, y otro rojinegro que se le daba a todos aquellos que se afiliaron tras julio de 1936. Una política de seguridad para tener controlados a los nuevos afiliados. Igualmente un acuerdo organizativo establecía que solo podrían tomar cargos en la organización aquellos militantes que tuviesen una antigüedad, como mínimo, tres meses anterior al golpe de Estado. Solo en casos contados no se cumplió este punto.
Decir que la CNT afiliada a derechistas por visceralidad anticomunista es como decir que el PCE lo hacía por visceralidad antianarquista. Ambas afirmaciones que no se sostienen.

    Quiso la casualidad que en Durón un derechista desarrollará (muy tardíamente) las estructuras de la CNT. Y que se valió de ella para coger cargos de responsabilidad y luego actuar conforme a sus ideas al finalizar la Guerra. Pero esa política de infiltrados en diversas organizaciones no fue exclusiva de la CNT. Tres ejemplos:
En la ciudad de Alcalá de Henares, la mayoría de los derechistas y quintacolumnistas que se presentaron como tal a la finalización del conflicto, habían estado afiliados a la UGT.
Uno de los delatores de más renombre en este país fue Roberto Conesa, después “supercomisario”, que estuvo afiliado a las JSU durante la Guerra Civil en Madrid.
La mayoría de los derechistas en Aragón se afiliaron al PCE, por la sencilla razón de que este partido defendía la propiedad frente a la política de colectivización animada por la CNT (y también por la UGT)

    La conclusión es que no se pueden establecer categorías, conclusiones tan tajantes sobre lo que sucedió. No existió una política de puertas abiertas en la CNT. No fue la organización de los quintacolumnistas.

    Aun con todo estamos ante una obra de investigación seria, trabajada, en la línea de cómo se tiene que investigar. El caso de Durón es un ejemplo más de lo que sucedió en España en la larga noche de la dictadura. Felicitar a Silente por el trabajado de edición, al Foro por la Memoria de Guadalajara por dar cobertura a estos hechos, y a Carlos por su trabajo de investigación animando a seguir por esta línea. Recomiendo comprar y leer el libro. Todavía quedan muchos “Durones” que recordar.

Julián Vadillo Muñoz

PRESENTACIÓN DEL LIBRO: “DURÓN EN LA MEMORIA (1936-1939)

 

 

Durón (Guadalajara), día 1 de septiembre de 2012.

Nueva publicación del Foro por la Memoria de Guadalajara . ‘Durón en la memoria 1936-1939.’De nuestro compañero Carlos Paramio. Impresionante trabajo documentadísimo sobre los acontecimientos ocurridos en Durón durante la guerra y posguerra.

Carlos Paramio Roca es miembro del Foro por la Memoria de Guadalajara y coautor de “La represión franquista en Guadalajara” (2010), en colaboración con Pedro A. García Bilbao y Xulio García Bilbao. El libro fue prologado por Mirta Núñez Díaz-Balart

El acto de presentación de este nuevo libro del Foro por la Memoria de Guadalajara tuvo lugar en el Centro Social de Durón, y corrió a cargo de la Bibliotecaria de la locakidad Carolina Delgado y el presidente del Foro por la Memoria de Guadalajara y prologuista de la obra, Pedro A. García Bilbao. Al acto asistió numeroso público.

 

http://www.silente.eu/CF/?p=130

http://www.memoriaguadalajara.es/

El autor, Carlos Paramio, (dcha) conversa con el presidente del Foro por la Memoria, Pedro García, antes de la presentación.

Pedro Garcia, Carlos Paramio y Carolina Delgado al inicio del acto.

El salón del centro Social de Durón durante la presentacion.

La presidenta de Honor del Foro por la Memoria de Guadalajara, Emilia Cañadas (izda), asisitió, junto a otros miembros del Foro, a la presentación. Emilia, hija del alcalde fusilado de Guadalajara Antonio Cañadas, fue citada varias veces para agradecer su presencia en el acto.

P. Carlos Paramio Roca, junto a un ejemplar de su libro.

El autor firma ejemplares de su obra

Militantes del Foro por la Memoria de Guadalajara asistentes a la presentación, rodeando al autor

 

 

 

 

 

 

 

 

GUADALAJARA: NUESTRAS TRECE ROSAS

Presas políticas en la cárcel de Mujeres de la calle Martín Puebla de Guadalajara. Copyright: Foro por la Memoria de Guadalajara.

Entre abril de 1939 y finales de 1944, un total de 822 personas fueron fusiladas por los franquistas en las tapias del Cementerio de Guadalajara. Aún seguramente sin existir una lista previa de personas que iban a ser asesinadas, eran muertes muy ambicionadas por los golpistas, pues formaban parte de un proyecto criminal de exterminio contra los demócratas proyectado antes incluso del golpe de estado y que en el caso de nuestra provincia, tuvo que esperar en algunos casos hasta tres años para poder ser llevado a cabo en su totalidad, debido a que la guerra lo retrasó. Durante el desarrollo de la guerra, los golpistas tuvieron que conformarse con las zonas de nuestra provincia bajo su dominio y con castigar a la población con otros tipo de muertes indiscriminadas, como los bombardeos o la hambruna. 

Una vez finalizada la guerra civil, el nuevo régimen fascista necesitaba sembrar el terror y para ello, puso inmediatamente a disposición de la maquinaria asesina de las Auditorías de Guerra, todos los medios que fueron necesarios para llevar a cabo su tarea. Quienes juzgaron a los que se opusieron en mayor o menor medida a un golpe de Estado, adoptaron, para hacer más creible y terrorífico el castigo a la población, la apariencia de un Tribunal, usaron los edificios más nobles de nuestra ciudad, (Diputación, Palacio de La Cotilla), y se dotaron a sí mismos de un aire de apariencia judicial al empeñarse en llamar “sentencias”, lo que eran sino simples e ilegales crímenes de guerra.

Entre las 1330 víctimas mortales de la represión franquista de las que hasta la fecha tenemos conocimiento relacionadas con nuestra provincia, las 822 personas fusiladas en el Cementerio de Guadalajara conforman el colectivo más llamativo y ha sido identificadas en su totalidad gracias al acta levantada por sus asesinos. Otros muchos asesinados, de los cuales tenemos contabilizados 71 hasta la fecha, fueron directamente asesinados y arrojados como perros a fosas clandestinas o quedaron directamente insepultos, a la intemperie. Una lista que se va ampliando poco a poco a medida que avanzan nuestras investigaciones. A esta lista de víctimas, habría que añadir, para poder tener un censo total, a los fallecidos en la cárcel, los deportados a los campos nazis, los torturados hasta la muerte, etc etc.

Todos estos datos, que parecen simples estadísticas, encierran cientos de historias de entrega en la lucha por la libertad, de resistencia frente al golpísmo y de lucha por la justicia social. Historias que intentaremos sacar a la luz.

Hoy queremos destacar de entre esas historias, a las de las mujeres, pues la destrucción de la democracia por el régimen franquista supuso para ellas una pérdida total de derechos y libertades. El régimen quiso ensañarse especialmente con la mujer, pues durante la IIª República, los avances, empezando por el del derecho al voto, fueron especialmente significativos para ella. Si todos perdimos con la llegada de la dictadura, las mujeres perdieron el doble. Para conocer el profundo rechazo que despertaban entre los enemigos de la democracia los avances sociales en las libertades de la mujer, no hay más que leer cómo son calificadas en los textos pro golpistas las mujeres que elegieron la defensa, incluso con las armas en la mano, de las libertades de todos. Sirvan estos textos como ejemplo de lo que indicamos: 

“A medianoche, en toda la carretera de Aragón es incesante el paso de camiones y automóviles que conducen caravanas de milicianos y mujerzuelas”
Joaquín Arrarás “Historia de la Cruzada Española.” Alcalá de Henares y Guadalajara, Volumen V. Tomo XIX  Ediciones españolas 1941.pag 48
“Las milicianas nos ofrecían todas sus exhaltaciones, todas absolutamente todas. Muchas de ellas, sobre la carne, se habían colocado el mono y sobre el mono, se enroscaban en caricia perversa, al hombre que encontraban al lado. Y le ofrecían sus gritos, sus greñas, su olor acre.  Los milicianos borrachos de vino, de calor y de lubricidad, se dejaban querer por las milicianas. Y juntos milicianas y milicianos – enarbolábamos los gritos, las blasfemias, las procacidades como banderas.”
¡Guadalajara, heroica y mártir! Luis Montán. Libreria Santarén Valladolid, 1938  pag 12. 
Los de la CNT procedían de las capas sociales más ínfimas de los barrios bajos de Madrid y se hicieron acompañar del hampa femenina, de la hez de los lupanares, mozas dominadas por los más asquerosos vicios, entregadas desde niñas a las más bajas pasiones.
“De Sigüenza a Madrid, pasando por Guadalajara. Apuntes para la historia de la sangrienta y bestial actuación de la horda roja. Años 1936 y 1937” Enrique Sánchez Rueda. Sigüenza 1940
 Esta lista nos centraremos en las que fueron asesinadas en el Cementerio Municipal de Guadalajara. Podríamos haber añadido a la lista, las 15 fallecidas en prisión, como Prudencia Castillo, de 50 años, natural de Yunquera de Henares, fallecida en el campo de concentración de Saturrarán (Guipúzcoa); a las asesinadas en los numerosos bombardeos de la provincia, como Tomasa Sedán de Peñalver; a las fallecidas en sus domicilios tras pasar diversas visicitudes, o a los cientos de mujeres encarceladas, deportadas, vejadas, perseguidas, multadas, torturadas, violadas, rapadas, o a las simples luchadoras que tuvieron que sacar adelante a sus familias en solitario, tras perder a sus maridos o familiares masculinos. Las más de 7000 sentencias que nos han llegado de la represión en nuestra provincia, son sin duda un terrible testigo de las formas más abominables de persecución y vejación hacia todos los demócratas y muy especialmente hacia la mujer.

Las asesinadas en el Cementerio Municipal, son casualmente trece, igual que las conocidas jóvenes de las JSU masacradas en el cementerio del Este de Madrid. Honremos pues, a nuestras particulares 13 rosas, las trece mujeres asesinadas en el Cementerio de Guadalajara entre 1939 y 1944.

Tras echar una simple mirada a sus sentencias, lo primero que nos llama la atención, es que todas ellas coinciden en algo, y es que en sus sentencias su oficio aparece reflejado con la conocida denominación de “sus labores” (s.l), esa denominación tan injusta y machista que durante la dictadura era usada para denominar al papel relegado a la mujer, que era exclusivamente el de las tareas del hogar. Todas las asesinadas, menos una, eran de la provincia de Guadalajara. La más joven de todas ellas, fue Valentina Lázaro Santos, de Auñón, de 22 años. Sólo dos poseían filiación política, las dos al PCE usandose calificativos muy comunes en alguna otra, como “izquierdista” en otras. El lugar de origen de las fusiladas es el siguiente: Armuña de Tajuña (1), Auñón (5), Brihuega (1), Budia (1), Espinosa de Henares (1), Hontanillas (1), Matellana, (Zamora) (1), Moratilla de los Meleros (2):

He aquí sus nombres:

Díaz López, Dolores:

23 años, soltera, profesión: s.l. Natural de Brihuega. Condenada por adhesión a la rebelión. Fusilada en Guadalajara, Cementerio Municipal (04/06/1940) Causa nº1921-39 (Guadalajara, 30/11/1939)

Fernández Fernández, María:

26 años, casada, profesión: s.l. Natural de Matallena (Zamora), domiciliada en Guadalajara. Condenada por adhesión a la rebelión Fusilada en Guadalajara ,Cementerio municipal (04/09/1940) Causa nº 340-39

García Alcalde, Martina:

30 años, soltera, profesión, s.l. Natural de Budia. Condenada por Adhesión a la rebelión. Fusilada en Guadalajara, Cementerio municipal (24/02/1940) Causa nº 594-39 (Guadalajara, 27/09/1939). No figura filiación política alguna, pero si constan sus antecedentes como “izquierdista” en su sentencia.

Guillén Celada, Elidia:

24 años, profesión: s.l. Natural de Moratilla de los Meleros, Condenada por Adhesión a la rebelión, militante del PCE. Fusilada en Guadalajara, Cementerio municipal (05/12/1940), Causa nº 2564-39 (Guadalajara, 16/03/1940)

Jiménez Pérez, Gregoria

39 años, casada. Profesión: s.l. Natural de Auñon. Condena: Adhesion a la Rebelión. Fusilada en Guadalajara, Cementerio municipal (03/01/1941), Causa nº 653-39 (Guadalajara, 25/04/1940)

Lázaro de Castro, Josefa:

28 años, soltera, Profesión: s.l. Natural de Auñon

Condenada por adhesión a la rebelión. Fusilada en Guadalajara, Cementerio municipal (07/08/1940). Causa nº 322-40 (Guadalajara, 03/04/1940) En su sentencia destaca que es una “extremista destacada”.

Lázaro Santos, Valentina:

22 años, casada. Profesión: s.l. Natural de Auñon. Condenada por adhesion a la rebelion. Fusilada en Guadalajara, Cementerio Municipal (03/01/1941) Causa nº 653-39 (Guadalajara, 25/04/1940)

Martínez Bozada, Virginia:

28 años, soltera, profesión s.l. Natural de Moratilla de los Meleros, afiliada al PCE. Condenada por adhesion a la rebelión. Fusilada en Guadalajara. Cementerio municipal (12/12/1940), Causa nº 2564-39 (Guadalajara, 16/03/1940)

Martínez Martínez, Juliana:

38 años, casada. Profesión: s.l. Condenada por adhesion a la rebelion. Fusilada en Guadalajara, Cementerio municipal (14/09/1940) Causa nº 319-39 (Guadalajara, 03/04/1940)

Rebollo Rebollo, Heliodora:

47 años, casada. Profesión: s.l. Natural de Hontanillas. Condenada por adhesión a la rebelión. Fusilada en Guadalajara, Cementerio municipal (03/01/1941) Causa nº 1276-39 (Guadalajara, 03/05/1940).

Sáenz Gamo, Antonia:

50 años, casada. Profesión: s.l. Natural de Espinosa de Henares, residente en Guadalajara. Afiliada al PCE. Condenada por adhesion a la rebelión. Fusilada en Guadalajara, Cementerio Municipal (26/04/1940) Causa nº 3139-39 (Guadalajara, 22/12/1939)

Sánchez Lorenzo, Lucía:

45 años, viuda, Profesión: s.l. Natural de Armuña de Tajuña. Condenada por adhesion a la rebelión Cementerio municipal (14/07/1940) Causa nº 4242-39 (Pastrana, 27/03/1940)

Santos Portal, Francisca

55 años, viuda, Profesión: s.l. Natural de Auñon. Condenada por adhesión a la rebelión. Fusilada en Guadalajara, Cementerio Municipal (21/05/1940) Causa nº 330-40 (Guadalajara, 12/02/1940). Acusada de “izquierdista”.

Aparte de estas trece rosas de Guadalajara, otras dos mujeres alcarreñas fueron asesinadas en las tapias del cementerio del Este de Madrid, con lo que el número total de fusiladas asciende a 15:

Francisca Cuerdo Cortés.

36 años, soltera, natural de Torija (Guadalajara), residente en Madrid. profesión: sus labores (s.l). Condenada por adhesión a la rebelión, Fusilada en Madrid, Cementerio del Este (06/09/1939) Causa nº 10239-39 (Madrid, 02/05/1939)

García García, Clotilde:

54 años, profesión; s.l. Natural de Hontoba (Guadalajara), residente en Fuencarral (Madrid) sl Hontoba / Fuencarral (Madrid). Militante de UGT y PCE, (Concejal y Secretaria del PCE en Fuencarral). Condenada por adhesión a la Rebelión. Fusilada en Madrid, Cementerio del Este (20/11/1939) Causa nº 319-39 (Colmenar Viejo, 04/08/1939)AHD (sumario 39969, legajo 4283)


Sirva este breve estudio para rendirles una pequeña parte del homenaje que merecen

HOMENAJE A SEVERIANO CLEMENTE EN MEDRANDA (GUADALAJARA)

Centro Social de Medranda. 12.00 h

Charla-homenaje.
Presentación de los informes histórico y antropológico.
Memoria de la exhumación llevada a cabo en agosto de 2011.

Cementerio municipal de Medranda. 13.30 h

Entierro y colocación de la lápida con la inscripción: “Aquí yace Severiano Clemente González, asesinado el 17 de noviembre de 1936 a los 44 años, por defender la democracia y la libertad”
Organiza:
Foro por la Memoria de Guadalajara
Federación Estatal de Foros por la Memoria

http://www.foroporlamemoria.info
foroporlamemoriaguadalajara@gmail.com
http://www.memoriaguadalajara.es/

13 de Mayo
HOMENAJE A LAS VICTIMAS DEL FRANQUISMO y del NAZISMO

13 de Mayo 2012. 12.00 horas

Cementerio de Guadalajara

Fosa Común. (Patio 4º)

 

Mayo es el mes en el que toda Europa celebra la victoria sobre el nazismo en el que se recuerda a las víctimas del fascismo. Guadalajara fue una de las primeras ciudades europeas bombardeadas por la aviación nazi. Vencida la resistencia de nuestro pueblo, el régimen franquista pudo aplicar su plan criminal para imponerse por el terror. Mayo de 1940 fue el mes en el que cayeron asesinados más ciudadanos de nuestra provincia, 594 personas, solamente en ese mes. El día 13 de mayo de 1940 fueron asesinadas en el cementerio de Guadalajara 54 personas, entre ellos militares, concejales, sindicalistas, maestros, campesinos, obreros. Más de 1000 personas fueron arrojadas a la fosa común del cementerio de nuestra capital tras su muerte a manos de los piquetes franquistas o por enfermedades y torturas, personas cuya suerte e historia empieza a ser conocida, rompiéndose así el dictado de muerte y olvido de sus verdugos, pero 89 ciudadanos de nuestra provincia murieron en la deportación a los campos de exterminio en Alemania sin que exista recuerdo alguno a ellos en nuestra provincia.

Las víctimas del terror franquista y nazi siguen siendo las grandes olvidadas en España, para vergüenza de nuestras instituciones democráticas, incapaces hasta ahora de ofrecer un homenaje oficial, como estado, a quienes cayeron en defensa de los valores democráticos
que son la base de nuestra convivencia.

En este mes de la victoria de Europa sobre el nazismo en 1945, Guadalajara va a recordar a sus heroes, a quienes todo lo dieron por vencer al fascismo propio y ajeno. Es fácil constatar que nunca en estos 75 años, la corporación municipal de Guadalajara ha expresado un homenaje explícito a todas las víctimas, nunca nuestro ayuntamiento ni las autoridades representantes del estado en tanto que tales, han estado a la altura de la dignidad de los que cayeron. Es hora ya de decir bien alto que esta indignidad debe acabar.

En este mayo de 2012, el Foro por la Memoria de Guadalajara invita a todos los miembros de la corporación municipal y otras autoridades de Guadalajara a participar en un acto en defensa de los valores democráticos y de homenaje a las víctimas. El acto tendrá lugar a las 12 h del próximo dia 13 de mayo, al pie de la fosa común del patio 4º.

En el transcurso del acto tendrá lugar una ofrenda floral y habrá un especial recuerdo para los 89 guadalajareños víctimas en los campos de exterminio nazis.

Esta invitación personalizada a todos los miembros de la corporación municipal se hace extensiva al subdelegado del gobierno, a la delegación de Defensa y a los partidos y sindicatos.

Foro por la Memoria de Guadalajara

ENVIADO A:

CONCEJALES

PP
Antonio Román Jasanada
Juan Antonio de las Heras Muela
Jaime Carnicero de la Cámara
Ana Guarinos López
Encarnación Jiménez Mínguez
Isabel Nogueroles Viñes
Eladio Freijo Muñoz
Verónica Renales RomoFrancisco Jose Úbeda Mira
Lorenzo Robisco Pascual
Carmen Heredia Martínez
Mariano del Castillo García
Alfonso Esteban Señor
Luis García Sánchez
Ana María Manzano Esteban
Armengol Engonga García
PSOE
Magdalena Valerio Cordero
Daniel Jiménez Díaz
Elena de la Cruz Martín
Rafael de Lucas Vegas
María del Pilar Cuevas
Víctor Manuel Cabeza
Araceli Martínez EstebanAlberto López Bravo
IU
José Luis Maximiliano Romo
Coronel José Ignacio Asiain Sastre
Subdelegación de Defensa
Plaza de los Caidos, s/n
19001 Guadalajara
Tfno:949211708
Fax:949234353

David Pinillos
Unión General de Trabajadores
edificio “Europa”,Avda del Ocio  4
Guadalajara
José María Rey
Comisiones Obreras
Paseo Doctor Fernández Iparraguirre 12
Guadalajara

D. Juan Pablo Sánchez Sánchez Seco.
SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO EN GUADALAJARA. :
Paseo Fernández Iparraguirre, 8. 19071

Foro por la Memoria de Guadalajara
Plaza Boixareu Rivera 107, 5 C,19002 Guadalajara
Registro Nacional de Asociaciones nº 21102 sección primera.

Xulio García: “Las heridas por los desaparecidos se heredan”.

15 de Marzo de 2012
A Xulio García Bilbao (Vigo, 1966), portavoz del Foro por la Memoria de Guadalajara, no le termina de convencer el término ‘represaliados’ para referirse a las víctimas del franquismo. “Un represaliado es alguien castigado por haber hecho algo; ha obtenido su merecido”, explica, aunque lo acepta para esta entrevista si es “en el mismo término en el que viene en las propias sentencias [de los tribunales franquistas]. Es decir, son personas represaliadas por enfrentarse a un golpe militar”, conviene aunque prefiere que hablemos de “personas asesinadas”. Represaliado “es un término que conviene utilizar con cautela”, explica este gallego de nacimiento que participa en la recuperación de la memoria histórica democrática en Guadalajara. Así lo hace también su hermano Pedro, que ejerce como presidente del Foro.“Siempre hemos sido personas sensibilizadas con este tema”, detalla Xulio, que no tiene en su familia a ninguna de esas víctimas a las que ahora se empeña en restaurar la dignidad perdida. Aterrizó en Guadalajara con tan sólo seis años, en 1972. “Hemos hecho toda nuestra vida aquí”, asegura mientras degusta tranquilamente una cerveza con limón. Luego, expone con vehemencia el trabajo realizado hasta ahora; parte del cual se materializó en un libro titulado ‘La represión franquista en Guadalajara’, escrito a tres bandas junto a su hermano y al sociólogo Carlos Paramio. Un volumen de nada menos que 635 páginas en buena parte ocupadas por un listado de perseguidos por el franquismo en la provincia. 6.230 personas que ya son, por desgracia, 7.005 en los últimos datos que manejan los autores. “Me decían que habíamos hecho la guía telefónica”, bromea, “pero es que a la gente mayor les gusta ver el nombre de su familiar así, identificado en el papel”. Tras ese inciso, continuamos la discusión terminológica.P. Supongo que, por el otro lado, los franquistas sí consideraban que esas personas habían hecho algo que mereciera tomar represalias.R. Yo me remito a las sentencias. Hasta la fecha tenemos 7005 personas identificadas de la provincia de Guadalajara que fueron condenadas entre 1936 y 1950. Estamos hablando de personas perseguidas por defender la legalidad republicana, de las cuales ya solamente hay 500 que no sabemos qué tipo de condena tuvieron. Entre estos hay que excluir los setenta ‘paseados’ que no tuvieron ni siquiera un simulacro de juicio. Fueron ejecuciones extrajudiciales, y va aumentando la cifra porque el libro lo hicimos en 2010 y vamos encontrando más datos.

En las propias sentencias, a esas personas se las condena no por hechos delictivos sino por enfrentarse a un golpe militar en mayor o menor grado, que era considerado por los golpistas como un acto de rebelión y se les ‘ajusticiaba’, entre comillas, utilizando el Código de Justicia Militar de 1870, que es ilegal su utilización para civiles. Todos los demás hechos son accesorios. Ayer tuvimos la ocasión por ejemplo de ver una sentencia de un personaje muy famoso de Guadalajara, que nos ha costado tres años conseguirla, que es la de José Serrano Batanero. Era un abogado de Cifuentes, burgués, de clase alta pero que toma conciencia de la situación social de principios de siglo y se vuelve republicano de izquierdas, se hace amigo de Manuel Azaña y es uno de los creadores del partido Acción Republicana en Guadalajara. Yo he escuchado en Cifuentes y en otros pueblos barbaridades sobre este hombre; que se comía los niños crudos. Bueno, pues en esa sentencia le condenan por auxilio a la rebelión junto a otro grupo de personas. Le condenan por defender la legalidad. Es el mundo al revés. Los que se sublevan acusan de rebelión a los que lo impiden.

P. Pusieron ustedes nombres y apellidos a 6.230 represaliados por el franquismo en Guadalajara ¿Hasta entonces éramos un Triángulo de las Bermudas de la memoria histórica?

R. Existen varios trabajos previos que es necesario reconocer; algunos por desgracia no hemos podido disponer de ellos hasta cuando ya teníamos hecho nuestro propio trabajo. El primero, fue uno genérico que hizo en toda España el general Salas Larrazábal, un general franquista que vive todavía e hizo un libro sobre las víctimas de la guerra civil en los años 70 y llegó a la conclusión de que en Guadalajara hubo 600 represaliados de franquistas y 789 republicanos. Hemos estado muchos años intentando averiguar de dónde había sacado esos datos.

Salas Larrazábal pertenece a ese grupo de historiadores militares que son de lo más serio dentro de la historiografía franquista; aunque no están exentos de ideología, no hay que rechazarlos por ello. Él si tuvo acceso sin ningún problema a los registros civiles, en una época en la que todavía no habían transcurrido cincuenta años de algunos de estos hechos, cosa que nosotros no hemos podido. Se nos han cerrado las puertas de algunos registros, por ejemplo el de Sigüenza. Allí sabemos que hay sesenta y dos personas más ‘paseadas’ de las cuales tenemos datos sólo de unos ocho.

El tema es que las víctimas que fueron asesinadas en la retaguardia republicana durante el primer año de guerra han sido plenamente estudiadas, se sabe quiénes son. Desde el año 1944 existe un estudio estatal que se llama Causa General y que indica, con infinitos errores, el número de víctimas. Por ejemplo, casi todos los muertos en la retaguardia republicana son los que se producen durante el asalto a la cárcel del 6 de diciembre de 1936. Existe un estudio muy completo de todos esos asesinados y además han recibido todo tipo de ayudas institucionales y han tenido reconocimiento público en las plazas y en las iglesias durante cuarenta años de dictadura y treinta de democracia. Pero a fecha de 2012 todavía no sabemos cuántos asesinados y represaliados existen entre los que defendían la legalidad republicana. Hasta el año pasado no sabíamos el número de muertos que hubo en la catedral de Sigüenza tras la toma de la ciudad en octubre de 1936. Cuando se rinde esa catedral, sabemos exactamente que mujeres y niños son separados, una serie de personas son asesinadas inmediatamente y se hace una lista de personas con nombre y apellidos, filiación política, a qué batallón pertenecen, edad ¡Hasta domicilio! Hemos encontrado esa lista, y dos días después se hace otra lista de los que llegan al cuartel de San Carlos, en Soria. Y faltan 114 hombres. Tenemos la lista de esos hombres. Sabemos que hubo asesinatos en los Altos de Barahona por el camino y sabemos que hubo un par de sacas al llegar a Soria, una de cuarenta y dos el primer día, otra dos días después y otra más el día de Navidad, muy gorda, pero no sabemos más.

Luego hay un par de intentos en Guadalajara en los años 80, en los años de la Transición; unos años en los cuales a la gente que hablaba de esto en el seno de los partidos de la izquierda o simplemente democráticos se les acalla. Pero hay gente que toma la iniciativa por su propia cuenta de investigar. Tenemos el caso muy famoso de Tomasa Cuevas, una mujer de Brihuega, militante del PCE, que estuvo trece años en las cárceles franquistas empezando por la de Guadalajara y que cuando salió de la cárcel y empezó la democracia en el 76 se compró una grabadora y se recorrió España buscando a sus antiguas compañeras de cárcel. Localizó a casi todas y grabó sus testimonios. Fruto de ese trabajo de varios años después escribió tres libros que se publicaron en los 80 y se llaman ‘Mujeres en las cárceles franquistas’.

Esta mujer tan valiente hizo su trabajo con la oposición directa de su partido y hasta de su propio compañero, Miguel Núñez, que era un famoso dirigente del PSUC y que intentó que lo dejara porque eso no tocaba en la agenda del partido. Casi el 80% del primer libro está dedicado a la cárcel de mujeres de Guadalajara pero cuenta muchas otras cosas, nombres y apellidos de los represores incluso. Es un trabajo biográfico y hay que tomar los datos con cautela también, porque, aunque somos una asociación que tiene un carácter político, y no lo negamos, nuestros estudios intentan tener un rigor científico y académico. No podemos hacer propaganda.

Otra persona que hizo un estudio era del Partido Socialista y se llamaba César González Camarero. Era de fuera y vino como veterinario de la Junta de Castilla la Mancha. Era muy sensible a estos temas y al recorrer los pueblos empezó a oír historias. El sí pudo acceder al registro civil de Guadalajara e hizo un trabajo bastante bueno aunque con errores porque no pudo comprobar las sentencias sino sólo el registro civil, que es una fuente muy válida pero que hay que contrastarla con otras ya que no te dice porqué es la sentencia.

P. ¿La memoria histórica va de justicia retroactiva o de abrir viejas heridas como promulga el Partido Popular?

R. Las heridas se cierran cuando son curadas. Lo que hemos hecho ha sido desvelar una parte de la historia que estaba oculta, que se negaba que existiera y que creemos que es necesario rescatar. De las personas desaparecidas, que hay bastantes en nuestra provincia, sus familiares no saben nada de ellos desde que un buen día se los llevaron. Esa herida sigue abierta hasta que no se sepa qué fue de esa persona, se hereda. El problema es que algunos no se habían enterado hasta ahora.

Según las investigaciones, se supone que en las cunetas hay 113.000 personas en toda España. Yo creo que eso es algo grave de lo que debería ocuparse el estado. Si me hablan de la crisis, creo que no podemos añadir a la crisis económica una crisis de valores y que una democracia debe estar asentada sobre el reconocimiento de las víctimas que lucharon para defenderla en cualquier época y lugar. España no será un estado democrático pleno mientras haya un colectivo de ciudadanos a los que la Justicia les ignora e incluso les desprecia, que son las víctimas del franquismo.

P. ¿Cuál es la actividad diaria del Foro? ¿Cuál es la relación de la organización con los afectados?

R. Nosotros tenemos nuestros trabajos, no vivimos de esto. Nadie cobra nada. Para el libro hemos recibido una pequeña subvención que no cubrió ni la mitad de la edición. Lo que hacemos es seguir investigando y luego por otra parte dar respuesta a familiares que continuamente se están poniendo en contacto con nosotros. También hay, aunque de momento son cuatro sólo, pero hay familiares de personas que han sido asesinadas en la retaguardia republicana, en el asalto a la cárcel y nosotros les hemos ayudado exactamente igual que a los represaliados republicanos. Sin ninguna distinción. También manejamos una página web donde estamos subiendo vídeos y entrevistas a supervivientes, veteranos y familiares.  ( http://www.memoriaguadalajara.es )

P. Una de las actividades que obtienen más visibilidad es el de la búsqueda de las fosas. ¿Queda mucho pasado por desenterrar? En 2011 hubo éxito en La Toba.

R. En la Federación de Foros por la Memoria nosotros hemos investigado y ayudado a la búsqueda de personas desaparecidas o asesinadas en fosas comunes, pero no ha sido una de nuestras prioridades. De hecho, en diez años que vamos a cumplir este mismo año me parece que hemos hecho veintitantas fosas, es decir, comparado con los más de 5.000 desaparecidos cuyos cuerpos ha recuperado el resto de asociaciones de todo el estado me parece una cantidad muy pequeña. Nosotros hacemos esto por los familiares, porque es un deber cívico, pero lo que queremos sobre todo es denunciar que eso no nos corresponde a nosotros, le corresponde al Estado y es insultante que tengan que ser los propios familiares los que investiguen los asesinatos de sus personas queridas. Esto no es una cuestión de ubicación de restos que están en una cuneta y hay que trasladarlos a un cementerio, que también es muy importante que tengan un entierro digno, por supuesto. La cuestión es que aquí hubo un régimen criminal que se instauró por la fuerza de las armas asesinando a decenas de miles de personas y queremos que se sepa y que aquellos que tuvieron la ‘suerte’, entre comillas, de tener un juicio o un simulacro de juicio, todavía sus sentencias siguen siendo plenamente vigentes para la legislación española, es decir, siguen siendo culpables. Lo que ha demostrado el auto de Garzón es que la Ley de Amnistía y la de Memoria Histórica han servido de cortafuegos; se nos está diciendo: “les hemos perdonado en el 77 y cállense que les hemos pagado los picos y las palas para desenterrarles”.

Respecto a la situación en Guadalajara, el proyecto más inmediato es el homenaje e inhumación al panadero de Medranda que tendrá lugar en el mes de mayo. Tenemos localizadas varias fosas nuevas sobre todo en la zona noreste de la provincia, que es donde el golpe triunfó en los primeros meses, y ahí el número de asesinados sin sentencia es mayor. Y tenemos algunas fosas en la zona de Sigüenza localizadas y también en la zona del Alto Tajo. Lo pondremos a disposición de la fiscalía cuando desee investigar esos crímenes.

Recuerdo que cuando hace dos años el Gobierno de Castilla la Mancha, cumpliendo la Ley de Memoria Histórica, se dirigió a todas las asociaciones memorialistas para la elaboración de un mapa de fosas nosotros acudimos a Toledo, pero lo primero que queríamos saber es para qué queremos un mapa de fosas; no estamos hablando de un mapa turístico. Son pruebas de delitos y si los familiares lo reclaman haremos una investigación y presentaremos una denuncia y los exhumaremos al amparo de la Ley que hay, que no nos gusta pero es la que hay.

P. Van ustedes a celebrar el 75 aniversario de la Batalla con una visita guiada por los principales escenarios¿Qué queda de aquella contienda en lugares como Brihuega, Torija o Trijueque?

R. La gente mayor que la conoció ha desaparecido en su mayor parte pero sí queda un recuerdo en toda la provincia sobre la presencia italiana. En la primera fase de la batalla, cuando los italianos ocupan Brihuega, varias personas, sobre todo sindicalistas, son asesinadas por ellos, entonces se le va a hacer un homenaje a esos compañeros en Brihuega. El colectivo que viene son dos asociaciones italianas: una de partisanos y otra que es la asociación de ex combatientes de las Brigadas Internacionales, que existe desde entonces porque reclutó a los italianos que vinieron a la brigada Garibaldi.

Lamentablemente no queda ningún brigadista vivo. Vienen unos treinta italianos y haremos un pequeño acto junto a la alcaldesa de Torija. Hemos convenido con las asociaciones, e invitado a todos los partidos políticos y organizaciones sindicales de Guadalajara, para que participen en hacer un comunicado conjunto pidiendo el fin de la impunidad de los crímenes del franquismo. Es decir, no sólo queremos hacer un reconocimiento a los que lucharon en la batalla que supuso la primera derrota del fascismo a nivel internacional, sino también que luchamos por lo mismo que luchaban ellos, por la justicia social y los valores democráticos.

En Trijueque se va a visitar el mirador para ver lo que es el paisaje con el valle del Henares y el escenario de lo que fue la primera fase de la batalla.

P. Aunque no les guste la Ley de Memoria Histórica ¿Cree que se cumple en Guadalajara?

R. Bueno, no nos gusta la Ley de Memoria Histórica porque lo que hace es apuntalar la impunidad, pero la Ley hay que cumplirla aunque no nos guste, y eso incluye a las autoridades y lamento muchísimo que no se haga. Y la prueba de que no sirve es que queda a la elección de los gobernantes si la cumplen o no. Espero que se haga algún día una ley que anule las sentencias judiciales de las personas que siguen siendo consideradas como culpables y que se elimine toda la simbología que sirva de exaltación del golpismo y de la represión franquista.

P. Tampoco hubo finalmente ese Memorial para las víctimas del franquismo que ustedes pedían y que se quedó en una fosa homenaje a “todas las víctimas”.

R. Es curioso que el Ayuntamiento esté muy preocupado por hacer un homenaje a todas las víctimas al mismo tiempo que mantiene el homenaje a los golpistas. En la carretera de Chiloeches hay un monumento memorial a las personas que fueron asesinadas en el asalto a la cárcel cuya terminología no me parece la más adecuada en una democracia. Sin embargo, en la fosa común, donde hay más de mil personas asesinadas por defender la legalidad democrática, consideran que hay que hacer un homenaje a todas las víctimas. Allí por cierto, sólo están los republicanos. Y además lo han hecho sin contar en absoluto con los grupos de familiares ni con las asociaciones de Derechos Humanos como la nuestra. Además, no es algo que pertenezca solamente al ámbito familiar, íntimo y personal, porque hay cientos de personas ahí asesinadas que no tienen ningún familiar y creemos que las personas que murieron por defender la democracia son muertos de todos. No es un tema ni de derechas ni de izquierdas, no hay bandos.

P. ¿Qué esperan del Gobierno en los próximos cuatro años?

R. Los gestos que vemos hacia los represaliados del franquismo son los mismos que llevamos viendo desde hace muchos años en los sitios donde gobierna el Partido Popular: un desprecio absoluto, por desgracia. Nosotros no queremos hacer esto, nuestro objetivo como asociación es desaparecer, que no sea necesaria. Hacemos algo que creemos que le corresponde al Estado y a las instituciones hacer. Se trata de que se haga un homenaje institucional. Estamos muy lejos de eso.

Hay gente que dice en el entorno del PP que no se puede homenajear a los republicanos porque entre ellos hay criminales. Es verdad. Entre 6 millones de judíos, ¡Tambien hubo criminales! Yo no veo que Ángela Merkel diga: Homenajeamos a todos los judíos asesinados menos a los criminales. ¿Se imaginan? Yo le puedo decir algunas de las personas de Guadalajara que fueron asesinadas por los franquistas y que sí que cometieron crímenes. Nosotros no pensamos en ellos cuando homenajeamos a las víctimas de la dictadura, pero sí que decimos también que las personas que les condenaron, primero no les condenaron por eso y segundo, no tenían derecho ni legitimidad para hacerlo. A los demócratas que se enfrentaron al golpe de 1936 les asesinaron por enfrentarse a un golpe militar. Y los demás hechos que pudieran haber cometido algunos, que no los negamos pero que habría que investigarlos, no son circunstancias atenuantes para su condena. Basta con mirar cualquier sentencia para comprobarlo.

Audio: “Cuando la República tuvo los medios para perseguir los crímenes lo hizo“.

Yo les pregunto a los señores del PP que dicen eso, cómo los distinguimos. La única manera que tienen ellos es dando por buenas y válidas las sentencias judiciales franquistas. Es decir: renuevan y dan por válido el discurso de los verdugos. Las personas que defienden este discurso de la equidistancia creen que existe una relación causa efecto entre los asesinados republicanos y los presuntos crímenes que hubieran cometido antes y por tanto como todos han matado nos tenemos que callar. Si me hablas de la matanza de Paracuellos o de la cárcel de Guadalajara yo te digo que es un crimen, que fue un crimen para la República y que habría que investigarlo. No me da ningún miedo hablar de eso. Pero no voy a aceptar ningún chantaje de nadie que me diga que como existieron crímenes en el otro lado nos tenemos que callar los que defendemos la justicia.

Entrevista y foto: Juan Murillo (Guetaime)

http://www.guetaime.es/xulio-garcia-las-heridas-por-los-desaparecidos-se-heredan/

http://www.memoriaguadalajara.es

Simpatizante del Foro por la Memoria de Guadalajara, ha fallecido en Madrid, nuestra querida amiga Paz Mendieta, una mujer menuda, dulce y valiente que siempre tuvo claro que había que honrar a las víctimas de la dictadura franquista, algo que demostró con su ejemplo.

Paz Mendieta Ibarra era natural de Sacedón, una localidad de La Alcarria rodeada de pantanos, donde nació el 24 de enero de 1928. El azar ha querido que falleciera el mismo día de su cumpleaños. 

 Sus padres eran Timoteo Medieta Alcalá y María Ibarra Valdeolivas. Timoteo fue asesinado tras un simulacro de juicio, el 16/11/1939. Es uno de los 822 republicanos que fueron pasados por las armas en el cementerio de Guadalajara, entre 1939 y 1944. Otros muchos fueron directamente “paseados” en sus pueblos, sin que tuvieran siquiera la suerte de tener un juicio.

El padre de Paz tenía una carnicería en Sacedón, aunque ejerció otros muchos oficios (albañil, jornalero). El matrimonio tuvo 8 hijos, incluyendo una niña que murió al poco de nacer.

Presidente de la UGT de Sacedón, Timoteo siempre luchó por la justicia social y por mejorar las duras condiciones de los trabajadores y jornaleros del pueblo. Por ello, los caciques y sus esbirros locales hicieron contra él y otros miembros del sindicato una dura campaña, pidiendo que la gente no fuera a comprar a su tienda, cosa que muchos hacían por miedo y la mayoría, sencillamente, porque tampoco tenían dinero.

La falta de trabajo del padre sumió a la familia en la pobreza llegando a pasarlo muy mal ya incluso antes de la guerra. Cuando tenía trabajo, cada día, antes de que el propio Timoteo saliera de trabajar como albañil, la madre iba a la obra para cobrar el jornal, y con ello poder comprar y preparar la cena de cada día. Una anécdota sirve para recordar cómo la madre a veces engañaba a sus hijos para hacerles creer que habían comido. María los peinaba, lavaba y vestía con lo mejor que tenían, los sentaba en la mesa y momentos después decía : “venga, vámonos a la calle, que ya hemos comido”, cuando en realidad nadie había probado bocado. Esta situación de necesidad era repetida en muchas casas del pueblo. Sólo una buena mujer de derechas, llamada Braulia, les ayudaba.

 La madre, convaleciente todavía de un parto muy reciente, pero consciente de lo importante del hecho, fue a votar en las elecciones del 16 de febrero del 36. Paz recordaba que allí estaban esperando los hombres de Romanones, ofreciendo una simple manta o una tableta de chocolate a cambio del voto a las derechas. Tambien tomaban buena nota de quien no aceptaba su chantaje.

 Durante la guerra, el padre de Paz fue concejal. La falta de autoridad, causada precisamente por el golpe de estado, hizo que los derechistas fueran perseguidos y fueran fusiladas varias personas de derechas en el pueblo. La mayoría eran simpatizantes de Falange o de Acción Popular, en total 18 personas, que fueron asesinadas en los primeros meses de la guerra, cuando el desorden lo permitió. Las fuerzas del orden que debían impedirlo estaban muy ocupadas en el frente, luchando contra unos golpistas. La mayoria de estos asesinatos tuvieron lugar en la plaza de toros del pueblo en el mes de agosto, junto a otros que lo fueron en el término de Auñón, donde fueron enterrados. Además en diciembre, otros 4 fueron asesinados en el asalto a la cárcel de Guadalajara. Los asesinos de estas personas consideradas de derechas fueron en su mayoría milicianos forasteros, fundamentalmente de Madrid, pero sin embargo, lo pagaron los vecinos del pueblo. Tras esta terrible matanza, el comité del Frente Popular del pueblo, del que era miembro el propio Timoteo, tomó serias medidas para evitar que se produjeran nuevos actos y éstos fueron evitados. El verdadero motivo del posterior juicio y asesinato de los republicanos del pueblo, fue otro. Fue enfrentarse al golpe militar, como figura en sus condenas, que indican claramente, por “auxilio a la rebelión”, es decir, por oponerse al golpe de Franco y sus secuaces. La Causa General, elaborada por la fiscalía franquista entre 1940 y 44 para justificar los crimenes franquistas, ni siquiera fue capaz de aportar pruebas sobre los autores de los crímenes. Tampoco le interesaba. No fue hecha para establecer la verdad, sino para justificar el exterminio de los demócratas. El texto de la Causa, se limita, como macabramente ocurre en cada pueblo y localidad de España, a enumerar los nombres de las autoridades republicanas, alcaldes, concejales, miembros del Frente Popular, que “casualmente” son acusados de cualquier delito cometido durante la guerra, tuvieran algo que ver o no. Timoteo tenía todas las papeletas para ser acusado, simplemente por ser concejal y presidente de la Casa del Pueblo de UGT. Estaba condenado previamente y sólo fue sometido a lo que podemos calificar como un “simulacro de juicio”, sin pruebas, sin garantías, sin defensa, sin justicia.

Timoteo no vivió la mayor parte de la guerra allí, pues había sido movilizado en 1937, haciendo la instrucción en el pueblo de Romanones, y pasando todo el resto del conflicto en el frente del centro. Al finalizar las hostilidades, se encontraba en el madrileño barrio de Canillas, y decidió regresar a Sacedón, cosa que tuvo que hacer caminando. Tras oir las noticias de la radio, como nos recuerda su hija Chon, decidió volver tranquilamente al pueblo: “porque les habían dado una paz honrosa, él no había matado ni robado a nadie y quería estar con sus hijos”, repetía Chon con las palabras casi exactas y archirrepetidas de la Junta casadista y que a tantos engañaron. Su esposa, María Ibarra, por su parte, decidió ir al encuentro de su marido, pero ambos no se cruzaron.

 Así estaban las cosas cuando entraron los franquistas en Sacedón, iniciándose la persecución de las familias de demócratas del pueblo. Los siete hijos de la familia, que estaban sólos, se escondieron en la cámara, mientras un grupo de vecinos y falangistas del pueblo les increpaban desde la calle. Mientras, un vecino, Florentino Gil, era asesinado en la “ronda” del pueblo, siendo la primera víctima de la “paz honrosa”. No sería la última. Gil era más conocido por el “tío montaborricas”, por usar siempre ese modo de transporte. Motivo: Fue registrado y le encontraron un carnet socialista en los calcetines. Eso bastó para ser asesinado en el acto.

 Al entrar Timoteo en el pueblo, el hijo de uno de derechas del pueblo asesinado durante la guerra por las milicias, le dijo al verle pasar:  “abajo los criminales”, dándole en el hombro, como premonición de lo que le esperaba. Traía los pies destrozados de andar. Esa misma noche, un falangista local acompañado de un militar de las fuerzas de ocupación llegó a la casa cuando todos dormían y Timoteo fue detenido y trasladado a la cárcel local. Al dia siguiente, los falangistas registraron la casa pero no encontraron nada de armas ni nada de lo que buscaban.

 Paz recuerda llevar la comida a su padre preso en la “cárcel” de Sacedón. Timoteo no comía por pena y para darle la comida a sus hijos. Paz regresaba entonces con la comida de vuelta para casa.

 El ambiente de hostilidad y la escasez en la posguerra hicieron que María, la madre de Paz, se trasladara con sus hijos a Madrid en mayo del 39. Para ello vendió una borrica y los pocos bienes que tenía y todos marcharon a casa de la abuela, en el puente de Vallecas. Dormían todos en la misma habitación. Su hermano de 11 meses era arropado en la tapa de un baúl, entre sábanas.

 Al poco tiempo, Timoteo fue trasladado a Guadalajara, donde fue juzgado. Imaginamos que como la mayoría de republicanos y antifascistas que pasaron por este trago en nuestra provincia (más de 7000), Timoteo no pudo ni hablar en su “juicio”, conoció a su “defensor” apenas media hora antes de iniciarse éste, que por supuesto, era sumarísimo. Sólo apariencia de juicio, pues en realidad sólo era un grupo de criminales disfrazados de fantoches que levantaban un acta de su crimen. Por supuesto, la condena fue a muerte. Todo, juicio y sentencia en una única vista, al modo Sumarísimo.

Al poco tiempo, María, esposa de Timoteo y madre de Paz, recibió un telegrama de su hermana desde Guadalajara diciéndole que se habían enterado de que ya era el día y le iban a fusilar. Cuando María llegó a Guadalajara era demasiado tarde, no tuvo el consuelo ni siquiera de poder hacerse cargo de su cadáver, pues ya habia sido enterrado junto a 17 compañeros más fusilados ese mismo día.

 La necesidad obligó a la madre a ir al “estraperlo”, cambiando ilegalmente porcelana por aceite o judías u otros productos. Por ello en un viaje de regreso al pueblo desde Segovia, fue detenida con unas hogazas de pan como “cuerpo del delito” y condenada a tres meses de cárcel, sumiendo a los Mendieta aún más en la desesperación, pues tuvo que pagar una multa de 3000 pesetas, un capital para la época. Para poder pagar tuvo que mal vender unas fincas, lo único que tenían. Además de ello fue rapada, como tantas mujeres “rojas”. Había que estigmatizarlas, humillarlas.

Paz recordaba siempre a los republicanos asesinados de su pueblo, – el averías, el tío Chamullo, el tío Oño, el Riolas, una lista de apodos y nombres que le atormentaba por la noche, y se despertaba, añadiendo nuevos nombres a la lista. El número total de asesinados en Sacedón en la posguerra es de 64, en un número que sólo iguala la propia capital, Guadalajara, aunque Paz, sólo recuerda a unos pocos. Su motivación no tenía ni un ápice de odio ni rencor, sólo quería transmitir lo que sabía y luchar por la justicia. Honrar a esas víctimas. Nadie ha reabierto sus heridas, pues las heridas sólo se cierran cuando son curadas.

La familia prosperó con mucha lucha de todos, y gracias a ello, han vivido y viven sin rencor y con dignidad. Paz siempre tuvo orgullo de su padre asesinado por luchar por la justicia social y la democracia y de su madre, que luchó por sacar adelante a la familia a pesar de las dificultades.

Cuando era joven, compuso una sencilla poesía que le gustaba repetir, honrando a sus sacrificados padres:

Son unos fascistas malos / no podemos olvidar / que un quince de noviembre / te sacan a fusilar / siete hijos dejaste / sin dinero y sin pan / gracias a nuestra madre / que ella supo luchar / Te sacaron de la cárcel / te subieron al camión / te llevan a Guadalajara / a darte la ejecución / Fuiste un padre muy bueno / y un marido mejor”.

Cuando volvieron al pueblo, años después de la guerra, nunca han tenido problemas con nadie, excepto algún comentario en las primeras veces. Paz quiso transmitir esto para que no se repita y para que se sepa el sufrimiento de su familia. Su madre María se puso de luto al ser su marido fusilado y ya nunca se lo quitó. Luchó siempre por su familia. 

Paz, y su hermana Ascensión, han sido las mejores luchadoras para recuperar esta memoria familiar. Cada año, el día 1 de noviembre, acuden a la tumba de su padre, al que pudieron finalmente recuperar, a poner unas flores. Durante el homenaje organizado cada año por los familiares, las dos hermanas han honrado siempre con emoción su memoria y la de todos los asesinados. El pasado 1 de noviembre, estuvimos con ellas, y asistimos a cómo descubrieron que algunas de las tumbas habían sido vandalizadas con terribles golpes, entre ellas, la de su padre. Casualmente donde decía: “muerto por defender la democracia” ha quedado la marca de un gran golpe asestado con una piedra o maza. Ahí dejaron claras sus intenciones los vándalos que cometieron el acto.

Sirvan estas palabras de recuerdo para Paz Mendieta Ibarra y de pésame para toda su familia, empezando por su querida hermana Chon.

Xulio García Bilbao

Foro por la Memoria de Guadalajara.

(Todos los datos han sido recogidos por el Foro por la Memoria de Guadalajara en varias entrevistas a las hermanas Mendieta, grabadas en 2009 en su casa de Madrid).

Paz Mendieta, durante su entrevista con el Foro por la Memoria (2009)

Timoteo Mendieta y Maria Ibarra el día de su boda.
María Ibarra con sus hijos. A la izda de la imagen Paz, y a la dcha Ascensión
Paz y Chon en el homenaje de 2010
La lápida vandalizada.
Ascensión y Paz Mendieta con María Ballesteros, hija y sobrina de fusilados tambien en Sacedón

Abucheos e insultos al alcalde de Guadalajara por negarse a dignificar la memoria de víctimas franquistas

Cadena Ser, 26-04-2011 – 26 abril 2011

La mayoría del PP ha impedido que se construya un monolito junto a una fosa común en el cementerio municipal, como reclamaban los familiares

 

 

ALBERTO GIRÓN

Se trata de un proyecto presentado y diseñado por la Agrupación de Familiares Víctimas de la Represión Franquista de Guadalajara y que contempla la construcción de un pequeño monolito y un texto con los nombres de las personas que fueron enterradas en esa fosa. Al Ayuntamiento no le supondría ningún coste porque tenían previsto financiarlo con fondos estatales procedentes de la Ley de la Memoria Histórica y únicamente tenía que conceder la licencia de obras, algo a lo que el PP se ha negado.

En ese momento, un grupo de unos 70 familiares que abarrotaban el salón de plenos con fotos y pancartas pidiendo justicia han abucheado e increpado al alcalde y a los concejales, acusándoles de ser “herederos del franquismo” y de “no ser demócratas por no reparar la memoria de personas que lucharon y murieron por la libertad”.

Desde el equipo de Gobierno han justificado este rechazo asegurando que está previsto otro proyecto diferente que “dignifique la memoria de todas las víctimas de la Guerra Civil, y no sólo las de un bando”, en palabras de su portavoz, el también senador del PP, Juan Antonio de las Heras.

http://www.cadenaser.com/espana/articulo/abucheos-insultos-alcalde-guadalajara-negarse-dignificar-memoria-victimas-franquistas/csrcsrpor/20110426csrcsrnac_18/Tes