Archive

Tag Archives: veteranos

Ha fallecido Gregorio Escolano, capitán republicano.

Natural de Alcolea, era uno de los últimos oficiales republicanos que quedaban con vida en Guadalajara,

Diploma a Escolanop

El ex capitán Gregorio Escolano, cuando recibió un homenaje del Foro por la Memoria en 2013, posa acompañado de sus familiares. FMGU

Guadalajara, 26/04/2017.- Ha fallecido el veterano republicano Gregorio Escolano García, natural de Alcolea del Pinar (Guadalajara) a la edad de 101 años. Gregorio fue capitán del Ejercito Popular Regular (EPR) de la República, y un hombre lúcido y valiente durante toda su vida. Que la tierra le sea leve. Siempre le recordaremos.

En enero de 2013, a la edad de 97 años, el Foro por la Memoria de Guadalajara le hicimos un sencillo homenaje como forma de reconocimiento. consistente en la entrega de una placa con la medalla de la Libertad, En aquel momento era la segunda que entregábamos, y hasta el momento hemos entregado cerca de 50 placas. El Foro por la Memoria pretende con estos actos de entrega dar una llamada de atención a las instituciones democráticas sobre la necesidad de un reconocimiento institucional a estos veteranos que incluya, entre otras cosas, la anulación de sus sentencias condenatorias, totalmente legales todavía en la España de 2017, algo indignante en una democracia.

El ex capitán republicano Gregorio Escolano García era natural de Alcolea del Pinar. Gregorio fue militante en su juventud de Izquierda Republicana, el partido de Manuel Azaña.

Gregorio nació en 1916 y era estudiante de farmacia antes de la guerra, pero como miles de jóvenes tuvo que dejar los estudios por culpa del conflicto, cuyo inicio le sorprendió de vacaciones en su pueblo.

El padre de su novia (quien luego sería su suegro), era el alcalde de Alcolea del Pinar, Faustino Clemente Alda, por Izquierda Republicana, dueño en la localidad de un garaje y taller de automóviles.

SONY DSC

Faustino Clemente, alcalde de Alcolea del Pinar, de Izquierda Republicana.

La tranquilidad en Alcolea era total antes de la guerra, y hasta había un casino republicano al que acudían personas de toda ideología y condición.

 

Durante los primeros días no hubo apenas movimiento en el pueblo, pero ante la alarma creada por el golpe, se constituyó en Alcolea un comité de defensa por miembros del Frente Popular, y se estableció comunicación continua con el gobernador Miguel Benavides, para informarle de cualquier movimiento que allí ocurriera. Alcolea, era junto a Guadalajara y Sigüenza, una de las tres localidades de la provincia que tenía teléfono público, y estas comunicaciones con la capital eran decisivas en esos confusos momentos. Poco a poco se fue viendo pasar a refugiados y el día 23 de julio se presentó en el pueblo el diputado de Unión Republicana por Soria, Benito Artigas Arpón, huído de esta provincia tras el golpe y múltiples visicitudes, quien les comunicó lo ocurrido en la vecina provincia, y siguió su camino hacia Madrid, donde constituyó el batallón Numancia.

El día 24 de julio, el anarquista Cipriano Mera llegó al pueblo, acompañado de varios autos, y con más de 60 hombres, dejando un grupo de sus seguidores allí y regresando a Madrid para pedir refuerzos.

Gregorio recordaba que Mera y sus hombres no establecieron allí ningún tipo de defensa, aunque sí se reunieron con el alcalde.

También, hecho que disgusta profundamente a Gregorio, como que requisaron jamones y comida o destruyeron las imágenes religiosas que había en la iglesia, que fue quemada el 26 de julio. Gregorio recuerda que pensó en ese momento que sin duda las culpas de esto último caerían sobre los vecinos del pueblo, como así fue efectivamente. También supieron por un caminero del hallazgo de un sacerdote muerto en la carretera cerca de Estríegana, que luego resulto ser el obispo. El peón caminero que lo encontró, Indalecio Jaraba, fue tras la guerra condenado y torturado, aunque él nada tuvo que ver con la muerte del obispo. Gregorio comenta que este caminero fue tan maltratado que intentó suicidarse en la Prisión, valiéndose de una lata de sardinas. Algunas noches veían pasar un coche negro, “el coche de la muerte”, le llamaron. Era un coche que patrullaba los pueblos. No obstante, el propio Mera reprobaba estos sucesos, como demuestra en una entrevista realizada en 1974 por el periodista Vicente Talón (Publicado en su libro “Luchamos por la República”. Grafite Ediciones (2006).

Gregorio afirmaba que la mayoría de estos milicianos ni siquiera pasaban la noche en el pueblo, yendo y viniendo, con lo que resultaba difícil saber a qué columna o grupo pertenecían. A la mayoría él los califica como simples ladrones. Tras el primer indicio de que las tropas sublevadas se hallaban próximas, todos se marcharon rápidamente, recuerda Gregorio.

A los pocos días la práctica totalidad de los vecinos de Alcolea evacuan el pueblo el día 1 de agosto, entrando las tropas rebeldes finalmente el día 3 de agosto. Allí ya les esperaba un enlace del puesto local de la Guardia Civil, que hacía tiempo estaba en conexión con los rebeldes.

Al llegar a Guadalajara capital en guerra, Gregorio recordaba una ciudad en ebullición por la guerra, con gente y soldados de acá para allá, pero tranquila y sin altercados. Gregorio decidió entonces presentarse voluntario en Guadalajara, alistándose en el batallón Marlasca, llamado así por el militar liberal José Marlasca. Este batallón, fue promovido entre otros, por Marcelino Martín, ex alcalde socialista de Guadalajara, contaba con gente de todas las adscripciones políticas.

El batallón Marlasca se situó en Cifuentes y allí pasó un tiempo Gregorio, aunque se encontraba de permiso en Guadalajara el fatídico día 6 de diciembre de 1936, en que la ciudad fue salvajemente bombardeada por la aviación nazi, muriendo al menos una treintena de personas y causando centenares de heridos entre la población civil, produciéndose a continuación el terrible asalto a la cárcel de Guadalajara en el que centenares de personas de derechas y religiosos fueron asesinados por una multitud enfurecida, sin que ninguna autoridad pudiera evitarlo. Gregorio nada tuvo que ver con estos hechos, porque el bombardeo le hizo quedarse escondido y aterrorizado en su casa en la calle Ingeniero Mariño, pero siempre condenó estos hechos injustificables.

En enero de 1937, y respondiendo al decreto de militarización de las milicias y creación del Ejército Popular Regular (EPR) de la República, el Batallón Marlasca, situado en Cifuentes. pasó a llamarse batallón 286 (Marlasca) y junto a los números 287 (Alto Aragón) y 288 (Zaragoza), de las Milicias Aragonesas, formó la 72 Brigada Mixta del nuevo IV Cuerpo de Ejército Republicano.

En un principio, Gregorio, al tener estudios superiores y ser estudiante de farmacia, fue asignado alférez y destinado a oficinas, para realizar papeleo. Posteriormente ascendió a teniente, y finalmente a capitán.

Durante la batalla de Guadalajara, la 72 BM estaba en la finca “el Picaño” en el municipio de Torremocha del Campo, aunque próxima a Cifuentes. Les ordenaron avanzar por el carrascal de Brihuega y el 20 de marzo tomaron Masegoso. Recuerda que al registrar el pueblo, encontraron una veintena de fascistas italianos escondidos en tinajas en una de las casonas de la localidad. Un soldado republicano murió en un accidente en el río Tajuña, al volcarse una barca puesta por los pontoneros, y ese fue el primer muerto de Gregorio vió en su vida. Desde luego no sería el último.

Posteriormente, en junio de 1937, la Brigada fue trasladada al Huesca y separada en dos: por una parte, con el primer batallón, y añadiendo mozos recién reclutados de las quintas del 32 al 35, se creó en Villena la 102 Brigada Mixta (BM), mientras que el segundo batallón, al que pertenecía Gregorio, conservó la numeración de 72 BM.

Su brigada fue una de las que quedó aislada en el valle de Arán, con la 43 División, en la famosa “bolsa de Bielsa” teniendo que pasar por Francia para regresar a zona republicana.

Durante la llamada batalla de Sabiñánigo, Gregorio, ya teniente, fue herido en un hombro en la localidad de Biescas. Se encontraba hablando con los otros tenientes de su batallón, y cometieron el error de fumar, lo que indicó su posición a un tirador enemigo.

En febrero de 1938, estando toda la 72BM en Segorbe acuartelada sobre un cerro, se produjo un terrible bombardeo fascista, el más salvaje que Gregorio recordaba. Afortunadamente, dada la orografía de la localidad aragonesa, la mayor parte de las bombas caían fuera del cerro, produciéndose muchos destrozos, pero pocas víctimas.

SONY DSC

Gregorio Escolano, con uniforme de capitán, en 1938.

Gregorio sufrió un verdadero calvario para ser evacuado, primero hacia Molino Escartín (Huesca), en mula, un suplicio para alguien herido como él. En esta localidad estaba la ambulancia. Desde allí a Boltaña donde recibió las primeras y dolorosas curas, pues allí estaba el Hospital de Sangre, y desde allí a Barbastro en donde cuando se juntaron suficientes heridos para llenar un tren, fue evacuado a Barcelona. La herida no era mortal, pero tardó muchísimo en poder mover la mano.

Tras unos meses de rehabilitación se incorporó al Cuadro Eventual en espera de un nuevo destino cuya espera hizo en Tárrega. Con objeto de estar cerca de su novia, y ver a su hermano también herido como él, Gregorio había solicitado el destino al Ejército del Centro, pero no le fue concedido, siendo en su lugar, incorporado al Ejército de Levante. Para pasar desde Cataluña a Valencia tuvo que hacerlo en barco pesquero camuflado pues ya se había producido el corte de la zona republicana en Vinaroz. El 25 de septiembre fue ascendido a capitán, tal y como fue publicado en el Boletín Oficial, aunque su antigüedad era del mes de abril.

Allí pasó el resto de la contienda cuyo final le pilló en la zona de Castellón, donde se hallaba la compañía que mandaba Gregorio, cuyas órdenes hasta entonces no habían sido fortificar y prepararse. Para ello, los ingenieros militares habían construído una red de fortines de cemento armado y en cada uno de ellos se instalaron dos nidos de ametralladoras, que se cruzaban para mejor cubrir el terreno.

El 29 de marzo de 1939 se presentó en su posición un enlace motorizado informándole de la rendición y que tenía “que dejar allí mismo el armamento porque la guerra había terminado”.

Gregorio siempre opinó sobre lo ocurrido entonces. “a mí no me han vencido” pues su posición nunca fue conquistada. Se vió obligado a rendirse y presentarse en Valencia. Al llegar a Valencia, Con el fin de ocultarse frente al lugar donde estaban siendo recluidos los presos, Gregorio prudentemente tomó habitación en una pensión que conocía, justo enfrente de la plaza de toros. Allí se puso ropas de paisano y esperó. Recuerda que no hacían más que entrar presos y más presos en la plaza de toros y pensó ¿Es esta la paz que nos habían prometido? Por eso Gregorio consideraba que “si Franco fue un traidor, el coronel Casado no lo fue menos”.

Se mantuvo en la pensión viviendo sin salir, pero observando todo, durante 18 días. Con el último dinero que le quedaba, pudo coger un tren a Madrid, eludiendo los controles de documentación. A su llegada a la estación de Atocha, recuerda encontrarse con alguien del pueblo, Saturnino Tejedor, veterinario y miembro del PCE, quien se hallaba como él perdido y desesperado. Tomando un tren a Guadalajara y un autobús a Alcolea, se presentó en su casa el 20 de abril de 1939, a las cuatro de la tarde. Inmediatamente le dijeron que tenía que presentarse ante la Guardia Civil. Una vez allí él explicó su situación y todo lo que le había pasado en la guerra, sin ocultar nada, como el hecho de que había sido capitán, pues nada tenía que ocultar. Nada más terminar su relato, fue conducido a la improvisada cárcel del pueblo, que se había instalado casualmente, en la tienda de su suegro.

El médico local, don Saturnino, le exploró y reconoció físicamente y se inventó una argucia para que pudiera dormir en su casa. Dijo a los guardias que Gregorio que tenía fiebre, cosa que era mentira, y gracias a eso pudo dormir en su cama aquella primera noche. Lamentablemente, la segunda noche volvió al improvisado calabozo.

Estando allí, trajeron a otro preso, absolutamente destrozado por una paliza. Era alguien apodado “el ternillas”, un pastor proviniente de la localidad de Hortezuela de Océn y al que apenas pudo reconocer, por el estado en que venía. El médico recomendó el inmediato traslado de esta persona a Sigüenza, donde murió al día siguiente. Hortezuela es uno de esos pueblos, donde no había pasado absolutamente nada, como hasta la propia Causa General franquista reconocía en sus informes.

Tras tres días en el calabozo en los que hasta su familia le traía la comida, fue trasladado a la Prisión Central de Guadalajara, donde ingresó el día 24 de abril de 1939. En el trayecto en camión hacia Guadalajara, recuerda cruzarse con otro camión que trasladaba a 12 presos a Alcolea. Cuando llegó a la Prisión Central de Guadalajara, pudo comprobar las duras condiciones de hacinamiento y el terror de las “sacas” de presos condenados con pena de muerte. Celdas que estaban preparadas para dos personas, albergaban a 10 o 12. Dormitorios atestados de presos y comida infecta. Allí convivió en la misma celda con Mariano Almendros y Francisco Lacerda, primeros fusilados de la ciudad, la noche del 30 de abril.

Gregorio recordaba que en el polígono del Balconcillo había un campo de concentración con cientos de presos de toda la provincia, donde eran clasificados y distribuídos en tres sitios. Prisión Central, prisión militar de la calle Martín Puebla, donde llevaban a los de más edad y condenados a muerte, y Convento del Carmen. Las mujeres primero estuvieron en un patio de la Central para luego ser llevadas al colegio de las Francesas. Él las recuerda, rapadas, pues se veía parte de su patio desde su celda.

Fue pasando el tiempo, y Gregorio recordaba vívidamente el  terror con el que los presos vivían las noches. Pronto aprendió a distinguir si una noche había “saca” de presos para fusilar. Cuando la noche era normal es decir, sin “interrupciones” molestas, las luces se apagaban por un interruptor general y todos dormían tranquilos. Pero si esa noche se iba a proceder a la ejecución de presos, las celdas eran apagadas una a una, individualmente, quedando sólo encendidas aquellas donde estaban algunos de los elegidos. Recuerda también la llegada del contingente con los alcaldes y otras autoridades republicanas que fueron capturados en Alicante y con ellos, a don Marcelino Martín. Recuerda también cómo un grupo de falangistas locales subían a la Prisión y pedían determinados presos, a los que daban terribles palizas impunemente. Los elegidos volvían o los traían siempre ensangrentados tras la paliza.

El día 1 de agosto se produjo el “juicio” o mejor, simulacro de juicio de Gregorio Escolano. Tuvo lugar en el palacio de la Diputación. Allí mismo, en el pasillo, conoció a su defensor, un militar. La acusación contra él era por supuesto, de ser “elemento destacado de izquierdas” y haber sido capitán, pero también hubo una argucia para intentar elevar la pena. Se le acusó de “pasarse al campo enemigo” , es decir, algo parecido a una deserción del ejército. Gregorio adujo que él nunca había estado en el ejército rebelde, con lo que nunca pudo huir de él. En todo caso, pasó a su propia zona. Con ello logró escapar de la Pena de Muerte, y fue condenado a 30 años de cárcel por “adhesión a la rebelión”. Además tuvo que pagar 7500 pesetas, tras ser condenado por el Tribunal de Responsabilidades Políticas. Un capital en esa época y que por supuesto Gregorio no tenía.

El día 1 de enero de 1940, en compañía de otros 120 presos de Guadalajara Gregorio fue traslado a Burgos. Antes, pasó unos días en lo que se llamaba “transeúntes” que era un campo de presos instalado en un colegio Marista en la Ronda de Atocha. Llegaron a Burgos el día 18 de enero, donde Gregorio estuvo en la farmacia penitenciaria. Tras un periodo en Burgos, fue trasladado de nuevo a Madrid, al laboratorio y farmacia penitenciaria de la cárcel de Yeserías, donde gracias a una revisión de condena salió en enero de 1942. El régimen no podía sostener ya un sistema penitenciario con casi 200.000 presos y se decidió a liberar a muchos de ellos. Al salir, Gregorio Escolano no sabía que le esperaba un calvario aún mayor.

muchos otros combatientes republicanos pertenecientes a las quintas del 35 y del 36, “la quinta del biberón”, al salir de la cárcel, fue reclamado para cumplir con el servicio militar. Es curioso para alguien después de tres años de guerra, habiendo incluso alcanzado el grado de capitán.

Como ex preso, tuvo además que hacerlo en un batallón penal de trabajadores. En septiembre del 42 fue movilizado y enviado a Algeciras (Cádiz), al 95 Batallón de Soldados Trabajadores (penados), encargado de las obras de reconstrucción de la vía del ferrocarril Algeciras-Málaga, para cual, en régimen de esclavitud, sus componentes eran obligados a trabajar en una cantera donde tras cuartear la piedra debía transportarla y picarla con mazas y porrillos de cantero para ponerla en las vías del ferrocarril. Gregorio estuvo haciendo estas tareas, entre otros sitios, en la estación de Málaga y también en la Almoraima. Como la zona donde estaban es montañosa, había movimiento de guerrilleros en los alrededores. Un día, en agosto de 1944, los barracones donde dormían, y sin saber por qué, aparecieron rodeados por soldados de Regulares que les hicieron salir para formar, encañonándoles. Gregorio supo luego que una patrulla de la Guardia Civil había tenido un “encontronazo” con la guerrilla y eso les hizo tomar estas medidas, en prevención de que hubieran contactado con los presos y estos se les unieran. El caso es que el grueso del batallón fue trasladado dos meses después a Collado Mediano (Madrid), donde las condiciones para todos mejoraron algo aunque seguían trabajando en canteras. Estando allí le ocurrió algo digno de mencionar.

Un día le dicen a Gregorio que se presente ante el comandante del batallón, de nombre Román Alonso Burilla, quien le pregunta si sabe poner inyecciones. Al parecer, a este comandante le estaban poniendo un tratamiento y le faltaba una inyección para terminarlo. Gregorio dijo que él había sido estudiante de farmacia hacía diez años, pero que nunca había puesto ninguna. El comandante le dijo que le obligaba a que se la pusiera. En ese momento Gregorio recordó a un preso en el penal de Burgos que se equivocó en el botiquín poniéndole un colirio a un guardián, y había sido severamente castigado. El caso es que le puso la inyección como pudo y tras ello el comandante le dijo. – En la puta vida me han puesto tan bien una inyección, te concedo un permiso. Pero los soldados de batallones penales como él sólo podían gozar de un permiso durante todo el tiempo de servicio militar, y Gregorio ya había usado el suyo, para ir al entierro de la madre de su mujer. Continuando la conversación con el comandante, este le preguntó que de donde era. Y al responder, que era de Alcolea del Pinar, el comandante, que era de caballería, le dijo que había estado allí durante la guerra y le contó que había entrado en Alcolea con su escuadrón y tras preguntar por la casa del alcalde, pues sabían que tenía el granero lleno, comenzaron a desvalijar el granero con 30000 kg de trigo. El comandante subió al granero, donde encontró un par de miles de kg de cebada, que rápidamente usó para sus caballos. El comentario del comandante fue: “gracias a esa cebada, tuve los caballos salvados”. Gregorio, que no le dijo que el alcalde era su suegro, pensó en ese momento: “salvados si, pero no pagado” (se refería a la cebada).

SONY DSC

Gregorio Escolano, (fila de arriba, 3º dcha) con los médicos del botiquín y farmacia del penal de Burgos (1942)

Escolano fue puesto en libertad en mayo de 1945. Recuerda la sensación de salir de una cárcel pequeña a otra mayor, toda España, porque una vez en la calle no había trabajo para los vencidos, ni posibilidades de prosperar pues estaban vetados todos los puestos de responsabilidad para personas como él.

Escolano siempre creyó necesario desmentir una falsedad. Primero nos aclara:

– Yo no soy ni he sido comunista, El comunismo no me entra en la cabeza. Pero cuando los franquistas dicen: hemos derrotado al comunismo, están mintiendo”. Gregorio recuerda que “Rusia fue uno de los pocos países que ayudaron a la República y por eso muchos se afiliaron y el PCE creció”

Gregorio sin embargo opina que en esas brigadas comunistas, como las de Líster, Modesto, etc, “había verdaderos luchadores. Todo ese miedo al comunismo en España es fruto de la propaganda. Aquí no había comunismo ni peligro tenerlo. Los comunistas tuvieron un diputado en 1931, Balbontín, y unos pocos en el 36, pero nada había que temer.”

Gregorio cree que la transición hizo un gran olvido de los combatientes y ex presos republicanos y por eso critica la ley de amnistía, comentando: “¿A mí de que me tenían que amnistiar, si no he hecho nada?” Igual enfado le produce la llamada Ley de Memoria Histórica, pues no ha sido capaz de anular las sentencias de los republicanos condenados, que a fecha de hoy, siguen teniendo valor legal.

-“A mí nunca me han vencido”, repite Gregorio Escolano. – “A nosotros no nos vencieron, nos entregaron, nos engañaron”, comenta, pues el alto mando les ordenó a rendirse. Nunca pensó que le iba a pasar todo lo que pasó. “y no hice nada malo, sólo defender a mi gobierno”. Y añade:

-“Nunca tomaron Madrid, se pasearon por Madrid”. Gregorio siempre creyó que había que haber seguido los combates, porque la 2ª guerra mundial estaba cerca. Gregorio opina que la guerra se perdió en las cancillerías europeas y por el cierre de fronteras a material bélico para la República. “A Madrid no entraron conquistándola, no pudieron, ni por el Guadarrama, ni por el Jarama, ni por Guadalajara, con tanto ejército como tenían, cuando tomaron Madrid, se pasearon por Madrid, allí no había nadie”. “Entraron gracias a una traición”, opina Gregorio.

-“La transición ha sido legalizar el franquismo. Aquí trajeron a la Pasionaria, a Carrillo, al otro, y con eso dijeron que habían hecho la paz, pero ¿Donde están los enterrados? ¿Qué pasa con los que estábamos en la cárcel? De eso nada de nada. ¿Donde estan los muertos, quien saca a los muertos? No los sacarán nunca. Ahi están, No hay dinero. Cuando desaparece una chica joven como estos casos que ha habido, remueven medio mundo para sacar un cadáver. ¿Y los nuestros, donde están?”

Son frases extraídas de nuestra conversación y que demuestran su lucidez sobre este asunto, a pesar de sus 97 años y se lamenta de no que no se han puesto soluciones a este problema:

-“Como [la dictadura] no podía aguantar, vinieron los americanos a salvar a Franco, a quien dejaron hacer lo que quiso internamente, a cambio de las bases americanas”. “Mucha culpa del franquismo la tienen los americanos. Pero ¿y los miles y miles de muertos? Y además, los partidos republicanos no se pudieron presentar en las primeras elecciones democráticas. “

SONY DSC

Gregorio Escolano García, durante su entrevista en 2008. FMGU

A pesar de haber sido nombrado capitán en abril de 1938, Gregorio sigue hoy día cobrando una pensión como capitán, lo que considera una injusticia, pues los alféreces provisionales del ejército franquista fueron “elevados a los altares”, pasando incluso por encima de los profesionales, como bien nos recuerda Gregorio, pero la democracia no se dio ninguna prisa por equiparar a los oficiales republicanos como él haciéndolo tarde y mal. Gregorio comenta que durante la guerra los profesionales pronto o murieron o se retiraron del frente, y que tras unos meses, sólo había en primera línea alféreces provisionales y oficiales de milicias. Gregorio cobró su primera paga como ex combatiente en 1984, pero tardaron un año en dársela. Esta paga era equivalente a la pensión mínima de entonces. No ha sido hasta el año 2000 en el que ha cobrado el 100% de la paga, aunque la correspondiente al empleo de capitán. Gregorio piensa, que tras tres años de guerra, cuatro de cárcel y tres de batallón de trabajadores, merece la paga de un profesional. Hace unos años recibió una indemnización por su estancia en la cárcel, pero insuficiente, y desde luego, su condena sigue siendo legal.

El homenaje a Gregorio Escolano en 2013 consistió en la entrega de una placa simbólica, que reproduce una medalla republicana de 1937 entregado en presencia de su nieto Dani y uno de sus hijos. acompañado de Félix Rodriguez, de Izquierda Republicana. Con motivo de su centenario, su nieto Dani le regaló una gorra de plano de capitán del ejército republicano, idéntica a la que Gregorio usó durante la guerra.

 

Nuestro más sentido pésame a su familia y amigos y todo nuestro reconocimiento a su persona, valiente y lúcido hasta el final.

Xulio García. Foro por la Memoria de Guadalajara

(Entrevistas en 2008 y 2013, correcciones realizadas con motivo de su fallecimiento, el 26-4-2017)
Entrevista en video a Gregorio Escolano, capitán de la 72 Brigada Mixta del EPR, realizada en su casa de Alcolea del Pinar (Guadalajara) en 2008 (fragmento)
https://www.youtube.com/watch?v=JkIBNBH6z4U

 

Homenajes para evitar
“una crisis de valores”

DIANA PIZARRO/NUEVA ALCARRIA

27/03/13

Soldado de la Brigada Mixta 49, miembro de las Juventudes Socialistas Unificadas, excapitán del Ejército republicano o pionera del colectivo de víctimas del Franquismo. Son algunas de las personas que han sido homenajeadas desde principios de año por el Foro de la Memoria, en actos sencillos en sus hogares, pero cargados de simbolismo. El objetivo es hacer una llamada de atención a las autoridades “sobre su necesario reconocimiento”, porque según Xulio García, uno de los fundadores del foro, “son personas que han entregado su libertad y que incluso han puesto en peligro sus vidas”. Los distinguidos representan las diferentes ideologías “que lucharon en Guadalajara por la libertad”.

Apostaron por unas ideas, por un país en libertad y por la democracia. Apostaron y perdieron. Ya era hora, por tanto, de que su compromiso fuera puesto en valor. Es lo que piensa el Foro por la Memoria de Guadalajara, que en enero comenzó una serie de reconocimientos públicos a veteranos antifascistas de la provincia, “como forma de distinción pública y como llamada de atención a las autoridades sobre su necesario reconocimiento”. También se busca la anulación de sus sentencias condenatorias, totalmente legales todavía en la España de 2013, lo que consideran “indignante” en una democracia.

Lamentablemente, hay ocasiones en las que estos homenajes llegan tarde, cuando la persona homenajeada no puede disfrutar del ensalzamiento por parte de los otros de las obras que realizaron en vida. Y para evitar que eso suceda, algo inevitable por otra parte a causa del paso del tiempo, comenzaron a entregarse estas distinciones a personas “con probada valía en la defensa de los valores democráticos, pero que han sido relegados al olvido civil”, según reconoce Pedro García Bilbao, presidente del Foro de la Memoria. El objetivo es, por tanto, rescatar sus nombres y homenajearlos, ahora que todavía hay tiempo.

La compañera e hijos del veterano anarcosindicalista Pedro Canuto Marcos reciben la placa y el homenaje del Foro.

La compañera e hijos del veterano anarcosindicalista Pedro Canuto Marcos reciben la placa y el homenaje del Foro.

Inicialmente se pensó en reunir a todos los veteranos antifranquistas en un acto en Guadalajara, pero fue imposible, por lo que se optó por actos individuales en sus propios hogares. “Entrañaba una dificultad tremenda, pues son varias personas, unos residen en Madrid, otros en Barcelona, hay incluso algunos que, por la edad, no se pueden mover de su casa…”, señala Xulio García, miembro del foro y coordinador de los homenajes. Ello llevó a que se optara por un reconocimiento “simbólico” que consiste en la entrega de un diploma en el que se reconoce la lucha individual de cada uno en la Guerra Civil o en el Franquismo. Estos diplomas reproducen una medalla republicana de 1937, e incluyen también símbolos de los partidos y organizaciones en las que los homenajeados militaron en su lucha contra la dictadura.

Además, su entrega supone una “llamada de atención” a las instituciones, que no han reconocido “debidamente” a estas personas. “Y como no queremos que haya una crisis de valores, hemos decidido realizar estos reconocimientos públicos a personas que han entregado su libertad y que incluso han puesto en peligro sus vidas”, señala Xulio García, que subraya la “obligación” que tiene con ellos la sociedad democrática. La idea del Foro por la Memoria es, por tanto, que estos “luchadores” tengan un reconocimiento institucional que hasta ahora no han recibido, en contraposición a lo que ellos consideran un “pobre certificado de reconocimiento personal” emitido por el Ministerio de Presidencia al amparo de la Ley de Memoria de 2007, “que se limita a decir, sólo si el afectado o sus familiares lo solicitan, que estos luchadores sufrieron cárcel o padecieron persecución por la dictadura franquista, pero excluye y renuncia expresamente a la reparación, pues carece de valor jurídico, debido a que la citada ley mantuvo y mantiene legales las sentencias y tribunales con la que estos compañeros y miles y miles de demócratas más de toda España fueron condenados”. Desde el Foro se subraya que los diplomas que se están entregando “reflejan y respetan” la diversa ideología de cada uno de los distinguidos, “tal como sugiere el protocolo Joinet de la ONU para los homenajes a víctimas de violencia o represión política”.

Los protagonistas

Para estos homenajes se han buscado a personas pertenecientes a distintas organizaciones con el fin de dotar de pluralidad a la iniciativa. Uno de ellos ha sido Canuto Marcos, que lamentablemente falleció dos meses antes de que comenzaran los reconocimientos, lo que no impidió la celebración de un homenaje póstumo en la sede de la CNT de Guadalajara al que asistieron su viuda, hijos y otros familiares. Exsargento de tanques y militante anarcosindicalista, nació en Guadalajara y fue primero miliciano en el Batallón Rosemberg, creado por voluntarios de todas las tendencias antifascistas de la provincia, para posteriormente pasar a ser soldado de la 49 Brigada Mixta. Ambas unidades, como recuerda el Foro por la Memoria, fueron creadas en Guadalajara. Más adelante fue nombrado sargento de tanques, cargo que ocupó hasta que acabó la contienda. El fin de la guerra supuso su reclusión en un batallón penal en Teruel. Su hermano Emiliano Marcos Centenera también fue, como Canuto, militante de la CNT, además de soldado de aerostación. Por esta condición murió fusilado en marzo de 1940 en las tapias del cementerio de Guadalajara.

Otro de los veteranos a los que se le ha reconocido su “sacrificio” ha sido Trifón Cañamares, militante del Partido Comunista de 101 años y natural de Cendejas de Enmedio, y que luchó contra la dictadura desde las filas de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) en 1936. También fue comisario político de la 12 División del IV Cuerpo de Ejército. Trifón resultó herido en combate y sufrió prisión en cárceles y campos de concentración. Fue condenado a pena de muerte, aunque se la conmutaron a 30 años de prisión. Ya durante la transición colaboró en la reconstrucción del Partido Comunista en Guadalajara y en la elaboración de las listas y candidaturas de varios pueblos.

También Gregorio Escolano, de 97 años, recibió su diploma de manos de los miembros del Foro por la Memoria. Este excapitán del ejército republicano, natural de Alcolea del Pinar, fue militante en su juventud de Izquierda Republicana, el partido de Manuel Azaña, “y por eso en esta ocasión invitamos a un representante actual de este partido, Félix Rodríguez, quien acudió también para honrar al homenajeado”. En el texto elaborado por el foro con motivo de este homenaje, se recuerda cómo la guerra truncó tantas vidas en nuestro país. Una de ellas fue la de Gregorio, que antes de la contienda era estudiante de Farmacia, “pero como miles de jóvenes tuvo que dejar los estudios por culpa del conflicto, cuyo inicio le sorprendió de vacaciones en su pueblo”. Su suegro, Faustino Clemente, fue alcalde de Alcolea del Pinar por Izquierda Republicana. El municipio se convirtió en un punto estratégico de la provincia, además de que era una de las tres localidades, junto con Guadalajara y Sigüenza, en las que había teléfono público, “y estas comunicaciones con la capital eran decisivas en esos confusos momentos”.

Trifón Cañamares, veterano militante del PCE de 101 años, agradece con unas palabras el homenaje del Foro por la Memoria. Foto: Fernanda Moral

Trifón Cañamares, veterano militante del PCE de 101 años, agradece con unas palabras el homenaje del Foro por la Memoria. Foto: Fernanda Moral

De diferentes ideologías

Tras la evacuación de Alcolea, Gregorio llegó a Guadalajara, “una ciudad en ebullición por la guerra”, y se alistó en el batallón Marlasca, que contaba con gente de todas las adscripciones políticas. Pese a que estaba destinado en Cifuentes, se encontraba de permiso en Guadalajara el “fatídico” 6 de diciembre de 1936, cuando la aviación nazi bombardeó la ciudad. Su brigada fue trasladada en 1937 a Huesca, quedando aislada en el valle de Arán. El resto de la guerra la pasó en Valencia, “donde fue obligado a rendirse”. Tras su regreso a Madrid, optó por marchar a Alcolea, donde fue instado a presentarse ante la Guardia Civil, quienes lo metieron en la “improvisada” cárcel del pueblo. Tres días después fue trasladado a la Prisión Central de Guadalajara. Ingresó en esta cárcel el día 24 de abril de 1939, “donde pudo comprobar las duras condiciones de hacinamiento y el terror de las sacas de presos condenados con pena de muerte”. En su juicio consiguió evitar la pena de muerte, aunque fue condenado a 30 años de cárcel y a pagar 7.500 pesetas, “un capital en esa época, y que por supuesto Gregorio no tenía”. Posteriormente sería trasladado a Burgos, donde estuvo en la farmacia penitenciaria. Más tarde sería de nuevo enviado a Madrid, al laboratorio y farmacia penitenciaria de la cárcel de Yeserías, de donde salió gracias a una revisión de condena en enero de 1942. “El régimen no podía sostener ya un sistema penitenciario con casi 200.000 presos y se decidió a liberar a muchos de ellos”, explica el Foro por la Memoria en su texto.

El ex capitán Gregorio Escolano recibe la placa del Foro acompañado de sus familiares

El ex capitán Gregorio Escolano recibe la placa del Foro acompañado de sus familiares

Francisco de Luz Polanco, de Tendilla, más conocido por sus amigos y familiares como José Luis, ha sido otro de los homenajeados, aunque lamentablemente también fue a título póstumo, ya que falleció en noviembre del pasado año. Según recoge el foro, este veterano guerra fue “quien mas testimonios e información ha aportado en la investigación sobre la guerra y la represión franquista en Tendilla, su pueblo”. El levantamiento contra la República se produjo cuando apenas tenía 19 años. Primero luchó en el frente del Jarama, para pasar posteriormente al del norte de Zaragoza y de Huesca, donde fue tomado preso junto a toda la brigada. Tras pasar una temporada en un corral improvisado primero, y luego en Zaragoza, fue trasladado a Miranda de Ebro, donde estuvo haciendo trincheras, pistas, puentes volados… “Después toda la quinta fue reclutada por los nacionales. Tuvimos que servir como soldados del ejército nacional durante tres años”, recordaba Francisco antes de fallecer, según cuenta el Foro por la Memoria en su web.

Tampoco se han olvidado entre tanto homenaje de Emilia Cañada Dombriz, presidenta de honor de esta organización. “Ya ha recibido varios reconocimientos, pero todo es poco, ya que fue una pionera”, señala Xulio García. Su padre era Antonio Cañadas, alcalde republicano de Guadalajara, que fue fusilado en 1939 cuando Emilia apenas contaba ocho años, y ya en la transición luchó por el desarrollo de una Memoria Histórica. “Encabezó el colectivo de víctimas de la represión franquista para recaudar dinero para el monumento que se levantó en 1979 en el antiguo cementerio civil de Guadalajara en homenaje a los guadalajareños muertos por la libertad y la democracia”, defiende Xulio García. El foro subraya, además, que Emilia fue una de las personas de la provincia que figuraba en las listas negras de la denominada Operación Cuchillo, “es decir, que debían ser asesinadas por grupos ultraderechistas en caso de triunfar el golpe militar del 23-F y que cuya cifra alcanzaba a 3.000 personas en todo el estado”.

placa emilia y francisco de luz

El Foro por la Memoria entrega una placa a Emilia Cañadas, por su trayectoria de toda una vida dedicada a la lucha por la libertad, y a los familiares de Francisco de Luz, veterano excombatiente por la libertad fallecido hace pocos meses y natural de Tendilla.

Las heridas de la guerra

La represión de la guerra y del franquismo fue “brutal”, como subraya el coordinador de los homenajes. Por ello no extraña que uno de los homenajeados, un guadalajareño de 93 años afincado en Barcelona, haya preferido que su nombre se mantenga en el anonimato. “Se trata de un militante de las JSU de Guadalajara que ha agradecido mucho el reconocimiento pero que no quiere que se revele su identidad”, explica Xulio García. “Se siente muy orgulloso de lo que hizo, pero imagino que en situaciones como la que vivió en la cárcel deja importantes huellas que no se curan con los años”.

Éstos son los primeros, pero no los únicos que se merecen un homenaje tal. “Podríamos haber elegido a otros muchos, pero ellos representan las diferentes ideologías que lucharon en Guadalajara por la libertad”, explica este miembro del Foro por la Memoria.

El Foro por la Memoria, organización política que se define antifascista y democrática, “que participa de la República y los valores que la sustentan y que se reconoce en todos aquéllos que defendieron sus ideales de libertad y justicia social bajo sus banderas”, tiene como objetivo recuperar, aunque suene redundante, la memoria “de los que lucharon y su defensa hoy, de forma que las luchas actuales se puedan basar en la fortaleza moral y en el ejemplo de los que nos precedieron”. Con este ideal, realizaron hace dos semanas la II Marcha Memorial Batalla de Guadalajara, un acto con el que pretendieron recordar uno de los episodios más importantes de la Guerra Civil. Este año se cumplían 76 años desde que en el mes de marzo de 1937, “nacionalistas y republicanos libraron en los campos de La Alcarria una de las batallas que más contribuyeron a difundir la épica del bando gubernamental”, según se recoge en el libro ‘Guadalajara 1937. Testimonios de una batalla’, editado por ‘Nueva Alcarria’. En él se recorren “todos” los escenarios de la lucha, como Brihuega, Trijueque o el palacio de Ibarra, “para contar cómo vivió Guadalajara aquella histórica batalla”.

El Foro por la Memoria
homenajea a Avelino Cortés Muñoz

DIANA PIZARRO/ NUEVA ALCARRIA

3/05/2013

El Foro por la Memoria ha celebrado tres nuevos homenajes a veteranos antifascistas, tal y como vienen realizando desde comienzos de año. Uno de los distinguidos ha sido Avelino Cortés Muñoz, nacido hace 95 años en Renera, que se alistó en el 5º Regimiento de Milicias para luchar en la Guerra Civil. Formó parte de la Brigada Mixta 85 y luchó en Andalucía y Extremadura. Al acabar la guerra fue internado en un campo de concentración de Castuera, en Badajoz, y después en la Cárcel Central de Guadalajara, donde cumplió tres años de una condena de ocho.

Militante de UGT y del PSOE desde su juventud, los miembros del Foro por la Memoria han querido denunciar el “olvido” de las autoridades hacia Avelino Cortés Muñoz y otras personas que, como él, “dieron su vida por la libertad”. Al acto asistieron Víctor Cabeza en representación de la Ejecutiva Provincial del PSOE; y Jorge del Castillo, como secretario local de Juventudes Socialistas.

Desde el Foro quieren poner en conocimiento que Avelino cobra una pensión 700 euros, y que su mujer, enferma, no recibe ninguna ayuda tras la retirada de la Dependencia. Ello les obliga a contratar a una persona un día a la semana por 100 euros al mes. Esto supone, a juicio del Foro, un “daño añadido”.

El Foro por la Memoria entrega una placa de homenaje a Avelino Cortés, veterano socialista. Asiste en nombre de la ejecutiva del PSOE Víctor Cabezas.

El Foro por la Memoria entrega una placa de homenaje a Avelino Cortés, veterano socialista. Asiste en nombre de la ejecutiva del PSOE Víctor Cabezas.

Foro por la Memoria de Guadalajara.
 HOMENAJE A CANUTO PEDRO MARCOS CENTENERA

Homenaje a los veteranos alcarreños luchadores por la libertad

Guadalajara, 19/01/2013.
El Foro por la Memoria de Guadalajara ha iniciado la entrega de unos simbólicos diplomas a los veteranos antifascistas de nuestra provincia, como forma de distinción pública y como llamada de atención a las autoridades sobre su necesario reconocimiento . Estos diplomas, que reproducen una medalla republicana de 1937, incluyen también símbolos de los partidos y organizaciones en las que los homenajeados militaron en su lucha contra la dictadura. La idea del foro es proponer que estos luchadores tengan un reconocimiento institucional que hasta ahora no han recibido, en contraposición al pobre certificado de “reconocimiento personal” emitido por el Ministerio de Presidencia al amparo de la llamada Ley de Memoria de 2007, que se limita a decir (sólo si el afectado o sus familiares lo solicitan) que estos luchadores sufrieron cárcel o padecieron persecución por la dictadura franquista, pero excluye y renuncia expresamente a la reparación, pues carece de valor jurídico, debido a que la citada ley mantuvo y mantiene legales las sentencias y tribunales con la que estos compañeros y miles y miles de demócratas más de toda España fueron condenados. Los diplomas entregados por el Foro ha sido diseñados con símbolos que reflejan y respetan la diversa ideología de cada uno de ellos tal como sugiere el protocolo Joinet de la ONU para los homenajes a víctimas de violencia o represión política.
Trifón Cañamares, veterano militante del PCE de 101 años, agradece con unas palabras el homenaje del Foro por la Memoria. Foto: Fernanda Moral

Trifón Cañamares, veterano militante del PCE de 101 años, agradece con unas palabras el homenaje del Foro por la Memoria. Foto: Fernanda Moral

Hasta ahora ha sido entregado por parte del Foro, un diploma al veterano comunista de 101 años Trifón Cañamares, natural de Cendejas de Enmedio (Guadalajara), el pasado día 11 de enero y otro a título póstumo a Canuto Pedro Marcos Centenera (1920-2012), ex sargento de tanques y militante anarcosindicalista de Guadalajara, fallecido recientemente y que recogió su viuda y familiares en un emotivo acto.
Nacido en Guadalajara, Canuto Marcos al iniciarse la guerra civil  fue primero miliciano en el Batallón Rosemberg, creado por voluntarios de todas las tendencias antifascistas de la provincia, y posteriormente soldado de la 49 Brigada Mixta; ambas unidades creadas en Guadalajara. Posteriormente fue sargento de tanques hasta el final de la guerra. Tras la contienda estuvo preso en un batallón penal en Teruel. Su hermano de Emiliano Marcos Centenera, militante como él, de la CNT y soldado de aerostación, fue fusilado en marzo de 1940 en las tapias del Cementerio de Guadalajara.
El homenaje y entrega del sencillo reconocimiento a Canuto Marcos tuvo lugar en la sede de CNT de Guadalajara, y al mismo asistieron su compañera , hijos y familiares, así como algunos miembros del Foro por la Memoria y de CNT.
La placa de Canuto Marcos, que como indicamos, reproduce una medalla republicana de 1937, reza:
“Medalla de la Libertad. (Reglamento general de recompensas de 16 de mayo de 1937 DO nº 122). El Foro por la Memoria de Guadalajara, en homenaje a los que lucharon por la libertad y la justicia social, propone la Medalla de la Libertad (a título póstumo) al compañero Canuto Pedro Marcos Centenera (1920-2012), sargento, jefe de carro de las fuerzas blindadas del EPR, militante de la CNT, en reconocimiento a los excepcionales méritos de entrega, sacrifico, y abnegación que demostró durante toda una vida de lucha. En ausencia de las autoridades legítimas de la República Española, la Federación Estatal de Foros por la Memoria, Guadalajara, a 19 de enero de 2013” (fecha que hubiera sido de su cumpleaños).
Julián Vadillo en nombre del Foro por la Memoria y de la CNT, durante el homenaje a Canuto. Foto: Nacho Izquierdo

Julián Vadillo interviene en nombre del Foro por la Memoria y de la CNT, durante el homenaje a Canuto. Foto: Nacho Izquierdo

En la placa se incluyen logotipos de la CNT y del Foro por la memoria de Guadalajara, así como la representación de la Medalla de la Libertad y la insignia de las unidades de tanques del EPR.
La viuda y los familiares de Canuto posan con Julián Vadillo tras la entrega del diploma.

La viuda y los familiares de Canuto posan con Julián Vadillo tras la entrega del diploma “Medalla de la libertad”

En días sucesivos serán entregados más diplomas a veteranos y veteranas antifascistas de Guadalajara.

Entrevista al Foro por la Memoria de Guadalajara de la federación sardanista de Catalunya

Foro por la Memoria de Guadalajara, – 1 febrero 2012

Sobre el vídeo de Joaquim Som

http://youtu.be/lhOK607OYfQ

Joaquim Soms, compositor y ex combatiente en la 33 División republicana desplegada en el frente de Guadalajara en 1937-38, recuerda cómo fundó la banda de música de su unidad y como compuso la sardana “Catalans a la Alcarria”

Se trata de la entrevista que este verano realizamos a Joaquim Soms i Janer, compositor de sardanas de Pineda de Mar (Barcelona), de 98 años, ex combatiente republicano en el alto del Jarama (Guadalajara) en 1937-38 con base en Gárgoles de Arriba. Joaquim Soms fundó y dirigió la banda de música de la 33 División republicana y compuso la sardana “CATALANS A LA ALCARRIA”

http://www.memoriaguadalajara.es/

El Foro por la Memoria de Guadalajara, como asociación para la recuperación de la memoria histórica democrática, tiene entre otras la vocación de recuperar el recuerdo y el testimonio de los excombatientes que estuvieron desplegados en lo que fueron las líneas del frente en nuestra provincia durante la guerra civil, Entre esos combatientes hubo muchos catalanes. Eran conocidas por nosotros las Brigadas Mixtas reclutadas en Catalunya que lucharon en nuestra tierra. Muchos catalanes lucharon en la conocida batalla de Guadalajara, pero sobretodo en la ofensiva del Alto Tajuña en 1938, donde estuvieron desplegados algún tiempo. Muchos de ellos todavía son recordados en localidades como Abánades, Esplegares, Brihuega, etc.

Por otra parte, la Cataluña de posguerra acogió a muchos refugiados de Guadalajara que fueron deportados por la represión franquista. Estoy pensando en luchadoras como Tomasa Cuevas, de Brihuega, que recibió la Creu Sant Jordi en 2004 por su compromiso antifranquista, o en Clotilde Ballesteros, destacada militante del PSUC, nacida en MIrabueno (Guadalajara).

Asimismo, en Cataluña habian combatido muchas personas de Guadalajara que dieron su vida en la defensa de la República. Tras una experiencia tan intensa de los soldados catalanes en nuestra tierra, no debe extrañar que uno de esos combatientes quisiera recordar y honrar esa lucha con la composición de una sardana.

El pasado septiembre, un grupo de militantes del Foro por la Memoria acudimos como visitantes a unas jornadas de reconstrucción histórica en Abánades, y allí se hallaba un equipo arqueológico del CSIC, excavando una trinchera republicana de la 138 Brigada Mixta. En el interior de una paridera usada como puesto de socorro en aquella época, fuimos testigos del hallazgo por parte de los arqueólogos, de un botón con las barras de la senyera y la palabra “Catalunya”. Fue muy emocionante. Al momento nos dimos cuenta de la fecha en que estaba ocurriendo ese hecho singular: ¡ 11 de septiembre ! No podíamos pensar en mayor homenaje para los combatientes catalanes que recuperar su memoria en plena Diada.

Al día siguente tratamos de investigar más y de contactar con algun superviviente. Al buscar en internet, nos llevamos la sorpresa de que en la página web que el estudioso de la sardana Eugeni Pont dedicaba a Joaquim Soms, venía una biografía de Joaquim donde se referenciaba su paso por el frente de guerra de Guadalajara y la mayor sorpresa era, que Joaquim no sólo estaba vivo, sino además con muy buena memoria y facultades que le permiten seguir componiendo, ¡ a sus 98 años !

Con la ayuda inextimable de Eugeni Pont, que nos puso en contacto con él, y enseguida le llamamos emocionados desde Guadalajara. Él mismo tambien se emocionó. Somos conscientes de que luchamos contra reloj para recoger estos testimonios y hemos tenido la suerte de encontrarle. Para alojarlos hemos creado la web http://www.memoriaguadalajara.es donde hasta el momento hemos subido nueve entrevistas en video a veteranos y víctimas del franquismo, pero tenemos casi cuarenta testimonios más que iremos colocando poco a poco.

Joaquim nos recibió encantados en su casa en el mes de octubre pasado y le grabamos una entrevista muy centrada en sus recuerdos sobre Guadalajara y la guerra, en la que hizo gala de su gran calidad humana, de su amor por la música y sobre todo, de su enorme amor por su tierra. “Todo lo que he hecho ha sido siempre por Catalunya” afirmó. Más de 600 sardanas confirman esa afimación, sin duda.

Joaquín nos recordó que llegó al frente de Guadalajara en 1937, primero como enfermero, destinado en un pequeño hospital de campaña en Gárgoles de Arriba. Pero quien es músico de verdad, es alguien que “habita en la música” y pronto buscó otros compañeros de armas que amaran la música como él, con los que organizó una orquestina. El éxito de la formación fue tal, que el mando republicano le encomendó la creación de la banda oficial de música de 33 División. La formación estaba compuesta por catalanes y algún valenciano, y como el propio Joaquim nos contó, hasta se atrevió a crear una copla de sardanas. Durante su paso por Guadalajara, Joaquim compuso varias piezas musicales, fundamentalmente para piano. Pero su obra más emblemática de esa época fue sin duda, la Sardana “Catalans a La Alcarria”, que fue estrenada con los máximos honores en un festival en el Teatro Calderón de Madrid en el año 1938. Fue cantada por el tenor Pau Vidal, que según Soms, hizo una emotiva interpretación. Entre las autoridades asistentes, estaba el comisario de Propaganda de la Generalidad, Jaume Miravitlles, y el jefe de la Junta de Defensa de Madrid, general José Miaja Menant. Al acabar la interpretación, el aplauso del público, entre el cual habia muchos catalanes, fue apoteósico. Miaja bajó al escenario y abrazó a Joaquim Soms diciéndole que “abrazandote a tí, abrazo a toda Cataluña”. Es necesario recordar el hermanamiento entre Cataluña y Madrid especialmente en aquella época, ejemplificado con carteles como “Defensar Madrid es defensar Catalunya” y otros, pues todos, catalanes y castellanos, entendían entonces que luchaban por el mismo ideal. Durante la defensa de Madird se celebraron bailes de sardanas en la plaza de Santa Ana de Madrid y se organizaron varios festivales de hermanamiento en el “Llar del combatent català” de Madrid.

La sardana “Calalans a la Alcarria” tuvo un éxito fulgurante entre los combatientes catalanes en los frentes del Centro, y enseguida asumieron como un himno propio, por la belleza de su música, y por lo combativo de su letra. Una letra que al finalizar la contienda, le costó un año de cárcel a su autor, por componer un “himno separatista”.

Hemos montado un pequeño video ,con la entrevista a Joaquim, de 8 minutos de duración y lo hemos alojado en nuestra web y hasta el momento el número de visitas ha sido bastante grande, teniendo en cuenta que apenas lo hemos promocionado. Hemos recibido mensajes de felicitación de varias personas emocionadas por Joaquim, su vitalidad y su compromiso con la libertad. que mantiene intacto.

El propio Joaquim nos falilitó la versión que se oye en el video, que fue grabada por la cobla la selvatana en 1983 y a quienes queremos sinceramente agradecer tan bella versión.

Hemos querido hacer con éste video un modesto homenaje a Joaquim, y con él, a todos los catalanes que murieron lejos de su tierra, defendiendo la libertad de todos. Es lo mínimo que cualquier persona con sensibilidad democrática y musical puede hacer.

Xulio García Bilbao.

Foro por la Memoria Guadalajara. Director del proyecto “Memoria de Guadalajara”. foroporlamemoriaguadalajara@gmail.com

Infosardana. Federació Sardanista de Catalunya.

Circular 1229 Febrer del 2012

El compositor Joaquim Soms, un dels protagonistes del Foro por la Memoria de Guadalajara

El compositor Joaquim Soms és un dels protagonistes del conjunt de vídeos que el Foro por la Memoria de Guadalajara ha elaborat i penjat a Internet per recuperar part de la memòria històrica de la Guerra Civil.

En Soms explica al vídeo els seus orígens familiars i musicals i com durant la Guerra Civil va crear una cobla de sardanes a la 33 Divisió republicana, desplegada la regió de l’Alcàrria. Durant l’estada a aquest territori va composar la sardana ‘Catalans a l’Alcarria’, de la qual

n’explica l’origen el mateix Soms. A més a més es pot escoltar al vídeo amb acompanyament cantat i lletra sobreimpresa en versió de ‘any 1983 de la cobla La Selvatana. Les imatges i explicacions també permeten saber algunes dades emocionants, com l’exitosa estrena a Madrid. El final de la gravació ofereix una interpretació al piano del propi compositor. Es pot visionar aquestvídeo a l’adreça web

http://www.youtube.com/watch?v=lhOK607OYfQ.

Aquesta entrevista no és un projecte aïllat, sinó que forma part de la intenció de l’entitat per recuperar la intrahistòria. És a dir, “aquells petits esdeveniments històrics que no surten als diaris”, com va definir l’autor del concepte, el novel·lista Miguel Delibes. Per aquesta raó el Foro por la Memoria de Guadalajara ha aplegatun ampli recull de vídeos de veterans de guerra que expliquen les seves vivències.

Segons el mestre, quan van contactar amb ell per a aquest projecte “em vaig sorprendre” i va atendre els entrevistadors durant tot un matí. El director del projecte ‘Memoria de Guadalajara’ del Foro por la Memoria de Guadalajara, Xulio García, explica que després d’una visita a un trinxera, on van trobar-hi un botó amb els quatre barres, van decidir investigar més sobre els catalans que van lluitar a l’Alcàrria. Va ser així com van trobar la web de n’Eugeni Pont dedicada al mestre Soms http://www.eumar.net/soms/porta.htm.

Van aconseguir contactar amb ell i el passat mes d’octubre van enregistrar aquesta entrevista que està disponible a internet.

En García també recorda que “la sardana ‘Catalans a l’Alcàrria’ va tenir un èxit fulgurant entre els combatents catalans als fronts del Centre, i de seguida el van assumir com a himne propi, per la bellesa de la seva música, i per la combativitat de la seva lletra”.

El compositor Joaquim Soms, de 98 anys, és, juntament amb en Tomàs Gil i Membrado, l’autor de sardanes més gran que hi ha en aquests moments. La seva obra aplega més de 600 obres i gaudeix d’un important reconeixement popular.

Així ho demostra el fet que des que es va recuperar el certamen La Sardana de l’Any el 2004, ha estat finalista a les edicions del mateix 2004, 2006, 2009 i 2010.

El Foro por la Memoria de Guadalajara és una associació que té com a finalitat la recuperació de la memòria oral d’aquells que van lluitar per les llibertats democràtiques durant i després de la Guerra Civil, a la província de Guadalajara. És una entitat sense ànim de lucre,i la seva web està patrocinada pel Ministerio de la Presidencia i forma part de la Federación Estatal de Foros por la Memoria.

http://fed.sardanista.cat/

 

Emilia Cañadas, presidenta de honor del Foro por la Memoria de Guadalajara

Foro por la Memoria de Guadalajara, – 22 diciembre 2011

Nombrada en la asamblea anual de socios que ha celebrado el colectivo memorialista

 

 

Emilia Cañadas Dombriz, veterana luchadora por la democracia y la liberdad durante la dictadura franquista y la transición,  ha sido nombrada presidenta de honor del Foro por la Memoria de Guadalajara.

Cañadas Dombriz  fue una de las impulsoras, en 1979,  del pequeño monumento a los guadalajareños muertos por la libertad y la democracia en nuestra provincia, instalado en el antiguo cementerio civil de la ciudad.  El monumento, que tiene caracter privado, fue financiado por suscripción pública entre ex represaliados políticos y sus familiares.

El nombramiento se ha producido en el seno de la Asamblea General de socios del Foro por la Memoria, celebrada el día 21 de diciembre en Guadalajara. La homenajeada ha agradecido con palabras emocionadas el nombramiento y ha animado a los miembros del Foro a “seguir luchando”. Cañadas es hija de Antonio Cañadas Ortego, alcalde democrático de Guadalajara al iniciarse la guerra civil, fusilado en 1939.  Emilia fue, asimismo, una de las personas de nuestra provincia que figuraba en las “listas negras” de la llamada “operación cuchillo”, es decir, las personas que debían ser asesinadas por grupos ultraderechistas en caso de triunfar el golpe militar del 23 F y que cuya cifra alcanzaba a 3000 personas en todo el estado.

La asamblea del Foro por la Memoria ha analizado sus actividades en el año que cierra, y definido sus proyectos para el año 2012, que incluyen la edición de un nuevo libro y la celebración de unas jornadas sobre memoria democrática y antifascista en nuestra ciudad. La Junta directiva ha renovado en sus puestos a Pedro Alberto García Bilbao, presidente, Óscar de Marcos, secretario, y Xulio García, tesorero y portavoz y ha contado con las incorporaciones de dos nuevos vocales: Julian Vadillo y Lidia Abel Vállez.

Foro por la Memoria de Guadalajara

http://www.memoriaguadalajara.es/

foroporlamemoriaguadalajara@gmail.com

 

Foro por la Memoria de Guadalajara, – 01/07/11

Trifón Cañamares, durante el homenaje que recibió en el Pozo. (julio 2011) Copyright Foro por la Memoria de Guadalajara

Os Deseo que me paséis en años y en salud, pero con las ideas claras”, estas han sido las palabras con las que el veterano comunista guadalajareño Trifón Cañamares, agradeció puño en alto, el homenaje dispensado en el madrileño barrio de El Pozo del Tío Raimundo por sus vecinos y camaradas de partido, con motivo de su centenario, que alcanzó en julio de 2011.

Trifón Cañamares García nació en el pueblo de Cendejas de Enmedio, en el seno de una familia de campesinos el día 3 de julio de 1911. Su padre, además de las labores del campo, tenía una pequeña carnicería. Desde pequeño vió y sufrió lo que era la injusticia y ello le motivó a rebelarse contra ella. Al inicio de la guerra civil, se afilió al Partido Comunista y en él ha seguido militante ininterrumpidamente durante 75 años. Alistándose en Jadraque como muchos jóvenes antifascistas de la zona, muy pronto fue nombrado Comisario Delegado en la 49ª Brigada Mixta del Ejército republicano, que había sido creada en Guadalajara y tenía en sus filas a un numeroso grupo de guadalajareños. Cañamares resultó dos veces herido en combate y estuvo prisionero en varias cárceles y campos de concentración. Fue condenado a muerte, conmutada a 30 años de prisión (causa 1741/39 Guadalajara).

Durante el franquismo trabajó activamente en la clandestinidad, organizando junto al padre Llanos y otros, la lucha vecinal en el Pozo del Tío Raimundo. Durante la transición colaboró en la reconstrucción del PCE en Guadalajara, así como en la elaboración de listas y candidaturas en varios pueblos, sobre todo del norte de la provincia.

Con una salud y lucidez sorprendentes, acude todavía a numerosas manifestaciones y actos políticos, acreditando fehacientemente con su vitalidad que la edad no necesariamente está reñida con el entusiasmo. Un pequeño video biográfico fue proyectado en el acto de homenaje donde además de mostrar parte de su trayectoria de muchos años de lucha militancia, el público asistente pudo observar su todavía capacidad de autonomía personal, cocinando o haciendo la compra, a pesar de su avanzada edad.

El acto, convocado por el PCE, IU y el Ateneo republicano de Vallecas, contó con numeroso público perteneciente a la asociación de vecinos del barrio y con la presencia de una representación de IU y la UJCE de Guadalajara, encabezada por el coordinador provincial de IU, José Luis Maximiliano.  Asimismo, en el mismo fue leído un comunicado de adhesión del Foro por la Memoria de Guadalajara sumándose al acto de reconocimiento “a quien ha dedicado más de 80 años de su vida a la lucha por la libertad y la democracia”. Como colofón, fue cantado el himno de las JSU, “Joven Guardia”, por todos los asistentes. El día de su cumpleaños, día 3 de julio, Trifón celebró con sus familiares su centenario, en un acto privado.